Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 27 de junio de 2011

Morir inútilmente

Todos sabemos que nuestras fuerzas armadas están en Afganistán en defensa de la Democracia, así, con mayúsculas sin más adjetivos como le gusta decir a Esperanza.  Claro esa Democracia que está siendo defendida allende nuestras fronteras, en Afganistán, Libia, Somalia... está sufriendo una hemorragia interna que nuestros dirigentes del PPSOE son incapaces de contener.  Y esas muertes, ellos y sus familias no lo saben, son inútiles.

¿Creen que me refiero a ese larvado descontento social existente que se ha reflejado en eso conocido como movimiento 15 M o Democracia Real Ya?  No, por supuesto, eso no es democracia, eso son chorradas de una minoría de vagos y maleantes, hijos de papá que no representan al pueblo soberano.    ¿Acaso el paro es el virus que corrompe nuestro sistema?  Tampoco, eso no deja de ser nada más que un último coletazo de políticas izquierdistas y trasnochadas que se resolverá poco a poco gracias a diferentes directivas comunitarias, reformas estructurales (bonita palabra) y cambios legislativos tales como la flexibilización del mercado o el terminar con determinados derechos gremiales (sindicales, es obvio) que impiden un buen funcionamiento de la relación igualitaria entre trabajador y empleador (amo se decía en mi tierra hasta hace poco).

Entonces, ¿a qué hemorragia nos referimos?  Es obvio, a la auténtica herida que tiene la verdadera sociedad abierta occidental: la economía.  Hoy, mientras dos nuevos jóvenes mueren en un lugar indeterminado y la ministra de turno del PPSOE hace una bonita elegía, aquí, en España, la prima de riesgo (por lo menos nos suena un poco de qué va este asunto) se acerca a los 300 puntos básicos (o los supera, según periódicos)

Y eso sí que es grave porque va contra la Democracia, así, con mayúsculas.

Aunque es posible que esté equivocado y la Democracia que vivimos, así, con mayúsculas, todavía no sea perfecta y no deba escribirse con mayúsculas ya que todavía España es un estado social y de derecho.  ¿Social?  Ese es el problema y los mercados, la esencia pura de la Democracia, esta sí, con mayúsculas, saben que es necesaria una purga fuerte y luego una largo régimen para que la democracia social y de derecho española pierda esos adjetivos calificativos que tanto afean al sustantivo, para que en España lo que vivamos sea, como dice Espe, una Democracia sin más.

Y parece que vamos bien encaminados.  Dejaremos pasar el verano y daremos una nueva medicina, más fuerte, llamada bonos americanos.  Suena bien, ¿verdad?

6 comentarios:

MENTA dijo...

Es curioso el juego de palabras:
La Democracia a la que se refieren los neocoms realmente es la tiranía de los mercados.
Por esto mueren los soldados.
¡Qué vergüenza¡

Anónimo dijo...

mézclese todo y agítese, todo en el mismo saco, todo la misma causa y la misma solución.

Espartaco dijo...

¿Es del prospecto de algún jarabe?

Víctor C. dijo...

Resulta lamentable saber las causas reales que motivaron la guerra de Afganistán, excusándose en causas en pro de la democratización. En los últimos lustros todas las guerras en las que participa USA, ya sea directa o indirectamente, están motivadas por las mismas causas reales y "justificadas" en las mismas excusas.

Tener una ministra de defensa como la que tenemos en España debería preocuparnos a todos, porque o está dirigida por otros en la sombra, y en consecuencia se sabe lo que se está haciendo, o no se comprende como una persona con tan poco desparpajo y que muestra miedo al hablar, pueda estar dirigiendo el ministerio de defensa.

También me resulta incongruente que siendo España un país aconfesional se estén celebrando misas de Estado por los caídos en Afganistán. Me parece lógico que si las familias y los fallecidos eran y son católicos hagan una misa privada, pero es inconcebible que se haga una misa pública en nombre del Estado.

Con todo ello, mis condolencias a los familiares de las dos víctimas de una guerra en la que no sabemos muy bien (lo intuimos) su porqué.

MENTA dijo...

Invadir un país como respuesta a un atentado terrorista es como matar moscas a cañonazos. ¿Cuál fue el verdadero motivo?
La ministra de defensa tiene el mismo perfil que muchos de los dirigentes del PSOE actualmente, para mi bastante mediocres.
Victor, España es un país aconfesional e hipócrita.
Un saludo.

Mellow Yellow dijo...

"La guerra es el espanto de las madres"

Es una frase de Horacio.

No tienen ningún sentido; las organizan hombres ricos que ganan dinero con ellas pero que no luchan, y en ellas luchan hombres pobres que sólo pierden; pierden la inocencia, pierden un brazo, una pierna, un hermano, un padre, o la propia vida.

En resumen, las guerras las organizan los ricos contra nosotros, los pobres.