Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

jueves, 21 de julio de 2011

200 millones de euros

Sí, que sí, que ya lo sabemos, que Camps ha dimitido por unos trajes, como hizo en su momento la Miró (claro que detrás de la Miró no había una cosa llamada Gurtell) y eso es portada en todos los periódicos, radios y televisiones, sí, ya sabemos que tiene que pararse el mundo ante tamaño acontecimiento.  Además así tienen a la gente entretenida unos días y pueden cambiar de culebrón, que lo de Belén Esteban y la Isla esa cansa un poco y así podemos ver a sesudos tertulianos periodísticos hacer similares comentarios a los de Kiko Matamoros o a los de la madre de Aída Nizar.

Enorme noticia que ha relegado a segundo plano la cumbre franco-alemana en defensa del euro y del estrangulamiento griego.  ¿Cuántos millones de euros hacen falta más para inyectar en Grecia?  ¿20.000, 30.000?  Sumados a los más de 90.000 que se le han dado.  Y sin contar con los metidos en Irlanda o Portugal.

Dicen las malas lenguas (datos publicados) que la ayuda europea a la banca ha superado (hasta el momento) el billón de euros (a la banca siempre más que a los Estados y con menos aspavientos).  En fin, es un momento triste, de crisis y no hay dinero para más.

Mientras tanto la ONU ha declarado el estado de hambruna en Somalia.  Dicen los que saben que será peor que aquella de Etiopía que fue tan mediática en los 90, la de las fotos de los niños y los buitres.  Dicen los que están allí que las madres somalíes caminan durante semanas hasta campamentos de refugiados en Kenia y por el camino deben decidir a qué hijo salvan de todos los que llevan porque saben que a todos no pueden.  Dicen los que saben y están por allí que con 200 millones de euros se soluciona que la gente se muera de hambre.

200 millones.

Sí, tan sólo 200 millones.

Creemos que por esas costas tenemos bastantes barcos pesqueros que han ido a buscar atunes para nuestra sobrealimentada población y que los somalíes, que se mueren de hambre, si defienden su recursos son acusados de piratería.  Creemos que por esas costas somalíes aparecieron, no se sabe muy bien como, unos barriles con residuos de la industria nuclear europea, esa que no contamina.

Creemos que para defender a las empresas pesqueras y a las que reciclan nuestros desechos nucleares han enviado al ejército, tanto al español como a otros, en operaciones que llaman antipiratería. (De eso sabe algo la SGAE)  Sin embargo ignoramos el coste de la operación militar y el porcentaje que supondría del total de los 200 millones para evitar miles y miles de muertes por hambre.

Sí, hay una doble crisis, la del gobierno valenciano y la del mundo occidental desarrollado que ve como se venden menos coches que hace unos años.

No, no sabíamos que además la gente se muere de hambre en el mundo, no sabemos que Somalia es tan sólo la parte visible del iceberg, la más llamativa y que ni tan siquiera así, con miles y miles de muertos evitables, salta a las primeras páginas de opinión.

Tenemos otra crisis, pero de valores.  Que asco.

7 comentarios:

MENTA dijo...

El sumun del despropósito y de la maldad del sistema neoliberal se refleja en la expeculación con los alimentos.
Desde nuestro punto de vista de bastardos primermundistas medimos la crisis por la disminución de la venta de coches, en otros lados por la cantidad de niños esqueléticos que sobreviven.
!Qué vida más perra¡

Víctor C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor C. dijo...

La crisis de valores va en aumento, y la existencia de esta crisis, no la económica sino la de valores, nos debería resultar extraña en la época en la que vivimos. Creo que el humano nunca podrá desprenderse de su condición salvaje a pesar de que viva en cobijos artificiales dotados de aire acondicionado y calefacción, y duerma en colchones viscolásticos. Hasta que la humanidad no presente unos mejores valores, y no sólo con sus congéneres, continuará en su etapa depredadora. Todo esto tiene mucho que ver con su comportamiento frente a lo económico.

MENTA dijo...

Victor,
Parece que lo qué nos une como grupo es la pertenencia a algún equipo de fútbol o el patriotismo. Para eso si nos ponemos de acuerdo.
El socialismo ataca la raíz de la naturaleza individual del hombre, de su egoísmo, de ese instinto de supervivencia primario. El individuo enseguida entendió que en el colectivo es donde está la fuerza del grupo, donde el hombre es realmente fuerte. Así como, por ejemplo, hemos segregado la función reproductora del sexo, creo que podemos ser capaces de aparcar el egoísmo por el bien común, es cuestión de no dejarse llevar y de tener claros los beneficios como colectivo.
El ningunear aceptar 3 trajes para trapichear favores públicos es hacer apología del egoísmo.

Anónimo dijo...

si muy mal especular con alimentos pero peor especular con la tierra porque los alimentos el agricultor se los curra el otro los trasporta el otro los almacena pero la tierra esta ahi es de todos y viene un espabilao y dice que es suya y otro mas espabilao la recalifica y luego que los pisos son muy caros pero eso es porque un listo muy listo recalifica y saca tajada v¿verdad espartaco?

MENTA dijo...

Anónimo,
dices:"la tierra está ahí, es de todos".
Eres un comunista..bienvenido.

Espartaco dijo...

Sí, comunista pero del corte de Stalin