Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 3 de octubre de 2011

Newton

Nadie duda de Newton.  Sus Principia, publicados en 1687 son la mayor aportación a la historia de la física incluso a fecha de hoy.  Allí vienen reflejadas sus leyes universales.  Sus trabajos sobre óptica, el desarrollo por el cálculo integral y diferencial, el descubrimiento del espectro del color, sus estudios sobre la velocidad del sonido, la mecánica de fluidos, las leyes de dinámica... y por supuesto la ley de gravitación universal son algunos de los aspectos que debemos reconocer como herencia imprescindible de nuestro tiempo.

Newton fue un gran pensador, un gran científico y... un gran astrólogo y alquimista (además de teólogo)

Newton estaba convencido de la cercanía del fin del mundo y creía que el cometa de 1680 había evitado chocar  con la tierra aunque en sus comentarios bíblicos sobre las Revelaciones y el Libro de Daniel afirmaba que el fin del mundo no podía tardar.

Es más, sus obras póstumas Chronology of Ancient Kingdoms amended (1728) y Observations upon the Prophecies of Daniel and the Apocalypse of St. John (1733) proporcionan un historia universal de la humanidad que intentaba ser la contrapartida de la historia física del mundo que establecía en sus Principia.

Newton dedicó buena parte de sus últimos treinta años de vida al cuidadoso estudio de la cronología e intentó determinar lo que consideraba fechas claves, como la expedición de los argonautas.Aunque empleó referencias literarias cuando fue necesario, prefirió utilizar técnicas astronómicas siempre que el fue posible: creía que la cronología podría establecerse por medio de la determinación precisa de la precesión de los equinocios.

Llega a afirmas que "la cantidad de movimiento" en el mundo tendería a decrecer por sí misma "hasta que Dios interviniera para corregirlo"

¿Debe ser Newton considerado un payaso, un fantoche, un farsante por mezclar conocimientos científicos y astrológicos?  ¿Deben quedar invalidadas para siempre sus leyes y avances en el desarrollo del cálculo matemático, en la óptica, en la física...?

¿Deben ser negados los libros estrictamente científicos de Newton por escribir otros libros basados en la alquimia o en la astrología?

Y si algunas conclusiones alquimistas o astrológicas de Newton son coincidentes con las estrictamente científicas, ¿debemos refutar éstas últimas por su coincidencia?

Un debate apasionante que supongo tendrá aportaciones en esta entrada aunque tres siglos después de su muerte la realidad se ha impuesto en el reconocimiento de Newton como científico a pesar de sus otras aportaciones no científicas.

¿Debemos hoy invalidar a un pensador científico por cometer los mismos pecados que Newton?

Dejo las respuestas en sus manos

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Newton era un personaje de su época que vivía según los conocimientos de su época.No creo que se le pueda tachar de estúpido por considerar la alquimia una posiblidad, ya que la química apenas estaba desarrollada, ni por dar fiabilidad a la biblia como documento histórico, ya que era algo muy común hasta hace sólo un siglo, etc.
Lo que no hizo fue mezclar sus escritos sobre física y matemática con los otros.Mantuvo una actitud científica tanto en sus escritos sobre matemáticas como en los escritos religiosos. Lo que sucede es que hoy sabemos que las premisas de las que partía en sus estudios religiosos, o alquimistas, son falsas.

La discusión de la entrada anterior, que seguí con interés (soy otro anónimo) fue sobre un caso distinto. Santiago Niño Becerra mezcla argumentos astrológicos y científicos en unos escritos, en otros no. Los escritos "astroeconómicos", como los calificaba el otro, se descalifican por sí mismos pero ¿y los otros? le acusaban al anónimo de descalificarlos "ad hominem", sólo por estar escritos por el "astroeconomista" Niño Becerra y puede que tuvieran algo de razón, pero en mi opinión yo no me fiaría de nada que hubiera escrito Niño Becerra, con movimientos de estrellas o sin ellos, ya que una persona que escribe que las crisis las causan las constelaciones no me merece ninguna confianza.

Víctor C. dijo...

Todo ésto es correcto, y las preguntas con carácter retórico que formulas, se contestan con un NO, es obvio. Casos similares, que ya comentaba en el debate que mantuve con el anónimo en un post anterior del que es de suponer que se derivó esta nueva entrada, son los de Kepler y Tycho Brahe, entre otros grandes de la física, la astronomía y la ciencia, que también dedicaron parte de su vida a la astrología y a otras "mancias" muy alejadas de la ciencia.

hemithecomix dijo...

