Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 10 de diciembre de 2010

No comparto su propuesta de fondo pero...

Sí, no comparto su propuesta de fondo, esa de aumentar el consumo para salir de la crisis, creo que debemos buscar soluciones fuera del aumento del consumo que deja sin futuro al planeta y no resuelve las relaciones norte sur, es decir, ricos y pobres, pero desde la socialdemocracia se demuestra que, efectivamente, hay alternativas a las propuestas del PSOE.  Los psoelistas no son socialdemócratas, ya hace tiempo que lo venimos anunciando, pero la forma más evidente de demostrarlo es que desnude al rey uno de los suyos.

Como siempre, y para reflexionar, un artículo del profesor Vicenç Navarro que ayer publicó  el diario Público.


Se ha creado una percepción generalizada, reproducida en los mayores medios de información del país, de que la única respuesta posible a la desconfianza mostrada por los mercados financieros hacia la economía española es la que el Gobierno de Zapatero está llevando a cabo. Esta respuesta incluye las reformas laborales orientadas a flexibilizar y abaratar los salarios (supuestamente para hacer la economía más competitiva) y la reducción del gasto público, incluyendo el social. Esta última medida se realiza con el objetivo de reducir el déficit público, cuya elevada dimensión se presenta como la causa de que aquellos mercados duden de la fortaleza de la economía española.
Y lo que es incluso más llamativo es que los mayores partidos en la oposición en las Cortes españolas
–PP, CiU y PNV– piden más dureza en aquella respuesta, exigiendo mayor desregulación de los mercados de trabajo (mediante medidas que debilitarían enormemente a los sindicatos, descentralizando la negociación colectiva) y mayores recortes de gasto público y social. Se establece así una dinámica de competición para mostrar a tales mercados quién es más duro. Vimos la semana pasada cómo grupos de empresarios se reunieron, unos con el presidente Zapatero y otros con el monarca, para presionar al Gobierno a fin de que no le flaquearan las piernas en su toma de decisiones. Un análisis de las propuestas que estos grupos han hecho muestra que ninguna afectaría los intereses del mundo de las grandes empresas y de la banca. Antes al contrario, todas ellas muestran una gran blandura hacia los intereses de tales grupos fácticos, que saldrían todos ellos beneficiados con dichas medidas.
Echo en falta una invitación del Gobierno y del monarca a los sindicatos y a los pensionistas para que estos tengan la oportunidad de exigirles dureza, y pedirles que sus piernas no flaqueen en el momento de tomar decisiones para ayudar a la economía a que salga de la crisis, a base de afectar los intereses de aquellos grupos que les visitaron. En realidad, la reducción del déficit público puede conseguirse bajando el gasto público o, como alternativa, subiendo los impuestos, y muy en particular los de aquellos que se han beneficiado enormemente de la bajada impositiva que el presidente Zapatero, y antes el ex presidente Aznar, realizaron durante los últimos 15 años. Esta reducción de impuestos ha sido, tal como ha señalado el Fondo Monetario Internacional, responsable del 40% del déficit estructural existente en España y en la mayoría de países de la OCDE (el club de países más ricos del mundo) que siguieron semejantes políticas. Si se recuperaran los tipos existentes antes de las reformas regresivas fiscales, pasando de un 43% a un 45% para las rentas superiores a 60.000 euros, y se añadiera un nuevo tramo para los que ingresan más de 120.000 euros, con un tipo del 50%, el Estado ingresaría 2.500 millones de euros más a las arcas, afectando únicamente al 3,98% de los ciudadanos. A esta cantidad podría añadirse la recuperación del impuesto sobre el patrimonio, cuya eliminación en 2008 favoreció enormemente a los sectores más pudientes de la sociedad. Con tal medida, el Estado podría ingresar otros 2.120 millones de euros.
Si, por otra parte, se recuperara el tramo que pagaban las grandes empresas en su impuesto de sociedades, pasando del 30% al 35%, el Estado recuperaría 5.300 millones de euros (afectando únicamente a un 0,12% del total de las empresas, que son las que tienen una base impositiva superior a 30 millones). Otra cantidad recuperable podría conseguirse aumentando el tributo de un 1% a un 5% en las sociedades de capital variable, las famosas Sicav.
Y la respetada asociación de técnicos tributarios del Ministerio de Hacienda, Gestha, ha indicado que, a través de medidas creíbles e inmediatas, se podría reducir en un 5% del PIB el tamaño de la economía sumergida. Ello significaría un aumento de 12.700 millones más para las arcas públicas, que deberían incrementarse a 6.155 millones más si eliminaran los paraísos fiscales que están siendo utilizados ampliamente por la banca y por las grandes empresas. Todas estas y otras medidas que deberían tomarse no afectarían a la gran mayoría de las clases populares, recaudándose 35.235 millones de euros, más del doble que los fondos que el Gobierno español intenta conseguir mediante las medidas que están dañando las clases populares. Ni qué decir tiene que ninguna de estas propuestas fueron sugeridas por los grupos de empresarios que visitaron al presidente y al rey pidiendo dureza.
Todas estas medidas fiscales regresivas que tomaron los gobiernos de Aznar y Zapatero son responsables de que España continúe siendo uno de los países más desiguales de la OCDE. La renta disponible de la decila superior en España es 10,3 veces mayor que las rentas de la decila inferior, una de las desigualdades más altas de la OCDE. Finlandia es 5,6 veces, Suecia 6,2, Alemania 6,9 y así una larga lista de países que son menos desiguales que España. Sólo son más desiguales EEUU, 15 veces, y Gran Bretaña 13,8. Y la propiedad está incluso más concentrada, pues el 10% más rico de la población española posee el 58% de toda la propiedad.
Y es precisamente esta enorme concentración la que dificulta la recuperación económica, pues los ricos consumen mucho menos que las clases populares. Y lo que se necesita ahora es que se consuma y con ello crezca la demanda. Si el Estado fuera duro con los ricos del país y recaudara aquellos 35.235 millones de euros, podría crear empleo, por ejemplo, en los escasamente financiados servicios del Estado del bienestar, lo que estimularía enormemente la demanda y con ello la recuperación económica, reduciendo así el déficit público. Si no lo hacen es porque les flaquean las piernas para enfrentarse a los ricos.
Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra y ex catedrático de Economía Aplicada de la Universitat de Barcelona

17 comentarios:

Anónimo dijo...

ahora ya sabemos lo que piensa el sr. navarro. Faltan por conocer sus críticas al sr. navarro y lo que usted haría para que salgamos de la crisis.

Espartaco dijo...

¿Y qué opinión le merecen las propuestas del sr. Navarro?

Anónimo dijo...

Hola soy Blancanieves, para que el diario en el que escribe el señor Vicenç sobreviva hace falta que la gente "compre y consuma" el periodico, cuanto más gente lo compre mejor ira el diario Público. Si nadie lo compra o muy pocos el diario tendra que cerrar. Es muy sencillo y es extrapolable a la mayoria de las empresas, autonomos, comercios, bares,etc. etc. etc.

Anónimo dijo...

¿que sabran los economistas? son gente que opinan sin saber nada de nada.

Quercus dijo...

hola, soy el enano gruñón.
muy típico, hacer demagogia y no saber diferenciar entre consumismo salvaje y consumo sostenible.
lógicamente hace falta un consumo pero no descontrolado ni a cualkier precio (y por supuesto, no es la panacea).

Anónimo dijo...

Yo no opino sobre lo que dice gente que sabe mucho más que yo.

La conclusión que saco de lo leído es que Navarro propone soluciones para que "el sistema" funcione mejor. para volver a poner el motor en funcionamiento. Me parece bien, yo estoy a favor de poner el motor en funcionamiento. Sobre si ésas, u otras, son las mejores maneras de hacerlo, prefiero que discutan los expertos.

Anónimo dijo...

Quercus piensa que hay consumo descontrolado y a cualquier precio. O sea, que hay gente tonta por el mundo que compra cosas que no quiere y paga por ellas cualquier precio.

Si los hay, cuantos más mejor: son una bendición para el comercio.

Él, se supone, no es de esos.

Espartaco dijo...

Pues sí, el sr. Navarro, como buen socialdemócrata apuesta por medidas de salvamento del sistema (capitalista). Eso sí, son medidas socialdemócratas distintas de las medidas neoliberales que practica el PSOE que también quiere salvar al Sistema.

Y es que el actual sistema (capitalista) se basa en el consumo. ¿Siempre fue así? No, el consumo como modelo económico es propio y exclusivo del sistema capitalista (más allá del consumo de supervivencia o de productos básicos)

El actual sistema económico se basa en un sobreconsumo sin fin. El Sr. Navarro propone que paguen la crisis los que más tienen para que los que menos tienen puedan seguir consumiendo. En la lógica capitalista tiene sentido. Más allá de esa lógica nos encontramos que el modelo es depredador con el medio ambiente a la par que generador de desigualdades (norte-sur) por no hablar de que es intrínseco a la acumulación de riquezas (capitales)

El señor Navarro no da solución a los problemas medioambientales ni a los de ricos-pobres (norte-sur) y tan sólo propone soluciones para la acumulación de riqueza en pocas manos: redistribuirla mediante impuestos, es decir, el clásico discurso de la socialdemocracia que no practica el PSOE.

