Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 22 de julio de 2011

La unión de la izquierda

Nos sorprende hoy El Periódico de Aragón con una noticia de cierta enjundia: la unión de la izquierda para las próximas elecciones generales.

Dado lo interesante del debate reproduzco de forma íntegra el artículo para propiciar su debate en otros foros.


Un colectivo plantea la unión de la izquierda para las generales

Las mesas de convergencia recogen ideas de ciudadanos y asociaciones.Apuesta por hacer un frente común electoral de partidos como CHA e IU.

22/07/2011 M. VALLÉS 

Las mesas de convergencia nacen casi al mismo tiempo que el movimiento del 15-M.
Foto:EL PERIÓDICO
EDICIÓN IMPRESA EN PDF
Página 9 edición papel
Esta noticia pertenece a la edición en papel.
La socialdemocracia y la izquierda precisan de nuevas orientaciones, de renovar sus mensajes para volver a captar a la ciudadanía. Con esa certeza un grupo de ciudadanos, de diferentes ámbitos, llevan ya unos meses reuniéndose en las llamadas mesas de la convergencia. Su objetivo es poner en común y destilar todas aquellas ideas que unen a las fuerzas políticas de la izquierda. A partir de ahí, se podría concurrir conjuntamente a las elecciones generales para tratar de hacer frente al avance de la derecha.
Pero los comicios no son su principal objetivo. Las mesas de convergencia reúnen a colectivos y ciudadanos de diferentes tendencias. Han celebrado ya encuentros en Zaragoza, Jaca y Alcañiz. Pero de momento se mueven en el plano teórico. Los encuentros han convocado a gente diversa, desde miembros de sindicatos y asociaciones, a militantes de diferentes partidos políticos. El movimiento que nace casi al mismo tiempo que el 15-M y que las reivindicaciones de Democracia Real Ya, tiene ya presencia en todas las comunidades autónomas.
Detrás de las mesas de convergencia late el hartazgo acumulado en muchos sectores de la sociedad hacia el funcionamiento de la política y la democracia. Su portavoz en Aragón es el profesor universitario, Juan Manuel Aragüés. "Creemos que economía y Estado deben ir de la mano, frente al dictado actual de los mercados. Queremos que la justicia social rija la acción política y que la crisis no la paguen los ciudadanos", explica.
La unión entre los partidos vendría orientada, en el caso de Aragón, hacia CHA e IU, a los que se podrían sumar otras fuerzas. "Pensamos que hay puntos de coincidencia desde los que es posible partir, dejando de lado las diferencias", cuenta Aragüés. De la propuesta quedaría excluido el PSOE. "Ahora mismo los socialistas son irrecuperables porque es el arma que están utilizando los mercados para poner en marcha sus políticas", reconoce este profesor de Filosofía.
Por ahora no ha habido contactos con los partidos. Se deja para después del verano, cuando las mesas de convergencia retomarán su actividad. "Esperamos que haya una buena acogida, aunque solo sea por la posibilidad de conseguir representación en Madrid", subraya Aragüés. Pero en caso de negativa, esta iniciativa "seguirá adelante". "Somos los ciudadanos los que debemos incidir en la clase política, realizar propuestas", admite. El fin no es por lo tanto electoral sino ideológico. Sus propuestas tienen las miras puestas en el futuro y en la necesidad de que el avance de la derecha y de la política neoliberal de corte clásico y tecnocrático merece una respuesta ciudadana.

9 comentarios:

Craso Longino dijo...

Eso, eso, vamos a dejarlo para después del verano. No corre prisa. Y no vamos a jodernos las vacaciones…

dAv!d dijo...

¿Ya estás cambiando de parecer, Craso? Antes no te parecía viable (e incluso me atrevería a decir que ni deseable) y ahora te corre prisa?
Es inevitable, mesas de convergencia o no, cúpulas o no, planificaciones oscuras o no, es inevitable. La calle se unirá para hacer frente común en su lucha porque no queda otra. Por que es eso o ser aplastados sin piedad. Y cada vez somos más los que le damos más importancia a eso que a si tú crees en los soviets, en Castro o en el modelo en Lula da Silva.
Lo importante es juntarnos para salir de esta, por el camino y compartiendo la experiencia ya consensuaremos y encontraremos cómo.

Craso Longino dijo...

No, a mi no me corre ninguna prisa. A los que os tendría que correr prisa es a los que os creéis semejante cuento de hadas. Que, por cierto, me sigue pareciendo inviable.

Craso Longino dijo...

En otro orden de cosas ¿qué o quiénes es “la calle”?

hemithecomix dijo...

( Craso Longino En otro orden de cosas ¿qué o quiénes es “la calle”?.)

