Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 5 de julio de 2010

Elboj se marcha pero el proyecto continúa

No, no lo digo yo, lo dice Luis Felipe. Y en 10 días se consumará el acto. 10 días son los que faltan para la celebración de un pleno en el que se oficialice la sucesión tranquila de estos años de gobierno de Elboj. Gobierno marcado por una fuerte, fortísima importa personal del propio Fernando Elboj, para lo bueno y para lo malo, que, por más que lo desee será incapaz de repetir Luis Felipe.

Pero eso lo sabe, lo sabe bien y ya avisa que el proyecto continuará aunque las formas serán distintas (no puede ser de otra manera)

Más allá de las relaciones internas en el seno consistorial entre gobierno y oposición, ¿habrá margen en este año para que se note un giro que revitalice la ciudad?

Porque entiendo que si el proyecto continuista de Luis Felipe es volver a apoyar a la SD Huesca con más dinero público, ser cabeza visible del apoyo municipal a los sectores más rancios de la Iglesia Católica, nuevos proyectos de relumbrón tipo Palacio de Congresos, volver nuevamente la mirada al urbanismo como motor generador de recursos económicos (el PGOU se ha modificado a favor de los intereses de los grandes promotores oscenses), seguidismo a pies juntillas de las políticas de suelo industrial del Gobierno de Aragón sin políticas propias... si su proyecto es ese, por más que cambien las formas el año que resta es un año perdido.

Si por el contrario sus declaraciones son un guiño a la galería y al interior del PSOE pero existe realmente una voluntad de proyecto socialista para Huesca tiene que cambiar muchas cosas.

Ahora bien, Luis Felipe tiene que navegar en varias aguas con distintas profundidades y la nave que necesita debe de estar adaptada a todo tipo de corrientes y vientos. Por un lado tiene que terminar, en el corto plazo, un acuerdo de gobierno agotado con el PAR, un acuerdo que le permita elaborar unos presupuestos para el próximo año donde el PAR intentará desmarcarse de la coalición de gobierno que tan infructuosos resultados les ha dado, se ha quedado sin perfil y eso suma a la compleja y preocupante situación del regionalismo aragonés. Y en el caso de Fernando Lafuente, un carácter conciliador como el de Luis Felipe no es bastante, para terminar con éxito ese acuerdo necesita el PSOE un timonel firme que no se deje (im)presionar por las derivas de un primer oficial que desconoce su destino al llegar a puerto.

Al tiempo, Luis Felipe debe intentar calmar al resto de fuerzas de izquierda en previsión de posibles acuerdos tras las futuras elecciones, lo que no es fácil ya que retomar las relaciones con CHA e IU será difícil tras la política sufrida durante esos años pasados. Es posible que opte por lo contrario, por radicalizar su discurso mostrando sus diferencias con la izquierda intentando mostrar la cara de la gobernabilidad y el discurso posibilista pero ello le puede llevar a una sangría de votos importante. Además queda el papel de IU y CHA en este año. Luis Gállego ya ha avisado que con Luis Felipe será más fácil el entendimiento (¿ganas de tocar poder?) mientras que IU ha presentado 16 propuestas para el resto del año, algunas de ellas de cierto calado.

Pero allí no terminan las tribulaciones de Luis Felipe, le queda otro plano de navegación, el interno, el de las listas electorales. ¿Aspirará a consolidar su puesto y encabezar las próximas municipales? ¿Dejará paso franco a Larraz? ¿Cabrá otro tipo de sorpresas? En cualquier caso tiene que hacerse valer internamente tanto para encabezar las próximas municipales como para seguir ocupando un puesto destacado en el organigrama municipal o para ser llamado a mayores cometidos, quien sabe si diputado en las Cortes de Aragón o lo que sea menester.

Y en este marasmo, la ciudad profundiza en su crisis (pese a las victorias de la Selección) Tras el verano comenzará a vislumbrarse el verdadero rostro de la crisis (en España y en Huesca) y los ciudadanos comunes ¿estaremos dispuestos a seguir soportando políticas palaciegas, intrigas, puestos en listas, acuerdos políticos a cambio de sillones mientras nuestro tejido productivo sigue hundiéndose en semejante lodazal?

1 comentario:

Craso Longino dijo...

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va...