Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Me sorprende la sorpresa

Sí, lo confieso, pensaba que las cosas estaban meridianamente claras pero a la vista de las informaciones parece ser que no, que hay gente, mucha gente, que todavía se cree lo que le cuentan.

Menuda bronca que se ha montado con el asunto este de Wikileaks y lo de los servicios secretos americanos.  Que si apoyaron el golpe de Estado de Honduras, que si espían a sus socios, que si influyen en nuestros políticos...  ¿Pero acaso nadie ve las películas americanas?  ¿Nadie lee libros de espías?  ¿Nadie conoce la historia?

Sí, la Salgado, los fiscales españoles, Moratinos... todos metidos en el ajo.  Supongo que en otra andanada nos explicarán el papel de Solana en la Transición española (o eso será cuando desclasifiquen documentos) y otras lindezas de similares características.

Los USA son el Imperio y nosotros sus vasallos (aliados preferentes gustan decir)

Yo creo que no, que no hay tanta sorpresa entre los medios de comunicación, entre los opinadores profesionales, yo creo que ellos saben perfectamente lo que pasa y lo que ha pasado pero tienen que guardar las apariencias.  Me niego a creer que tengamos tanta gente tonta en puestos tan destacados

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Entre los opinadores profesionales no sé si hay gente tonta, pero entre los aficionados... citar como prueba de lo que se defiende a las películas y los libros de cine....
ya, ya sabíamos que las embajadas sirven para más cosas que para dar visados, y que el gobierno consiste en una cosa distinta de lo que sale en los periódicos. Desde Maquiavelo lo sabemos todos. A ver cuándo se hace la película de Maquiavelo...

Anónimo dijo...

Ya se estará enterando usted ahora mismo que el gobierno, tras la subida de "el diferencial", o sea, previendo que vamos a pagar un pastón el año que viene por intereses, ha suprimido las ayudas complementarias a los parados y está privatizando, o sea vendiendo, algunas de las joyas de la corona del estado. A ver si por fin cierran los aeropuertos de Zaragoza y Huesca (y el de Teruel, que está hecho y ni siquiera lo han podido abrir)

Espartaco dijo...

Sí, venderán todo para pagar la comunión. Entre otras cosas venderán trastos inútiles que costaron mucho dinero. El problema es que al ser inútiles los trastos esos (el aeropuerto de Huesca, por ejemplo) no encontrarán comprador y si lo encuentran será a precio de ganga.

Por cierto que también quieren privatizar las loterías. Sí, las loterías, impresionante.

Anónimo dijo...

mientras las loterías sigan pagando los mismos impuestos que pagan ahora, el estado probablemente saldrá ganando, y no veo por qué un estado tiene que mantener un servicio de "casino" público.

Dicen las malas lenguas que la once, que es privada, está en pérdidas.

Espartaco dijo...

No deja de ser curioso que una de las principales fuentes de enriquecimiento personal (y claro de corrupción) tanto en la época del Imperio Romano como en la Edad Media y en la Edad Moderna fue la privatización de la recaudación de ingresos del Estado.

La Lotería Nacional es una fuente de ingresos neta desde siempre, es la joya de la corona y si la quieren vender es porque es un negocio seguro y rentable y vale una pasta.

En fin, no creo necesario seguir dando explicaciones

Anónimo dijo...

Lo próximo la Renfe. Ojalá. Ya tardan.

Y peaje en las autovías. Como en Portugal.

Quercus dijo...

anónimo, a ti te tendrían ke cobrar por exceder el cupo de gilipolleces por habitante y año.
hagamos como en la cumbre de Kyoto, te vendo mi cuota de chorradas.
Espartaco, tu le regalaste la tuya?

Espartaco dijo...

Oh! Pero es que la libertad de expresión es así, amigo Quercus, todo el mundo puede decir las chorradas que quiera.

Anónimo dijo...

Este blog sin chorradas sería como un bosque sin árboles, como un prado sin flores, como un río sin agua...Un rollazo vamos.

Espartaco dijo...

Según lecturas, pero puede ser.

Expatriado dijo...

Hombre, depende de qué es lo que nos sorprende. Desde luego no el ponerse al servicio de los americanos (incluyendo políticos, jueces y fiscales). A mi lo que me parece flipante es el volumen de lo que se ha filtrado, el tono que usan algunos de los cables que he leído y, sobre todo, cómo todos los implicados intentan hacer ver que no ha pasado nada...