Aquí sin animo de crear polémicas debo responder a Craso Longino, la calle bien puedo ser yo mismo, un ciudadano emigrado de otra provincia,que votó por primera vez al Psoe en el año 82,enamorado de la retorica del candidato felipe Gonzalez y que gano las elecciones.

Naturalmente he votado en varias elecciones y siempre sin más alternativa que al Psoe ya que la derecha me resulta de natural repulsivo, respetando a los seguidores del PP, por supuesto, en alguna ocasión he preferido votar a partidos minoritarios más por hartazgo que por alternativa de gobierno.

Lo que pretendo decir es que desde 1982 que cumplí 18 años hasta hoy he podido sentir por la política desde indiferencia hasta la repugnancia, indignación y asco profundo que siento ahora.

Quiero un cambio en el que los políticos no se me rían en la cara cuando aprueban leyes por las que no les he votado o prevarican cometen perjurio o directamente me roban.Soy uno de los miles y miles de Españoles que no entendemos de política,pero hemos vivido lo suficiente para saber que es lo que no queremos.

Pienso lo mismo que los movimientos del 15-M,indignados y todo lo que sigue, saldré a la calle cuando haga falta pero no permitiré que se me ningunee como hacen los políticos ya sea en el gobierno o en la oposición.

Y lo que propone dAv!d no debería parecerte inviable, si eres una persona que quiere lo mejor para la ciudadanía no debería importarle unir fuerzas para derrocar la "tiranía" de los dos partidos únicos.

Somos muchos los "qué" y muchos los "quiénes" que desde nuestra casa (por poco tiempo) representamos la "calle". Y de seguir la chulería de los políticos, conseguirán que la próxima salida de indignados les haga removerse inquietos en sus poltronas.

Craso Longino dijo...

Hola hemithecomix
En primer lugar debo decirte que estoy de acuerdo, en líneas generales, en casi todo lo que planteas.

No he entrado a valorar lo que propone dAv!d. No he dicho si me gusta o no me gusta. Lo que afirmo es que se trata de un asunto imposible.

Hoy por hoy en las formaciones citadas la mayor parte de sus dirigentes están encastillados en cúpulas que no cuentan ni tan siquiera con sus propios militantes (véase la dirección federal de IU y la militancia de Extremadura).

Para aperturas al exterior, que no sean retóricas, está la cosa.

En cuanto a mi pregunta a dAv!d, lo que pretendo es que me concrete lo que él entiende por “calle”. Es que se puede afirmar que la ciudadanía se manifestó no hace mucho apuntalando el sistema bipartidista (en este caso en su versión de imagen más conservadora). Pero claro, él, a lo mejor, entiende por “calle” otra cosa.

Anónimo dijo...

ah, ya está izquierda unida intentando capitalizar las protestas del 15M. Es los suyo: los políticos, a sacar tajada. ¿ya no se acuerdan de cuando zarandearon a Cayo Lara? Sí, si se acuerdan pero les da igual, con tal de rascar un voto lo que sea. Y este Aragüés, ¿no era un dirigente de izquierda unida cuando lo de Pepe Marco? Sí, claro que lo era. Entonces que el psoe gobernaba sí había que pactar con el psoe, había que pillar cacho. Ahora que el psoe baja, ahora ya no interesa. No hay nada como tener memoria y utilizarla, oiga.

Craso Longino dijo...

Juan Manuel Aragüés fue secretario general del PC Aragón entre los años 1993-1999.

Sin embargo en septiembre de 1993 era secretario general Jesús María Garrido Ituarte que también lideraba el denominado por los medios “sector ortodoxo” de IU Aragón.
Este sector se opuso en el consejo político de Aragón a la moción de censura y ganó la votación.

Esto no sirvió de nada. Los tres diputados de IU pertenecientes a la corriente Nueva Izquierda (que años después se integraría en el PSOE) desoyeron el acuerdo de su organización y votaron la moción de censura.

Aunque sobre esto hay una leyenda que dice que el diputado de Huesca, Antonio Martínez, nunca llego a votar. Cuentan que al ser llamado a votar guardó silencio. El presidente de las Cortes volvió a llamar “Martínez Val”. En ese momento el ecologista Jesús Maestro gritó “ha dicho si”, mientras Martínez seguía guardando silencio. El presidente procedió a llamar al siguiente diputado.

Así se escribe la historia.

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1994/03/31/049.html

elmasfato dijo...

¿El enemigo de mi enemigo ahora es mi amigo? ¿y antes por qué no lo era?
Dicen que a mar revuelto ganancia de pescadores y aquí esta todo muy muy revuelto. La putada es que a los de la calle nos han quitado hasta los remos.