Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 14 de noviembre de 2011

Por fin, objetivo cumplido

¡Sí, albricias, se van consiguiendo las cosas!  Y parece que después de años y años de ardua propaganda la población está contenta con las últimas acciones.  En Grecia hemos quitado a los políticos (todos son iguales ha sido el lema de campaña) y hemos puesto a un tecnócrata.  En Italia lo mismo, quitamos a la clase política y ponemos a reconocidos y prestigiosos economistas (sin color de ningún tipo, todos ellos de bata blanca)

Sí, después de tanto tiempo las encuestas dicen que uno de cada tres griegos respalda al nuevo presidente mientras en Italia las masas enfervorecidas tomaron las calles de alegría ante la salida de Berlusconi.

Lo hemos conseguido, hemos quitado a los políticos del gobierno.  Ahora tendremos un gobierno de banqueros.

7 comentarios:

MENTA dijo...

Bueno, también hemos tenido un presidente del FMI socialista. El mundo al revés. Hemos pasado de gobiernos que son lacayos de los mercados a que gobiernen directamente aquellos.
Para el caso……

Anónimo dijo...

Para usted no hay cambio bueno. Yo hubiera dicho que usted pensaba que los anteriores eran los banqueros. En cualquier caso, ahora en Grecia y en Italia tienen gobiernos de los que "saben lo que es lo mejor para el país", o sea, de la clase de democracia que usted propugna (aunque sea un gobierno de signo contrario al suyo). Malas noticias para la democracia en la que creemos la mayoría, la de elecciones y parlamentos.

Espartaco dijo...

No es un cambio cuantitativo, lo es cualitativo: antes tenían a sus representantes, ahora están ellos.

Pero no se preocupe, la democracia no sufrirá ningún cambio, seguirán votando (como no), habrá parlamentos, partidos políticos, medios de comunicación y usted podrá decir lo que quiera en este blog.

Anónimo dijo...

Coño Espartaco. Tu eres uno de los que defiende que todos los políticos son iguales.

Anónimo dijo...

No, Espartaco lo que defiende es que todas las democracias occidentales son igual (de falsas), y eso no es cierto. Por ejemplo, no es cierto que los gobiernos que ahora se tienen en Italia y Grecia sean tan democráticos o tan poco democráticos (según Espartaco) como los anteriores. Lo cierto es que, como en todo, hay grados, y la democracia en Italia es hoy menor. Y Berlusconi, mal que le pese a muchos, tenía y tiene un respaldo mayoritario en la población. Mucho más que el Partido Democrático de Espartaco.

Espartaco dijo...

Bravo segundo anónimo, así es. Falsedad, esa es la palabra.

Centrados en el debate diremos que preferimos esta falsa democracia a cualquier dictadura, por encima de cualquier otra consideración, ahora bien, esta falsa democracia puede ser mejorada, y mucho. Para ello se deben vencer tabús ancestrales que impiden hacer realidad los principios fundadores como por ejemplo el asunto de la libertad de expresión y los medios de comunicación.

España no es Grecia, cierto, ni tampoco Noruega. Y allí vemos grados.

Lo lamentable es que pudiendo comparar, pudiendo elegir apostamos más por el modelo griego o italiano que por el nórdico (respecto a los valores democráticos, claro está, y no a otras cosas)

Y por encima de todo eso vemos con desilusión como la democracia occidental está cuesta abajo y sin frenos, es decir, cediendo a la dictadura de los mercados.

Y lo denunciamos a nuestra forma.

hemithecomix dijo...

Bueno al menos las cosas por su nombre, si antes ya gobernaban las grandes fortunas ya sea a través de la bolsa, ya sea indirectamente a través de los políticos, ahora que lo hagan directamente y sin tapujos igual nos sorprenden los resultados