Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 5 de abril de 2010

Neira, de héroe a villano

"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie."

No es difícil adivinar la procedencia de la frase: Il Gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, popularizada por la gran película del mismo título de Luchino Visconti. Toda una verdadera revelación de intenciones, toda una filosofía política que en España, desgraciadamente sufrimos de manera cotidiana y allí está la Justicia, por concretar, la composición del poder judicial, para demostrarnos que son los mismos, o los hijos de los mismos, los que se perpetúan en el poder, con un estancamiento ideológico que se hace patente en casos como el de los juicios a Garzón, o las escuchas telefónicas.

Neira, otrora héroe de la nueva progresía, de los nuevos valores igualitaristas se ha convertido en un villano de marca mayor por decir lo que muchos piensan (y escriben)

¿Dónde está la novedad? La novedad estriba en que un personaje popular elevado a mito contemporáneo no puede, en su nuevo papel, atacar al régimen ya que su voz se eleva más poderosa que las del resto entre la marea humana.

Neira es un traidor. No sólo por su pasado militante en el partido de Tierno Galván y que ahora se perfile como destacado apologista del PP, Neira es un traidor al régimen.

Cierto es que no he leído el libro de Neira (ni pienso hacerlo) pero no es menos cierto que lo que se deduce de los comentarios que sobre el mismo han realizado no queda más remedio que compartir alguno de sus argumentos.

Su libro se llama España sin democracia. Su tesis es sencilla: en España no hay una democracia, hay una partitocracia. Diferencia entre democracia y régimen parlamentario (algo obvio que no gusta al poder ya que queda en evidencia). Critica igualmente la "santa transición" a la que considera un acuerdo de "unos pocos privilegiados" que impidieron opinar al pueblo sobre, por ejemplo la forma de gobierno (monarquía o república). Critica igualmente la no separación de poderes ¿novedad?, la mediocridad de los políticos al uso (no tenemos nada más que ver a ZP y a Rajoy como sus principales exponentes), o plantea cosas tan increíbles como un cuerpo electoral único (para evitar depender de los nacionalistas y los votos sobrevalorados.)

En definitiva, el profesor universitario de Teoría del Estado, doctor en Derecho, tendrá las posiciones políticas que tenga, seguramente en la derecha, a años luz del autor de este blog, pero hay afirmaciones que sostiene que son tan claras como la diferencia entre el día y la noche. Por eso es un villano, por ser un traidor a los suyos, al poder, por decir que el Rey está desnudo.

10 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

A mi este hombre me da pena, como me la da el padre de Mari Luz o cualquiera que, para su desgracia, sale del anonimato y ve que todos los buitres intentar aprovechar su tirón mediático, casi siempre pervirtiendo al afectado de una u otra manera.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Craso Longino, aunque solo sea por "oregón, crucificar a Espartaco y tocar los cojones al nomo" ya quería ir a verte...pero ¡no puedor! Apiadaros de mi torpeza y dadme su blog, porfaosea
¡joder ya!

Anónimo dijo...

Neira, ¿héroe de la nueva progresía? No lo sabía.
A mí más bien me parece una persona a la que la experiencia vivida le ha desequilibrado psicológicamente y quién sabe si también fisiológicamente.
¿mediocridad de la clase política española? la suya, en plural: la de Neira y la de Espartaco

Craso Longino dijo...

Los generales romanos no tenemos blog. Nos dedicamos a dar la brasa en los ajenos. Joder ya!!

Carlos Fernández Ocón dijo...

mola mazo joder ya!! Pero hazte un blog tío joder ya!!

Anónimo dijo...

Sr. Fernández Ocón: Craso Longino es el mismo Espartaco.

Carlos Fernández Ocón dijo...

NOMELOPUEDOCREER!!! ¿y es un tío o una tía?

Anónimo dijo...

Hombre, es fácil de adivinar que es varón. La mala leche, el genio... varón, seguro que es varón.

Craso Longino dijo...

Jua, jua... De lo que no se ha dado cuenta el listillo del anónimo (aunque por la bondad que se desprende de sus palabras y su falta de genio debe de ser anónima) es que Carlos Fernández Ocón, Espartaco, el Nomo, tres o cuatro anónimos coyunturales y yo mismo, somos la misma persona. ¡Por dios que estrés! ¡¡Joder ya!!

Carlos Fernández Ocón dijo...

Craso joder... Comenta en mi blog que los pocos que lo hacen son un muermo (lo siento x los que leáis esto pero es verdad)...ya!!