Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

martes, 26 de julio de 2011

Recortes (en aeropuertos y trenes)

Sí, ya sabemos que el PP había anunciado recortes.  Ahora viene Roberto Bermúdez y anuncia la desaparición de 80 altos cargos.  Bien, es un paso.  Suponemos que sobran todos y que con su desaparición la administración no sufrirá en su funcionamiento.  Es más, esperemos que  la desaparición de esos 80 altos cargos no venga acompañada de la privatización (externalización la llaman ahora) de determinados servicios a honradas empresas que sólo buscan el bien común en vez de buscar beneficios.  Bueno, de momento daremos por válidos los recortes, al fin y al cabo son 18 millones de euros en cuatro años, es decir, 4 millones y medio al año, es decir, unos salarios medios de más de 56.000 euros anuales (si son sólo salarios, la noticia no explica nada más)


Pero creemos que se pueden hacer otros recortes en otras áreas, en aquellas que tienen que ver con gastos suntuosos y faraónicos.


Por poner algunos ejemplos.  Tenemos el caso del aeropuerto de Zaragoza y las relaciones de Ryanair con las instituciones aragonesas.  Parece ser que para que esa compañía opere en Zaragoza recibe subvenciones, y no son menores, son de varios millones anuales.  Resulta que entre el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza le meten una morterada de dinero que se va, cuando menos, a Irlanda y como el ciudadano Belloch no tiene un euro ha propuesto un plan de recortes (otro más) entre los que figura dejar de subvencionar a la mencionada empresa, al menos no tanto dinero.  Y eso no le gusta a Roberto Bermúdez quien habla de respeto institucional para criticar al municipio.


Pero tiene más recortes posibles.  Otro aeropuerto, el de Huesca, sin vuelos y con unos gastos fijos de una plantilla de 18 personas.  ¿Actuará con lógica y criterio y recortará este tipo de dispendios injustificados?  ¿Supone mucho para las arcas del Estado cambiar la orientación política de grandes infraestructuras que han realizado a la par los políticos del PPSOE?


Porque durante los años del despilfarro los criterios estaban claros:  Todas las ciudades españolas tenían que tener autopistas, trenes AVE, pantanos, aeropuertos, universidades, etcétera. Si no, era un fracaso político.
Tanto el PSOE como el PP desarrollaron una política del cemento, sin ningún tipo de evaluación de lo que significaba cada obra a realizar, ni su viabilidad económica posterior ni su impacto social ni medio ambiental de dichas obras.  Y sobre todo cerca de las elecciones había que inaugurar aeropuertos sin pasajeros, universidades sin alumnos, trenes sin pasajeros, autopistas en bancarrota...


En España tenemos 48 aeropuertos.  El caso del de Huesca es especialmente singular ya que cada pasajero costa a la Hacienda pública 700 euros.


Miren, en los últimos 8 años AENA, esa que ahora el amigo ZP quiere privatizar, ha invertido 16.000 millones en aeropuertos (casi nada) argumentando que el número de pasajeros pasaría de los 165 millones de 2008 a 311 millones en el año 2020. Sin embargo, las pérdidas que presenta Aena, en 2009, son de 468 millones de euros.  Y es que los expertos consideran que, para que un aeropuerto sea rentable, es necesario un tránsito de cuatro millones de pasajeros anuales. Solo quince aeropuertos superan los tres millones de pasajeros en el año 2009.


Y la respuesta privada no resulta convincente: tenemos tres, en Ciudad Real, en Murcia y en Castellón. El caso del de Ciudad Real tiene mucho que ver con la quiebra de la Caja Castilla-La Mancha (daba servicio a una especie de Gran Scala a lo manchego), caja que tuvo que ser rescatada con más dinero público.


Pero volvamos la vista al AVE.  España es el país con más kilómetros de Alta Velocidad con menor número de pasajeros del mundo.  El presupuesto del AVE ronda los 97.000 millones de euros (como el rescate a Grecia, más o menos) y sin embargo contamos con una pésima infraestructura de ferrocarril convencional, de cercanías y de mercancías.  Imaginen tan sólo que esa inversión hubiese ido a los cercanías: ¿imaginan como se hubiera resuelto el problema del tráfico en las grandes ciudades?  O en las mercancías.  O en la reapertura del Canfranc.


Mientras un kilómetro de ferrocarril cuesta tres millones de euros, el kilómetro de AVE ronda entre los 12 y los 35 millones según la orografía.



El AVE español es el mayor desastre económico en el último siglo y supone una carga insoportable para los presupuestos actuales y futuros del Estado. ¿Por qué? Los ingresos que se obtienen por la venta de billetes no llegan a cubrir un tercio del coste real del billete, así que los dos tercios restantes van a cuenta de los presupuesto del Estado. Por cada euro que paga el viajero del AVE, significa que el Estado añade dos más. ¿Es el AVE sostenible económicamente?¿Es de justicia social el AVE? Paremos ya los trenes AVE, pues hacen peligrar nuestro futuro.
Según los estudios de la Unión Europea, la alta velocidad no es rentable por debajo de los nueve millones de pasajeros anuales por línea. El recorrido más utilizado en España es el de Madrid-Barcelona, que en el año 2009 llegó sólo a los 5.3 millones de pasajeros.
En definitiva, hay recortes para hacer, y muchos, pero nos tememos que los gobernantes del PPSOE no los harán en esa línea, se conformarán con gestos de cara a la galería como el de los altos cargos (lo que está bien) pero el grueso de los recortes irán al apartado social, unos diciendo que hay que privatizar y otros privatizando sin decirlo.


3 comentarios:

Craso Longino dijo...

Ni un hogar sin lumbre, ni un español sin pan, ni un pueblo sin AVE...

hemithecomix dijo...

Mucho me temo que los recortes recaerán siempre entre ciudadanos y funcionarios,Huesca es de mucho aparentar y eso no parece que se mitigue con la crisis.

Digo lo de aparentar por el enorme gasto en adecuar un pequeño aeródromo para que aterricen aviones mayores y así llamarlo aeropuerto, pero sin que haya un proyecto claro sobre qué beneficios reportará. Y ahí lo tenemos como una enorme autoescuela con pocos clientes y además chinos, que no gastan ni bromas.

En cuanto al AVE mejor ni hablar, bastante despropósito es, para que ademas lo critique. Y lo mejor es que hay proyectos donde se elimina el mayor factor de gasto que es el tendido de vías, que nadie se extrañe que ocurra en un futuro la eliminación de las vías.
Es de reír por no llorar.

Anónimo dijo...

Pues sí, esperemos que desaparezcan ya bastantes aeropuertos, y aves, y no sólo aves sino también líneas convencionales y estaciones en las líneas que queden. Y peaje en las autovías ya.