Yo pienso que deben buscarse igualmente soluciones a los otros problemas mencionados, los medioambientales y los de relación norte-sur.

En todo caso no deja de ser una respuesta por parte de la socialdemocracia, una crítica a las medidas del PSOE de uno de los suyos lo que los vuelve a dejar en evidencia.

Anónimo dijo...

El capitalismo actual se basa en el consumo y antes no. La economía, es tan simple. para qué queremos facultades de economía. Si usted la explica en cinco minutos. En cinco segundos, más bien.

Le ha recordado otro anónimo algo que dijo usted hace unos días: los economistas hablan de lo que no saben. No lo ha dicho Rajoy, lo ha dicho usted. Pero claro, si el economista es socialdemócrata, sí sabe de lo que habla, pero habla con mala intención: reflotar el sistema, aunque sea a costa de los ricos, pero reflotarlo.

Graimito dijo...

Aunque el debate concreto resulta interesante, voy a ir un ámbito problemático más general. Antes que debatir sobre modelos de futuro o de sistema como algo estructural, más nos debiera importar la educación de nuestros ciudadanos. Digo esto porque para poder siquiera comprender términos como "socialdemocrácia" o alguna de las propuestas formuladas por cualquier persona con algo que decir, hay que tener un mínimo de formación; y no me refiero a la académica.

Hace unos días me contaba mi primo Javier, de 17 años y cursando primero de bachillerato, que en clase hicieron un comentario de texto sobre las declaraciones de Felipe González y su "posibilidad de volar a la cúpula del GAL". En su clase, NADIE salvo él mismo sabía no ya qué era eso del GAL, sino quién era Felipe González. incluso uno de sus compañeros, preguntado por el profesor, dijo que pensaba que era el Príncipe.

En un futuro en el que estos muchachos (quienes, por cierto, auguro que la inmensa mayoría acabarán en la universidad, y posiblemente finalicen sus estudios superiores) que carecen de interés por nada, que ni siquiera están al tanto de las noticias, tengan que decidir qué hacer, me pregunto cómo van a tener elementos de juicio si ni siquiera van a comprender las propuestas que hagan otros. Y eso me hace plantearme si merece la pena discutir si Navarro tiene o no tiene razón, cuandoquizá deberíamos debatir sobre la importancia de que, cuanto menos,los que vienen detrás sepan qué dice Navarro o el autor que sea.

Saludetes

Anónimo dijo...

Lo que no sabía nadie es que Felipe Gonzalez valoró volar a la cúpula del GAL. Esto es una sorpresa digna de "Wikifreaks". Si Pedro Jota esta en lo cierto valoró volarse así mismo. La duda entonces es si es que Felipe Gonzalez es un islamista con vocación de martirio. Permaneceré atento a las novedades al respecto.

Graimito dijo...

Creo que todo el mundo ha entendido que quería decir ETA. Supongo que los trolls no saben cuándo se trata de una errata XD.

Anónimo dijo...

Pues si tu no sabes lo que escribes figúrate tu pobre primo Javier. Por cierto Quercus, si en este blog no se pudiera hacer demagogia los primeros que os kedarías sin eskribir seríais el tracio y tu. Mira que enrollado y que progre soy, que cambio la q por la k.

Espartaco dijo...

Tiene usted razón que es una simplificación excesiva el decir que el capitalismo se basa en el consumo y otros modelos no. Es tan simple que no sirve de ninguna manera como definición, es más, el consumo es una consecuencia del modelo capitalista

Por lo demás mantengo lo dicho. Por cierto, sepa que la Economía es una ciencia social, no una ciencia exacta, es decir, no es predictiva. La Economía analiza el pasado y busca "razones" de funcionar. Como la sociología.

Quercus dijo...

Mira anónimo gilipollas.
1. yo no pienso eso, nunca lo he dicho. No se si eres tonto y no entiendes nada o te lo haces, tergiversas y manipulas las palabras del resto (con muy poco éxito y fundamento por cierto).
2. con tus palabras admites ke practicas la demagogia, cosa ke de "nosotros" solo supones o valoras. es decir, tu eres una mierda y nosotros puede ke lo seamos.
3. escribo con k porke me sale de los huevos y si me tengo ke cagar en tu padre me puedo cagar, kagar, o qagar porke pal caso me vas a entender igual.

Espartaco dijo...

Amigo Quercus, no te pongas así que es lo que pretende desde hace tiempo. Cierto es que es desagradable y en ocasiones consigue que nos salgamos de nuestras casillas pero lo que no debemos de ninguna manera es ponernos a su nivel que es lo que pretende.

Quercus dijo...

Lo siento Espartaco se ke tienes razón pero "yo soy así y así seguiré, nunca cambiareee..."