Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sindicatos, ¿qué hacen por nosotros?

Sí, ya sé, soy muy crítico con los sindicatos españoles, pero trato de hacer una crítica constructiva, para reflotarlos, para que recuperen sus esencias, para que sirvan para la defensa de los trabajadores (parados o no)

Para que quede clara mi defensa de la institución sindical (pese a todo) allí va un corto, muy corto, y con mucha miga.  Además lo hago ahora, tras la fracasada huelga y el silencio en los medios de comunicación sobre los sindicatos (ya no se habla de ellos, se consiguió desacreditarlos mucho antes de la huelga, objetivo cumplido)

Tras la borrachera, la resaca, en este caso, la reflexión.

9 comentarios:

Vir dijo...

Está muy bien, a veces olvidamos yo la primera que estas cosas están gracias a que existen, un saludo

Víctor C. dijo...

Jajaja, qué bueno! el final es cojonudo... "¿Incrementos Salariales? Jódete!" su único argumento ya era "Fuck you"

¿El calvo del vídeo a quién representa? A la derechona ¿no?, a aquella derechona que trata de acabar con la representación sindical poniendo como excusa que ésta no sirven para nada. Al igual que el calvo de este vídeo hay infinidad de voceros con "blog" por un tubo, todos sectarios, claro, influenciados por los medios de comunicación reaccionarios como intereconomía, veo7, el mundo, libertad digital, periodista digital, La Gaceta, ABC, La Razón, Telemadrid, La Cope, Onda Cero y su vocero Carlos Herrera, y un largo etcétera. Vaya, si lo sé hubiera enumerado los medios que no tienen influencia sobre estos blogueros, que son 3 o 4.

Anónimo dijo...

Objetivo, el de desacreditar a los sindicatos en el que tu te esfuerzas. Eso si luego lagrimas de cocodrilo por el que creo uno de los principales sindicatos españoles y milito en el hasta su muerte.

Anónimo dijo...

¿Y lo mismo no lo hubieran podido conseguir otras organizaciones? ¿los colegios profesionales, por ejemplo? ¿o quizás hubieran conseguido más?

Víctor C. dijo...

Lamento estar algo de acuerdo con el Anónimo. Una parte de la izquierda contribuyó a ese descrédito los días previos a la Huelga. Se entiende que ese sector de la izquierda lo que pretendía era mejorar los sindicatos para que defendieran mejor nuestros derechos, pero eso y de manera colateral fortaleció el propósito de la derechona, que también desacreditó a los sindicatos pero con el propósito de hacer fracasar la huelga y que siguiera adelante la Reforma Laboral. Por eso, hay que actuar a veces con inteligencia si se quieren conseguir los propósitos, en este caso la derechona fue algo más inteligente.

Anónimo dijo...

Pero es que ése siempre ha sido el doble juego de la izquierda radical, siempre se presentan como los anti-sistema y siempre actúan tan dentro o más del sistema que el que más. Lo hace Espartaco y lo hacen todos. Por eso han perdido tanta credibilidad, no ahora, no en los últimos años, sino en las últimas décadas. No son creíbles unos tipos que te venden que están en contra del sistema y que luego viven bien instalados en el sistema de putísima madre.

Víctor C. dijo...

Al trabajador en ese momento le debería haber dado igual que la huelga la convocara UGT y CCOO o que la convocara Chiquito de la Calzada, era una Huelga General en defensa de nuestros derechos, y conozco casos de primera mano, compañeros, que no la hicieron porque decían que los sindicatos estaban vendidos.

Espartaco dijo...

No está mal. Parece que hay cosas sagradas, para unos la Santa Madre Iglesia, intocable, no sujeta a críticas, no ya de los infieles, a esos se les tiene que convertir, los peores son los herejes, los que buscan su reforma, los que están contra la simonía, contra la corrupción... esos, a la hoguera.

Los sindicatos parece ser alcanzan cotas similares a la Iglesia: la derecha puede buscar su desaparición pero la izquierda que busca su recomposición para que cumplan bien con su papel, esos, los que denuncian desde dentro, son los peores.

Lo confieso, soy de los peores. Creo en el papel necesario de los sindicatos (lo de los colegios profesionales va de coña ¿no?) y como veo (y sufro) su deterioro busco su renacer. Pero en la dialéctica no puede haber renacimiento sin crítica. Eso, la izquierda oficial lo olvidó hace tiempo. Solo cabe autocomplacencia y la búsqueda constante del enemigo exterior en vez de buscar el fallo propio.

Cierto, los sindicatos han predido credibilidad, no sólo entre los trabajadores, también entre el resto de la población. Curioso, en Francia no y los niveles de afiliación son similares.

Ahora, lo mejor de todo es la intervención de nuestro querido anónimo, que no sabe como meter baza y siempre le vienen grandes todos los trajes que se prueba. Dice:
"Lo hace Espartaco y lo hacen todos. Por eso han perdido tanta credibilidad, no ahora, no en los últimos años, sino en las últimas décadas."

Se refiere a la izquierda no oficial, la que llama izquierda radical o antisistema, esa que el mismo dice que somos unos muy pocos, casi nadie, sin representatividad de ningún tipo.

Pues mire, le doy la razón, somos cuatro gatos pero muy, pero que muy listos ya que nosotros solitos hemos conseguido lo que millones de votantes del PP, con todos sus dineros y poderes no lo han conseguido durante años.

No se crea usted, no somos tan inteligentes como dice, somos normalitos, lo que pasa es que hay gente muy tonta que lógicamente llega a conclusiones idiotas.

Anónimo dijo...

¿qué es lo que ha conseguido la izquierda que no ha conseguido el pp? No sé de qué habla.