Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

jueves, 29 de septiembre de 2011

Lotería, lotería.

Ya se nota que el PP ya está gobernando. Y es que el PP no quería de ninguna de las maneras que el 30% de Lotería saliera a bolsa antes de su llegada al poder (seguramente porque ellos tienen la intención de privatizar el 100%) que si fuera por ZP y sus ministros nos vendemos hasta los sillones de cuarto de estar.

Sí, 21.000 millones espera obtener de la venta de Loterías del Estado para poder continuar con sus políticas de ajuste y recortes pero los mercaderes (intermediarios) bursátiles le han dicho que no está el horno para bollos y que los posibles compradores (unas hermanitas de la caridad de la orden del inglés ese que tan sólo es novicio y todavía no ha hecho los votos de su orden, el del post de ayer, vamos) han dicho que 21.000 es mucho dinero, que si es verdad que la economía está tan mal y esta empresa funciona tan bien que la vendan más barata.

Claro, la sra. Salgado se la ha tenido que envainar y salir ahora con excusas de mal pagador.

¿El futuro?  Negro, no les quepa la menor duda.  El binomio PPSOE esperarán tiempos mejores para vender la Lotería en aras de una mejor gestión.  No desesperen que podemos llegar al mismo resultado de las eléctricas, con subidas de luz cada cierto tiempo y con un Estado que debe a las eléctricas más dinero que el que obtuvo por la venta de las mismas.  Tenemos la suerte de contar con excelentes gestores (todos del PPSOE) que velan por el patrimonio público que heredamos del trabajo, esfuerzo y ahorro de nuestros mayores y que ahora van a privatizar con alegría y jolgorio.

Sí, cabe la posibilidad de una privatización completa de la Loterías del Estado y que en pocos años sea mucho más cara la apuesta y que el Estado destine partidas para evitar la quiebra.  Es lo que tiene esto del liberalismo porque ¿cómo se van a enriquecer unos cuantos (aún más) de otra manera?  Todo el mundo sabe que trabajando no así que debemos buscar fórmulas imaginativas.

Menos mal que tenemos PPSOE para años.

51 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero cómo dice usted esas cosas. Todo el mundo sabe que quien privatiza es Esperanza Aguirre, que el PSOE no privatiza nada.

Menos mal que está la UGT para pararle los pies al PP. Ya verá usted que respuesta.

Empreñador

Anónimo dijo...

En primer lugar, agradecer a Víctor C. su información sobre Niño Becerra y faceta como astrólogo y futurólogo. Tenía usted razón, Espartaco, Niño es un economista heterodoxo, ¡muy heterodoxo! Y el panorama de enconomistas en España muy lamentable para que este señor sea no ya catedrático, sino un simple maestro de escuela, y para que se le haya dado el pábulo que ha tenido. De auténtica vergüenza.

Anónimo dijo...

En cuanto a la lotería, dígame usted qué argumento tiene la izquierda para que el estado tenga una lotería. Si acaso, yo imagino que la izquierda tendría que proponer la prohibición del juego, digo yo.

El caso es que el juego es una buena fuente de ingresos para el Estado y que tiene cada vez más competencia en las casas de apuestas (que también son una buena fuente de ingresos). y por eso cuanto antes se privatice mejor porque, cuanto más se tarde, menos valdrá.

Pero lo que sigo sin entender es por qué piensan ustedes que el Estado tiene que tener una lotería. ¿Qué función social cumple el juego en España?

Víctor C. dijo...

Señor Anónimo, ciertamente a mí me “chocó” su faceta (la de Niño), como astrólogo. No obstante, fácilmente podemos incurrir en la falacia ad hominem, pues sus argumentos basados en las ciencias económicas no pueden ser invalidados basándonos en aquello a lo que él se dedica durante su tiempo libre. Sin embargo, choca que alguien que usa los razonamientos lógicos para sus predicciones económicas también se dedique a mirar a las estrellas para también hacer predicciones y además, correlacionarlas con las basadas en el razonamiento lógico. Ser una persona que se dedica a las predicciones económicas realizadas mediante la lógica y las matemáticas contrasta fuertemente con el hecho de también dedicarse a mirar los planetas para predecir el futuro, diferente sería que su otra actividad fuera, por ejemplo, tocar un instrumento o hacer senderismo.

Espartaco dijo...

La función social de la lotería en España es la misma que la del impuesto especial que tienen las bebidas alcohólicas: dotar de ingresos al Estado para pagar escuelas y hospitales. Es fácil de entender.

Anónimo dijo...

Señor Víctor, pero es que Niño Becerra no se dedica a la futurología en su tiempo libre: es que escribe articulos donde basa sus juicios sobre economía en la conjunción de las estrellas, y por lo tanto lo que queda en entredicho es la validez de los juicios. Aparte del tal Becerra como intelectual, que está como un cencerro. Las pintas de gremlin no son casualidad, son intencionadas.

Sr. Espartaco, los impuestos los pagarán las loterías privatizadas igual, como los pagan las casa de juego, las bebidas alcohólicas o la once. Yo, como le digo, entendería que ustedes, los de izquierdas, me dijeran que el dinero huele y que es inmoral cobrar impuestos y permitir el juego. Lo que no entiendo es que quieran loterías públicas. ¿qué quieren también, destilerías públicas?

Víctor C. dijo...

