Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 15 de julio de 2011

Indemnización a Antonio Meño

Con la sensación de haber vendido a su hijo por 1.075.000 euros se ha quedado la madre de Antonio Meño.  Antonio entró en un quirófano para una cirujía de estética y algo falló.  Tras una dura y larga batalla han llegado a un acuerdo indemnizatorio entre la clínica y la familia, algo que, como bien sabe la madre de Antonio, no resolverá su tetraplejia.

¿Qué pasó? Parece ser que la clínica, (privada) tenía a sus médicos (al anestesista) en dos operaciones a la vez. Eso se llama economía de escala o también optimizar recursos, o también hacer viable (rentable) al negocio sanitario.  Sí, porque la clínica era privada y por lo tanto un negocio, por encima de cualquier otra veleidad era un negocio y el objetivo de cualquier negocio (empresa) es ganar dinero.

Mientras salta esta noticia a las páginas de sociedad, las primeras planas siguen ocupadas por las noticias económicas, nada halagüeñas por cierto.  Pero me quedo con una de ellas, también sanitaria pero en Italia: el Senado italiano aprueba un plan de recortes sociales de cierta envergadura.  Entre los recortes cabe destacar el copago sanitario, 10 euros por visita médica y 25 por visita a urgencias.  Bueno, es el primer paso.  La sanidad debe ser rentable y por lo tanto en vez de cubrirla mediante impuestos y otros sistemas solidarios se emprende el camino contrario, el del pago privado.  De todos es sabido dos cosas: que las clases trabajadoras y los pobres tienen más problemas de salud (y por lo tanto necesitan más atención médica) y que en el caso de tener que pagar a las clases acomodadas nunca les ha supuesto un problema.

En Cataluña ya ha comenzado el debate y como siempre con mentiras (aseguran que la población tendrá que plantearse pagar por los servicios sanitarios como si ahora no se pagase con nuestro dinero, vamos) por lo que el mecanismo se ha puesto en marcha y parece, por otras experiencias, que no se parará.  ¿Qué auguramos?  Recortes.  Eso está claro

3 comentarios:

MENTA dijo...

Señores,
No estamos considerando la posibilidad de incendiar la calle, barricadas y demás menesteres, no por promover la violencia, sino para defendernos del ataque neoliberal.

Saludos ¿cordiales?

hemithecomix dijo...

Vale más que no nos pongamos enfermos, porque si esta desgracia pasa en la sanidad privada que por definición debería ser más segura ¿que no harán en la publica?, y mas ahora que nos endorsaran el copago.

Estoy con MENTA, somos un país de horchata en vena y vinacho agrio, no tenemos los huevos que otros países con menos arrestos demuestran, como el caso de los franceses, estos se lanzaron a la calle por 4 tomates, algo de fruta y tubérculos incendiando camiones y apaleando a camioneros y no pararon hasta que su gobierno se bajó las bragas.

Somos el hazmerreir entre los mercenarios que nos gobiernan,la banda de bucaneros que nos extorsionan a través de entidades bancarias y los corsarios con patente de corso que bajo la apariencia de empresarios nos roban,timan y mangonean con total pasividad por nuestra parte.
Tienen comprobado que cuanto mas por culo nos dan mejor nos portamos.

Espartaco dijo...

Discrepo, y además lo hago con rotundidad: la Sanidad Privada por definición NO es más segura. Si la sanidad privada (entendiendo la sanidad como un sistema universal, tanto preventivo como de intervención) la tuviesen que sustentar las empresas privadas el resultado sería el de los USA, una sanidad 3 veces más cara que la Española, con un gran número de excluidos del sistema, con una enorme cantidad de enfermedades no recogidas en las pólizas y con un abultado número de errores...

No confundamos los términos, que exista un hospital privado, carísimo, inalcanzable para el 90% de la población, y con las últimas tecnologías, especializado en, pongamos, cáncer, y esté en Pamplona no quiere decir que ese sistema tenga médicos rurales, ambulatorios, servicio domiciliarios, urgencias, cobertura de medicamentos, y una amplia red de hospitales por toda la península. La Sanidad pública es de lo que mejor con que cuenta este país. Tal es así que en los 80 la sanidad británica era considerada la mejor del mundo y tras su privatización parcial los ingleses vienen a operarse a la sanidad pública española, y a tener hijos, y a...