Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 19 de abril de 2010

Se impone una reflexión




Mientras tenemos un escándalo de carácter internacional, los dos partidos principales se refugian tras su sombra para no abordar los verdaderos problemas que tenemos los españoles alentados por sus respectivos medios de formación de masas.

Mientras se quiere abordar una nueva reforma laboral que, no lo duden, volverá a recortar derechos a los trabajadores, se agita el fantasma de la Guerra Civil.

Mientras la banca recupera beneficios a costa de nuestro dinero mientras el paro sigue aumentando se vuelve a hablar de las dos Españas (como si eso fuese exclusivo de nuestro país, me refiero a la existencia de dos clases sociales antagónicas)

Mientras el capitalismo hace una huida hacia el precipicio, los que tan moderadamente hablaron de refundar el capitalismo, de regularlo, de poner alguna cortapisa al mercado se refugian en la pederastia de la Iglesia Católica.

Acusan a la izquierda de ser la responsable de todo esto pero la derecha entra al trapo porque distrae la atención de los verdaderos problemas de la sociedad, se atrinchera en los discursos ideológicos que digiere tan bien su parroquia y el PSOE le hace el juego porque le permite sacar de los armarios las viejas banderas rojas que todavía no estén apolilladas para darse un maquillaje de progresismo.

No podemos negar lo evidente, que lo de Garzón es impresentable, que la Ley de amnistía, cuando menos, es anterior a la Constitución (preconstitucional), que no sirve como excusa ante los delitos de genocidio que no prescriben... todo lo que quieran, pero ¿no sirve de excusa para tapar otras vergüenzas?

Volveremos a estar otra vez en futuras concentraciones de apoyo a la dignidad, no lo duden, pero también sabemos que es accesorio, que lo importante es otra cosa

12 comentarios:

Anónimo dijo...

usted también lo hace. Lo de la república es una asignatura pendiente para algunos, para otros una asignatura superada, pero para casi nadie en este país es un tema ni importante ni urgente.

Espartaco dijo...

Puede entenderse así siempre que se vea el tema republicano como un simple cambio de forma de jefatura de Estado, si en cambio se entiende como una profundización en el modelo de libertades, de toma de decisiones, como una alternativa al modelo capitalista neoliberal actual, en definitiva, en hacer realidad la democracia (gobierno del pueblo, no de los partidos que se rinden ante los poderes fácticos) entonces la República es parte de la solución

Anónimo dijo...

"La mayoría de las personas a las que no les gusta estar oprimidas les encantaría ser opresores" Napoleón Bonaparte

Esta es la razón por la que un sistema como el que propone desgraciadamente no funcionaría, a todos (o a una aplastante mayoría) nos gustaría ser un poder fáctico.

Y por cierto aun estoy esperando que me ponga un ejemplo real de una forma de gobierno mejor que el "sistema de partidos con algunas libertades" que tenemos en España y en el resto de paises occidentales.

Wlady dijo...

El 18 de julio de 1978, el mismo día que en las Cortes, en pleno debate de la Constitución, Fraga rechaza definir a España como “nación de naciones” y Txiki Benegas le monta un pifostio, la Casa Real lanza el siguiente comunicado para festejar el 18 de julio:

“Hoy se conmemora el aniversario del alzamiento nacional, que dio a España la victoria contra el odio y la miseria, la victoria contra la anarquía, la victoria para llevar la paz y el bienestar a todos los españoles. Surgió del Ejército, escuela de virtudes nacionales, y a su cabeza el Generalísimo Franco, forjador de la gran obra de regeneración…”

Sólo por echar de la jefatura del estado a un franquista merece la pena la III república.

Craso Longino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Craso Longino dijo...

¿Dos clases sociales antagónicas?

Señor Espartaco, no confunda bloques ideológicos (o como prefiera llamarlos) con clases.

La clase obrera española no sabe que es clase obrera y encima se encuentra claramente fraccionada entre los que apoyan al Madrit y los que son del Barsa.

Espartaco dijo...

Claro que eso lo decía Napoleón en la cima del poder para justificarse a sí mismo. ¿Comparte usted esa afirmación? Yo no me veo reconocido en ella, ¿usted?

Y partir de esa frase afirma que a mayor profundización de la democracia nos vemos abocados a la dictadura. Eso ya lo decía Franco: Democracia sí, pero dentro de un orden.

Su modelo me recuerda a las democracias del XIX, esas de Cánovas y Sagasta, su afirmación vale para la defensa de aquellos modelos frente a los republicanos de la época.

Su afirmación vale para las democracias censitarias anteriores a 1868 en España.

Su afirmación es absolutamente inmovilista que firmaría cualquier "demócrata de toda la vida" con boina roja.

Vuelvo a recordarle que la democracia de Churchil no tiene nada que ver con la democracia inglesa de 1950, unos años después. Se la inventaron y no les salió mal. Pero usted se hubiese quedado con la democracia prebélica, la que no reconocía derechos.

Mire, hay otros modelos en Europa, ya le he explicado lo que significa ser republicano en Francia, podemos escrutar el modelo nórdico... Son lineas y avances.

Espartaco dijo...

Interesante debate el de las clases sociales y los bloques ideológicos. Podríamos hablar de la clase en sí y de la clase para sí, o de los enfrentamientos a pedradas y palos (con muertos) entre liberales y conservadores del XIX.

Admito que no lo tengo muy claro aunque sí creo que sigue habiendo lucha de clases aún sin clases con conciencia.

Anónimo dijo...

Detesto las boinas rojas, negras o de cualquier color. Por desgracia creo que Napoleón cuando lo digo constataba la realidad hace dos siglos y ahora es apliclable igualmente (y creame que no me gusta).

Espartaco dijo...

Por cierto, me gusta la reflexión de Anguita sobre la República. Muy interesante.

Anónimo dijo...

Interesante debate entre Espartaco y él mismo, su avatar Craso Longino.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Vuelvo a llegar demasiado tarde. Espartaco, también me das alegrías de vez en cuando. Con este artículo (sabes que no el 100% y sabes donde 'no') me gustaría darte un achuchón (virtual). Y Craso, sea o no tu alter ego, mugüeno.