Poco o nada se puede discutir sobre las leyes de Newton a día de hoy y de hecho poco o nada se ha discutido, el que tuviera creencias mas o menos de alquimia o astrología no es si no, resultado de la época que le toco vivir, discutir sobre devaluar sus estudios por sus creencias y visto lo acertado de sus leyes es absurdo.

Espartaco dijo...

Hola señor anónimo. Es obvio que Newton vivió en su tiempo como nosotros en el nuestro y es obvio que Newton no separó el pensamiento racional y el cálculo científico de ninguna de sus obras porque su pensamiento era uno (no tenía desdoblamiento de la personalidad aunque raro era un rato largo)

Su pensamiento mágico está omnipresente en toda su obra así como el científico. De los dos bebe indistintamente y los dos están presentes en su dilatada obra. Si citamos las obras de Newton que citamos es para constatar precisamente cómo se puede aplicar el método científico a las profecías bíblicas o a la cronología fantástica (el caso de los argonautas o la llegada del juicio final)

Lo que está claro es que el método científico no valida por sí mismo el contenido de un razonamiento cuando el objeto que se aborda es mágico, al fin y al cabo eso es es la astrología.

Pero el hecho de que un economista crea en Dios, en los astros o sea creacionista (de éstos hay muchos hoy en día en los USA y son de reconocido prestigio tanto allá como acá) no les invalida.

Deberíamos concluir que tanto los economistas creacionistas como los astrólogos deben ser evaluados por sus aspectos estrictamente racionales, descartar sus escritos y razonamientos en los que figure el componente mágico y abordar sólo aquellos que responden a lo que hoy consideramos ciencia.

Sí, Santiago Niño tiene escritos absurdos (desde un punto de vista lógico y racional aunque se base en cálculos) y otros escritos netamente racionalistas. ¿Qué obra debe pasar a consideración de análisis seria? Al igual que el caso de Newton los de las profecías no los conoce (ni lee) nadie lo que no quiere decir que no formen parte de su obra.

Como los de los economistas neoliberales creacionistas, que si escriben sobre eso no es tenido en cuenta cuando formulan sus (fracasadas) tesis económicas.

MENTA dijo...

La magia y hechicería cambia con las épocas, de Newton se sigue leyendo su obra científica porque está basada en el método científico y porque se ciñe a los hechos científicos. Con las leyes de Newton hemos subido a la luna. Estamos hablando de un personaje del siglo XVIII, a las personas se les juzga históricamente teniendo en cuenta en la época en la que vivieron, sin embargo la aceleración de la gravedad por la atracción gravitatoria se somete exclusivamente al hecho científico, por lo tanto es atemporal.
Me cuesta considerar la opinión científica de una persona que niega el evolucionismo en pleno siglo XXI, y abundan los neoliberales convencidos que a su vez son creacionistas, de hecho he coincidido con alguno en mi blog.
Un saludo

Anónimo dijo...

Por lo que dice el otro anonimo el becerra mezcla las dos cosas, y newton no las mezclaba. uno escribe cosas de economia fijandose en las estrellas, y el otro escribia cosas de matematicas y de alquimia y de religion, pero no mezclaba.

Víctor C. dijo...

Qué bárbaro! lo dice el anónimo!

Último anónimo, no será usted el que debatía conmigo, ¿no?

Espartaco dijo...

No, no, si fuese así, señor anónimo, estaría todo claro pero Newton sí mezclaba "las dos cosas" y lo hacía como Becerra. En sus libros de astrología ambos mezclan conceptos, en sus libros "científicos" ambos dejan al margen la astrología.

Los paralelismos (tan sólo en eso) son evidentes y ese fue el motivo del apasionante debate del fin de semana.

La entrada pretendía tan sólo clarificar conceptos.

Anónimo dijo...

No tengo aquí presente ningún ejemplo en el que Newton "mezcle", salvo las referencias a Dios, que son inevitables en su época, pero si usted los tiene....
También Einstein es el autor de la frase "Dios no juega a los dados." Y no metió a Dios en sus ecuaciones, sino todo lo contrario: quiso con ello ejemplificar que hay un orden del universo que para él resultaba inexplicable sin recurrir a la idea de un ser superior.

Espartaco dijo...

Señor anónimo, tiene usted los ejemplos en la entrada. Hay citadas dos obras suyas. Es fácil. Sólo tiene que volver a leer la entrada, allí se citan.