Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

miércoles, 6 de julio de 2011

Un 11% y la deuda portuguesa

En español se llama Cristina,  Cristina Lagarde y es la presidenta (nueva y flamante) del FMI.  También es francesa como el anterior presidente DSK y también es militante del PSF, toda una joya.  Se supone que esta gente tiene, por curiosos azares del destino, una mayor sensibilidad social que el resto de perniciosa y malévola derecha, gentuza toda ella que tan sólo piensa en clave egoísta.

Bueno, de la derecha ya se sabe, pero me gustaría destacar dos noticias publicadas hoy.  La primera es la situación portuguesa: su deuda es declarada basura. Cuando eso pasó en Grecia no hubo graves aspavientos entre los líderes y lideresas mundiales, no se rasgaron muchas vestiduras pero las consecuencias sociales son para todos conocidas, recortes, recortes y más recortes.

Ahora, esa situación se repite en la Piel de Toro y parece ser que vamos a repetir itinerario.  Pues bien, Cristina ha tomado una decisión: se ha subido el sueldo, y nada menos que un 11%.

Y es que para esta gente la solidaridad bien entendida comienza por uno mismo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Debe de ser por eso que dicen las feministas de que las mujeres aportan otra mirada, otra forma de entender el mundo.

hemithecomix dijo...

No creo que tenga nada que ver el ser mujer, pero si comparten algo unos y otras.Son politicos, esta profesion ya tiene claro desde hace mucho que los chollos vienen y van como las olas del mar y hay que darse prisa en llenarse la buchaca.

MENTA dijo...

La desfachatez del sistema no tiene límites.
Los excesos del neoliberalismo tienen este tipo de cosillas.
¿No había firmado un contrato de comportamiento ético?
Se le debería caer la cara de vergüenza.

elmasfato dijo...

Si aplicamos el baremo del sueldo según la producción esta mujer debe ser una máquina ¿pero de qué?

Víctor C. dijo...

Ésto es lo que tenemos que "asumir" por narices cuando estamos dentro de un sistema socio-político que se basa para subsistir en la ignorancia política de la mayoría de personas, ignorancia conculcada adrede por el sistema mediante la manipulación a través de los medios.

Y ésto les funciona, sólo hay que ver en España y resto de países europeos a quienes votan en las urnas la mayoría de ciudadanos. Esta es la democracia que el sistema quiere, una democracia en la que la gente no sabe de política ni se pregunta sobre las causas que han producido la crisis.

Por eso, ante hechos como que la nueva presidenta del FMI se suba el sueldo un 11% no indigna a la mayoría, y en consecuencia, en ese caso, esta nueva presidenta del FMI tiene vía libre para subirse a sí misma el sueldo sin levantar grandes escándalos.