Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 24 de junio de 2011

Mercado agroecológico

Bueno, llamarlo así es muy ambicioso dado que hubo pocos puestos pero no todo pueden (ni deben) ser críticas negativas.  La acogida fue excelente y la demanda ciudadana quedó reflejada de forma patente.  Nos referimos a una experiencia que tuvo lugar ayer en mi pueblo (Huesca) y que tenemos que saludar con esperanza.  Los medios locales se hacen eco de la noticia y esta vez sí, debemos constatar que efectivamente aciertan al titular de éxito.

Desde este blog hace tiempo que venimos reclamando otro modelo de estructura económica, otra forma de abordar los mercados, el consumo, la producción... y lo hacemos casi siempre a través de la denuncia.  Hoy toca lo contrario.  Hoy toca felicitar la iniciativa, a sus proponentes, a sus actores y a los (esta vez sí) consumidores.

Pero no crean que agroecología es sólo tomar productos producidos de forma natural y sin productos químicos, no, agroecología es también consumir productos cercanos.  ¿qué hay más absurdo que comer manzanas de Argentina o patatas de Sudáfrica?  Tan sólo comer melones de Nueva Zelanda.  Y crean que eso pasa, que es cierto.  Hace poco hacíamos referencia a una ternera nacida en Irlanda, criada en Polonia, muerta y despiezada en Holanda y vendida en Huesca.  La ternera viajera.  ¿Tiene alguna lógica?  Ninguna, es obvio.  Pero eso es la mayoría de los productos que comemos.  ¿Garantía alimentaria?  Después de la crisis de los pepinos ya vemos donde queda todo ese invento de la trazabilidad... es tan sólo una traba, un arancel normativo para impedir que el pequeño productor pueda ser competitivo con las grandes multinacionales y se vea obligado a abandonar el sector en manos de los indeseables sin escrúpulos.

Hay que recuperar el mercado local, el de la cercanía, el que permite, además de productos ecológicos, que se vuelvan a desarrollar productores agropecuarios de pequeño tamaño que puedan, casi sin intermediarios, vender sus productos directamente al consumidor.  Todos ganaremos, el productor vendrá más caro y el comprador comprará más batato.  La calidad del producto será mayor (madurará en la tierra, será más fresco, no estará en cámaras durante días o semanas) y además dejaremos de contaminar como consecuencia de disminuir la distancia al mercado.

Eso también es ecología.  Ecología es por lo tanto potenciar al pequeño comerciante de barrio que compra al productor del entorno.  Ecología es, en consecuencia, hacer leyes que impidan la instalación de grandes superficies comerciales que están en contra este sistema.  Hasta ahora el PPSOE ha tenido clara su posición al respecto.  Con la falsa idea de beneficiar al consumidor han dado facilidades para las grandes multinacionales.  Ahora hay que comenzar a decir... basta ya.  Y no sólo por la calidad de los productos, también por la situación económica.  Las grandes empresas destruyen más empleo que crean y esos empleos son precarios y mal pagados.  El modelo de cercanía es una solución.

3 comentarios:

MENTA dijo...

Yo suelo ir bastante a menudo a Extremadura, y suelo deleitarme con los productos de la huerta que tienen en esas tierras.
Sin embargo vas al supermercado allí y tienes hortalizas de otras partes, por supuesto de peor calidad.
Desgraciadamente con este modelo de distribución donde el operador logístico impone sus condiciones pasan estas cosas.
Además se están estandarizando productos lo que lleva a la desaparición de muchas subespecies y razas de vegetales.
Deberíamos retomar el auto cultivo en la medida de nuestras posibilidades. Y estas iniciativas que tu expones están muy bien.
Mi apoyo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Pues eso es el libre mercado, que cada uno compre lo que quiera de donde quiera.

Espartaco dijo...

Usted caballero equivoca términos, como no puede ser de otra manera. Para garantizar el libre mercado hasta en los USA ya hace años tuvieron que regularlo (sobre todo contra las grandes compañías con leyes anticárteles y leyes antitrust)

Lo que está pasando es que al no regular el mercado los grandes productores hacen desaparecer a los pequeños y la consecuencia, entre otras, es que usted NO puede elegir porque sólo tiene una oferta.

Como ve, para que exista libre mercado no pueden existir monopolios. Pero usted, del PPSOE, defiende los intereses que defiende, que son los que son.