Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 1 de febrero de 2010

Pitos y abucheos

Es normal que las crónicas deportivas no digan nada de los pitos el pasado sábado en el Palacio de los Deportes, al fin y al cabo no tenían que ver con el espectáculo deportivo, y sin embargo los hubo.

Cierto es que después de una victoria de 22 puntos y de ganar un título la afición del LOBE Huesca (el Peñas) no tenía motivos para abuchear a nadie, y sin embargo pasó.

Nunca escribo (o casi nunca) sobre eventos deportivos pero en este caso lo hago porque me parece sorprendente que en un momento de máxima felicidad del público se pitase y abuchease, porque eso pasó.

¿A quién? ¿A los árbitros?, ¿al equipo rival?, ¿a la afición contraria?, ¿a la directiva del equipo? ¿a alguno de sus jugadores o al entrenador? No, no, a ninguno de ellos, y sin embargo hubo pitidos, y sonoros, ya lo creo que los hubo.

¿Entonces? Pues miren, fue en el momento de la entrega de los trofeos y fue cuando se anunció que la Copa la entregaba el Alcalde de Huesca, Fernando Elboj. Justo en ese momento una buena parte de las 3.000 personas que allí se congregaban, sin comerlo ni beberlo, en un momento de euforia, desde las mismas gargantas que gritaban Peñas, Peñas, Peñas o Campeones, Campeones, salieron pitos, silbidos y un enorme abucheo que duró el momento necesario en que entregó la Copa al capitán del equipo para transformarse nuevamente en aplausos y emoción.

¿Sintomático? Caben diferentes lecturas, una de ellas es el esfuerzo numantino con el que ha apoyado a la SD Huesca olvidándose de los demás clubes. Otra es la sana costumbre de abuchear al poder por el mero hecho de serlo. Cabe incluso otra más atrevida, si me permiten: la gente está hasta las narices de tanta tontería.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Probablemente la tercera. Pero dentro de esa tontería de la que la gente está harta está también izquierda hundida. Estamos entrando en una situación muy delicada que podría terminar en un estallido social acorde con la dimensión de la crisis que se está viviendo y se va a vivir en España, y la izquierda, como toda la clase política que tenemos, no es parte de la solución: es parte del problema.

Espartaco dijo...

No dudo que la gente esté harta también de izquierda hundida, con sus debates interminables, sus divisiones y su seguidismo del PSOE y silencio cómplice ante los sindicatos mayoritarios. Yo personalmente creo que el modelo teórico de Izquierda Unida se ha acabado pero eso nos llevaría a otro debate distinto. Es más, algo creo que he propuesto al respecto en entradas anteriores.

Ahora bien, dos puntualizaciones, estamos hasta el moño de los políticos pero éstos no dejan de ser nada más que una representación de nuestra sociedad. Si están podridos será porque la sociedad lo está. Por otra parte no podemos generalizar, hasta el momento los que han gobernado son los que han gobernado y los que han estado en la oposición lo han estado, en Aragón por ejemplo IU y CHA (con matices, claro, pero esa es la realidad) Otra cosa distinta es que esta gente que está hasta las narices, usted por ejemplo, en las próximas elecciones votará y lo hará como un borregico a uno de esos dos grandes partidos (será en torno a un 80% de los votantes quien lo haga) por lo tanto, o son todos como los políticos o la situación no están como usted la pinta)

Por último, me preocupa mucho su discurso, ese de todos los políticos son iguales, y toda esa mandanga, suena a populismo de carácter fascistoide, del corte de los nuevos partidos de la ultraderecha europea. Quizá no sea así, pero es la única patita que nos enseña y por lo tanto, después de tanto tiempo, creo que no tiene otra.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el comentarista a una entrada anterior, que opinaba que el actual lío sobre las pensiones no es sino una cortina de humo para desviar la atención sobre lo que realmente debería preocuparnos a todos. A saber: 1) que la cifra de paro que arrojó la EPA el viernes pasado es espeluznante y 2) que el déficit público está disparado y que cualquier plan del gobierno para mantener su política social en los próximos años es delirante. La izquierda "de toda la vida" se hubiera ocupado, en primer lugar, de estas cuestiones. La izquierda moderna muerde el anzuelo de las pensiones hoy y mañana se distraerá con cualquier otra cosa. Y todos, izquierda y derecha, preferien distraerse a coger el toro por los cuernos. Sí, todos son iguales, todos están empeñados en una especie de huída hacia delante, esperando que las cosas se arreglen solas y dando la espalda a la realidad social de un país en el que muchos están empezando a pasarlo muy, muy mal. Los motivos son distintos: la derecha, porque teme que los cambios que podría proponer provoquen un endurecimiento de las críticas al capitalismo. Al fin y al cabo, ésta no es una crisis del gobierno de zp, es una crisis de un modelo de desarrollo en España que tiene ya más de dos décadas. La izquierda, porque gobierna o quiere gobernar (iu), y no sabe cómo explicar a los españoles que en materia de derechos sociales y prestaciones va a haber marcha atrás.

El ejemplo de este fin de semana de desvío de la atención ha sido el lanzamiento de la candidatura olímpica de Jaca. Pan y circo. Y, si bien es cierto que iu todavía no ha dicho nada, que yo sepa, todos los demás se han puesto a aplaudir con las orejas, incluso los sindicatos, ante el estupor del respetable que todavía no se acaba de reponer de la tomadura de pelo que fue la expo, y que no entiende que se vaya a gastar dinero no ya en unas olimpiadas, sino si quiera en preparar el proyecto.

¿todos iguales? Sí. Comentarios recogidos en la calle: ¿por qué no se recortan ellos sus generosas pensiones, por qué un diputado tiene la pensión máxima después de sólo once años en la política, etc. etc.? Y yo me pregunto: los diputados de iu presentes y pasados, ¿han renunciado o van a renunciar a sus injustas pensiones? Lo dicho: todos iguales. La crisis española comienza a ser no sólo económica, sino también de modelo de crecimiento y, lo que es todavía más grave, de credibilidad de sus dirigentes políticos, económicos, sindicales, etc.

Mi escepticismo respecto al sistema tiene límites. Los límites son la democracia, el menos malo de los sistemas posibles. Cuando toque, votaré al PP o al Psoe, al que me parezca en ese momento menos malo de los dos, como he hecho desde el 96 (antes voté siempre al psoe). Y no lo haré como un "borreguico", sino en consecuencia con lo que pienso.

Anónimo dijo...

Hola, tal como yo lo veo es que partidos como Izquierda Unida hablan más del pasado que del presente y mucho menos del futuro. Por ejemplo,el tema de la memoria historica. Franco fue una autentica desgracia para España, no cabe duda, pero si hubiera perdido la guerra y el Partido Comunista hubiese triunfado ( ya que en el bando republicano ellos cortaban el bacalao y para muestra lo que les paso a los del POUM como aparece en la pelicula Tierra y Libertad )que hubiera pasado? Acaso no habriamos caido en otra dictadura de signo contrario? quien mandaba en el partido comunista más que Stalin? Era mejor Stalin que Franco?

Craso Longino dijo...

Dedicado al anonimo del pan y circo

¿estupor del respetable que todavía no se acaba de reponer?. Se ve que no ha visto usted la encuesta del Heraldo de Oregón.

Además:
¡Que atrevida es la ignorancia!
olimpizaragón