Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Libertad de empresa con las putas

Dice la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución que el noventa por ciento de las prostitutas no ejercen esta actividad de manera voluntaria, sino que son explotadas por los proxenetas. Es más es la nueva esclavitud. Sobre esta plataforma dejo aquí el enlace a su web: http://www.aboliciondelaprostitucion.org/

Ello enlaza con las reflexiones que días atrás realizaba sobre este tema. Mientras tanto la izquierda revolucionaria de salón habla de "trabajo" y de "libertad" entroncando directamente con el discurso neoliberal.

La regulación supondría reconocer derechos colectivos, pactos sindicales (los proxenetas pasarían a ser respetables hombres de negocios), cotización de IVA (¿reducido o de lujo?), declaración a Hacienda ¿por módulos?, traspasos de negocios (con las trabajadoras dentro) y naturalmente la posibilidad de traer con papeles a niñas de los países pobres para que nos las follemos por delante y por detrás a cambio de cuatro chavos.

La Izquierda revolucionaria de salón apuesta por regularizar la explotación sexual, la nueva esclavitud.

El número de prostitutas en España oscila entre las 300.000 y las 600.000, según fuentes. En cualquier caso algunos datos: se calcula que suponen el 2% de la riqueza nacional (18.000 millones de euros al año), el 90% de las mismas son extranjeras, existen unos 4.000 burdeles en toda España, la mayor parte de ellas son del este de Europa o Africanas (claro, pobreza y hambre) y lo que es peor, están secuestradas y obligadas ser putas.

Cuando secuestran a una niña, a una mujer, a una persona (un violador, la ETA, o quien sea) la noticia abre telediarios, páginas de periódicos completos, debates, tertulas... en definitiva, alarma social.

Pues bien, tenemos cientos de miles de mujeres secuestradas y maltratadas (no es un eufemismo) y la respuesta de quienes se supone que deberían tener más sensibilidad es que se regularice el negocio.

Pobre Izquierda, pobre España.

No hay comentarios: