Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

miércoles, 6 de junio de 2012

Sentimiento de culpa

Los españoles somos, por cultura, por tradición, por imposición, por lo que ustedes quieran católicos, tanto en nuestra moral como en muchos de nuestros comportamientos.  Esto no es ni bueno ni malo, es así.  Nuestros conceptos morales sobre el bien y el mal derivan directamente de la moral católica (que no es la misma que otras morales cristianas)  Cierto es que van cambiando, muy aceleradamente en los últimos tiempos, tanto en el plano de las libertades individuales como en la visión dogmática que tiene la Iglesia Católica española.  También han cambiado algo con respecto a la moral social y a los comportamientos públicos y colectivos.

Sin embargo el poso profundo del catolicismo es España es innegable (y volvemos a repetir que eso ni está bien ni está mal, que es así) y se traduce de diferentes formas.  Una de ellas es el sentimiento de culpabilidad que nos acompaña desde la cuna (el pecado original) un pecado, una culpa, que tiene un carácter colectivo y que sólo mediante la penitencia pública puede llegar a salvar al conjunto de la población, es decir, al país.

Eso se traduce en tradiciones arraigadas (con mayor o menor folklorismo) como es la Semana Santa,  un momento de expiación colectiva de los pecados para la salvación colectiva.

Rouco Varela lo sabe y por eso se permite hacer este tipo de declaraciones, solicita una vuelta a la moral católica completa con la asunción completa de los valores católicos.

¿Es una chorrada lo que dice Rouco?  Veamos.  Con la situación de crisis actual se ha extendido como la espuma un mito que ha calado hasta lo más profundo de nuestras neuronas: tenemos la crisis que tenemos porque nos hemos pasado siete pueblos.  Ahora nos toca pagar nuestros excesos.  Ese pensamiento enlaza perfectamente con el sentimiento de culpabilidad colectiva que tan profundamente llevamos dentro.  Ese pensamiento no ha tenido dificultad ninguna en interiorizarse y una gran parte de la población da por cierto que durante estos pasados años los españoles nos hemos pasado, que la culpa ha sido nuestra, colectiva, del conjunto, y por lo tanto nos corresponde pagar a todos por los errores de todos.

¿Es cierto?  Porque lo esencial no ha sido que durante estos años los españoles hayan tenido un incremento brutal de los salarios, en realidad antes de la crisis, con enormes beneficios empresariales el discurso oficial era la contención salarial para evitar un incremento en la inflación. ¿Entonces?  ¿Acaso nos hemos pasado por querer tener una buena sanidad pública, por tener una buena educación pública, por tener derecho a una vivienda digna, por tener derecho a pensiones cuando nos jubilemos, por tener derecho a la ayuda a la dependencia, por tener derechos laborales...?  ¿Esas mejoras sociales es pasarse de frenada?

Eso es lo que nos dicen ya que por allí van los recortes.  Sin embargo la crisis tiene un claro origen financiero de carácter especulativo que manejaban unos pocos, esos que han hecho las granes fortunas, esos que han arruinado al país con un modelo económico que les venía bien a ellos a costa nuestra y que cuando ha fracasado piden que ahora paguemos entre todos.

Pueden argumentar que nos hemos pasado en el consumo excesivo.  Y es cierto.  ¿Pero acaso no nos decían que para que el modelo funcionase teníamos que consumir cada vez más porque sino entrábamos en crisis?  ¿Resulta que ahora por haber sido alumnos disciplinados y obedientes, por haber consumido a crédito, tal y como nos pedían porque los salarios los acortaban cada vez más, tenemos la culpa de la deuda?

Es una batalla perdida, ya lo sabemos, perdida porque el discurso oficial conoce muy bien la estructura mental del pensamiento colectivo y las respuesta del tipo "esto lo arreglamos entre todos" calan entre una población con sentimiento de culpa por los excesos de los demás.

4 comentarios:

~~Esfera Comunista~~ dijo...

El catolicismo es una lacra. Los paises más desarrollados de Europa son los protestantes. Nada de sentimiento de culpa, sino capacidad de superación y de hacerle frente a las cosas.
Ojo y lo dice una atea.

Espartaco dijo...

Hola Esfera Comunista. Sí, los países más desarrollados de Europa son fundamentalmente Calvinistas o con una fuerte impronta calvinista (que no luterana) Max Weber ya teorizó sobre este tema en concreto llegando a la conclusión que la ética calvinista dio origen al capitalismo: el individualismo frente a lo colectivo. Es un interesante debate ya que por una parte vemos como ese espíritu calvinista hace que se desarrolle el capitalismo de forma mucho más avanzada que en los países de tradición católica u ortodoxa pero por otra parte ese capitalismo es funesto para los trabajadores y el medio ambiente. La moral católica sin embargo tiene aspectos de carácter colectivo que entroncan más con el cristianismo primitivo, ese de tener las cosas en común sin propiedad privada de los medios de producción.

Víctor C. dijo...

Rouco tiene razón en que ésto no es sólo una crisis económica, también lo es de valores. Es, si cabe, ante todo una crisis de valores que finalmente da lugar a la crisis económica. Por lo tanto la causa de la crisis económica es una previa crisis de valores, siendo la económica la consecuencia. Pero Rouco en donde se equivoca es en la vía por la que saldríamos de la crisis de valores, pues la vía no podría ser la conversión al catolicismo. El Catolicismo en su estado más primitivo tiene mucho que ver con lo colectivo y con lo común (comunismo), pero a lo largo de su desarrollo histórico pasó a ser una institución más instalada en el poder, ejerciendo la tiranía y el despotismo. En Espña tenemos el claro ejemplo de tener una iglesia católica que siempre estuvo ligada a esferas de poder a su vez vinculadas a políticas de derechas.

La crisis es una crisis de valores, pero de valores éticos que nada tienen que ver con los valores católicos. En el bien común no se busca la caridad sino la justicia y la igualdad. Al Catolicismo le gusta ayudar con caridad, acaparando el poder. La caridad ayuda a los hombres a sobrevivir pero no a desarrollarse como hombres, y por eso a la Iglesia Católica le interesa únicamente la caridad, porque le interesa mantener la pobreza que es lo que hace a la iglesia católica instalarse en el poder. A la iglesia Católica no le interesa la igualdad ni la justicia, pues eso haría que desapareciera. Por tanto, la solución a esta crisis económica no es la conversión.

Hemithecomix dijo...

Todo es un complot judeo-masónico que... Perdón me he despistado.
La religión, un excelente invento creado por nuestro miedo a la muerte, curioso es que si uno lee con atención la biblia las referencias que postula incluyen la reencarnación y hasta el avistamiento de ovnis. Y no, no me preguntéis donde pone tal o cual cosa, no lo recuerdo.
Pero entiendo mejor semejante cumulo de historias semi fantásticas antes que el rollo económico que ha creado la crisis que padecemos. ¿Como es posible que no haya mecanismos que eviten la especulación?. Lo de la iglesia es lógico porque la inventaron cuatro listos aprovechando una época donde solo había ignorancia y superstición, pero que a estas alturas nos tomen el pelo de semejante manera, y lo peor, jugando con nuestro dinero, trabajo y los pocos bienes que tenemos... Eso si es "Pa mear y no echar gota".
PDTA: Espartaco, ya me ha pasado dos veces que no se han publicado comentarios míos, no se porque. Y dado que no sale publicado hasta que tu no revisas el comentario no puedo saber si esta correcto en el momento de publicarlo.