Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 4 de noviembre de 2011

El triunfo de la voluntad

La verdad es que esta entrada se titulaba originalmente el triunfo de la democracia pero al escribirlo nos trajo sabores del ayer y tras arduo debate entre los componentes del equipo de redacción del blog decidimos dejar el que preside.
No es menester hacer referencia a que es el título de una excelente película de propaganda nazi (en cuanto a su realización) que todo el mundo debería ver al menos una vez en la vida.
Es más, el título debería tener un subtítulo que fuese (de los demócratas)  En definitiva, el título completo de la entrada debiera ser: El triunfo de la voluntad de los demócratas.
Naturalmente nos referimos al caso griego, como no puede ser de otra forma.
Ya adelantamos hace tres días que el dichoso referéndum no se celebraría por un motivo u otro.  La película ha sido en realidad un corto que bien podría obtener al menos una mención en nuestro afamado festival oscense y que se ha desarrollado en tres actos y un epílogo: Papandreu lanza un órdago; unos diputados se convierten en tránsfugas y por lo tanto en héroes de la democracia; acuerdo de los partidos del régimen (griego) para aceptar la "ayuda".  Y el epílogo: los mercados, verdaderos artífices del éxito democrático, respiran tranquilos y suben las bolsas.
Sí, ya sabemos que todo es efímero y que en unos días las aguas volverán a su cauce pero se ha cortado el ejemplo (el mal ejemplo) a modo y forma de la justicia medieval: los reos son expuestos hasta que sus restos se pudran para que nadie camine por la senda equivocada.
Y nosotros nos preguntamos: cuando el pueblo griego está en la calle y su voz es casi unánime en contra de lo que está pasando ¿es malo que exista coincidencia entre los dos principales partidos?  Creemos que no, creemos que ese ejemplo debería cundir en Europa.  Ya pasó en Alemania con un gran acuerdo entre la CDU y los socialdemócratas, ya ha pasado en otros lugares, incluso en España en el País Vasco y debería prosperar para evidenciar una realidad: la gente va por un lado y los partidos por otro.
No, no es malo.  La realidad es tozuda y cuando se lleva al límite todo el mundo se quita la careta.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ah, el Sr. Espartaco, ese gran conocedor de la realidad griega, nos informa de que la opinión de los griegos es "casi unánime" en contra de lo que piensa la mayoría de su parlamento, como en su día lo fue la del pueblo alemán, incluso en España en el País Vasco. Por un lado, unos parlamentarios con muy poca o ninguna representatividad, a pesar de haber sido elegido. Por otro, la mayoría anónima, que sólo Espartaco conoce, otro anónimo (aunque leído algún comentario de ayer, parece que no es tan anónimo y que Iu en Huesca huele muy mal)y que sólo Espartaco representa.

Pues nada, en las elecciones que se avecinan ... ¿qué harán los españoles? ¿votarán a Espartaco, o votarán a otro partido? A Espartaco le dará igual porque, sea cual sea el resultado, al día siguiente él estará convencido de que sólo él conoce lo que quieren los españoles, como sólo él conoce lo que quieren los griegos, los alemanes y los vascos, y no sus parlamentos.

Anónimo dijo...

Hola, "la gente va por un lado y los partidos por otro". El 20 de noviembre previsiblemente la gente y los partidos mayoritarios (PSOE Y PP) iran por el mismo camino, ya que serán los más votados. A partir de esta verdad incostestable, todo sus argumentos pierden bastante fuerza.
Y por cierto su opinión vale lo mismo, ni más ni menos, que la de esos millones de personas, a no ser que piense como el coordinador de IU en Andalucia que dice que los que votan al PSOE son idiotas y al PP torpes. Buen fin de semana a todos.

MENTA dijo...

Creo que la mayoría de la ciudadanía no va hacia ningún lado. Está a verlas venir o no es consciente del problema. Me refiero al caso español.
Como comentaba en el blog de Victor C, se ve que con huelgas y protestas a nivel de un país (Grecia) ya no se consigue nada. Necesitaríamos una unión sindical a nivel europeo y paralizar la zona euro algún que otro día...Una huelga general europea.
¿Utopía?
Veo necesaria la regeneración del movimiento sindical y su organización a nivel europeo.
No podemos esperar a que nos pase lo de Grecia para salir a la calle y parar el país hay que hacerlo antes y organizados a nivel UE.
Parece que estamos todos a salvarnos nuestro propio culo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Os olvidáis de que a Espartaco no le importan los votos, sin no sirven para auparlo a el a una parcelita de poder. Los estalinistas no creen en la democracia. Para ellos el pueblo debe ser guiado por líderes dispuestos a sacrificarlo todo por la revolución. Incluso al propio pueblo.