Señor anónimo, en realidad da igual que sea en su tiempo libre o no. Sé, porque lo he leído, que da conferencias de astrología, que supongo que cobrará dinero por ello, y de ser así, dejaría de ser un afición para pasar a ser una profesión. Sin embargo yo, no sé usted, no tengo constancia de que "El Niño" Becerra base sus predicciones económicas en la astrología, sí parece que ha llegado a correlacionar estudios económicos basados en la lógica matemática con los basados en la astrología, correlación que no invalidaría el estudio basado en la lógica matemática, pues de intentar invalidarlo estaríamos incurriendo en la forma Ad Hominem. Si usted tiene constancia de que Becerra basa sus predicciones económicas en lo que dices los planetas, entonces estaríamos, efectivamente, frente a un "cientificista", una especie de Tristán Braker (por cierto, una imagen muy parecida la de ambos).

No obstante, yo insisto en que las ocupaciones dedicadas a las ciencias económicas y las dedicadas a la astrología son, a mi entender, incompatibles.

Anónimo dijo...

Pero señor Víctor, si lo que yo le digo lo estoy leyendo en el artículo de Becerra que usted nos descrubrió.... constancia la que usted nos ha dado, ésta:
http://circuloatenea.blogspot.com/2008/07/el-gran-crash-2011.html

Víctor C. dijo...

Sí, yo he dado esa información, efectivamente, pero ahí lo que se hace es una correlación entre el estudio económico y la lectura de lo que hipotéticamente los planetas dicen. Esa correlación no invalida el estudio económico. Otra cosa es que este "Niño" se basara únicamente en las estrellas.

Dese usted cuenta que en esa conferencia, quien da las informaciones astrológicas es Inma Fernández (astróloga) y quien ve correlación entre las prediciones astrológicas con las de los estudios económicos es Becerra (Economista). Observe los asteriscos. Es decir, al parecer es una conferencia para correlacionar lo racional con lo que los planetas dicen, lo que no hace que lo racional quede invalidado. Por tanto, seguimos sin tener constancia de que este "Niño" se base en las estrellas para sus prediccones, sólo lo correlaciona.

Pero, repito, sí me parece que son dos dedicaciones incompatibles.

Espartaco dijo...

Más allá de que le paguen por escribir regularmente en prensa especializada en economía o en bolsa, más allá de su cátedra o de su curriculum laboral el debate sobre Niño Becerra es coger el rábano por las hojas. ¿Predijo una crisis como economista? ¿Son acertados sus análisis como economista? A mí, si lleva enaguas o calzoncillos largos no me afecta para lo esencial. El señor anónimo, hay que reconocerlo, conoce los métodos de los demagogos clásicos y sabe desviar la atención sobre el fondo, como por el ejemplo el tema de este post, la privatización de las loterías.

El señor anónimo es partidario de privatizarlas, como bien ha dicho y el único argumento que oferta es uno de carácter moral (la licitud del juego o no) ya que el tema de los impuestos, como todo el mundo sabe, los recauda el Estado de los beneficios, es decir, una parte de los beneficios.

Su postura es clara: recoger una parte de los beneficios vía impuestos en vez de recoger todos los beneficios.

Y es una postura lícita y además comunmente aceptada por todos aquellos que apuestan por la desaparición del Estado de la esfera económica, es decir por los que llevan aplicando la política económica mundial desde los años 80 que nos ha traído a esta crisis que según él no existe porque la predijo Niño Becerra.

Víctor C. dijo...

Así es Espartaco, nos hemos desviado del tema del Post principal, pero por alusiones en este post he intervenido en el debate sobre Becerra, debate que se había generado en el anterior Post.

Anónimo dijo...

Sr. Víctor, es usted un lector muy, muy fino. ale, le doy la razón: el sr. Becerra pasaba por allí y lo importó firmar que, casualidades de la vida, todo coincidía, y como él es muy generoso no le importó poner su firma, sin que además tuviera nada que ver con ello el que "en su tiempo libre" se dedique a hacer cartas astrales. Vale.

No, Sr. Espartaco, yo no he dicho que el argumento para que el Estado se deshaga de las loterías sea el moral, yo he dicho que ese sería el argumento de la izquierda. El mío es que el Estado no tiene que mantener ninguna ocupación que no sea la de mantener los derechos de los ciudadanos, que son los que marca la constitución: educación, sanidad, ¡vivienda!, justicia, ejército, etc. etc. Y ahí no están las apuestas, no señor. Y ya puestos, tampoco estaría de acuerdo en que se pongan más impuestos al juego que a otras actividades.

La lotería es la bolsa de valores de los tontos. El que quiera jugarse su dinero que se lo juegue pero, ¿qué papel juega el estado en eso?

MENTA dijo...

Anónimo,
dice:"El mío es que el Estado no tiene que mantener ninguna ocupación que no sea la de mantener los derechos de los ciudadanos, que son los que marca la constitución: educación, sanidad, ¡vivienda!, justicia, ejército, etc. etc".

Yo con eso me daría conm un canto en los dientes, claro ahora hay que financiarlo.

Espartaco dijo...

Señor anónimo, todo eso está muy bien si su premisa de partida fuese correcta, lo que debe hacer la izquierda sin embargo la realidad es otra, al igual que pasa con la economía: ustedes dicen que el mercado no debe estar regulado pero la realidad nos dice que eso conduce a crisis. Usted dice lo que debe hacer o de donde debe partir la izquierda pero le pasa como con la economía: la realidad es tozuda y no se adecua a sus premisas, es distinta.

hemithecomix dijo...

No entiendo muy bien lo que comenta el Sr anónimo sobre porqué tiene el estado loterías a su nombre, no recuerdo que la legislación española prohíba el juego, el tabaco, el alcohol, etc etc.
Es totalmente licito y normal que para conseguir más dinero para las arcas publicas que el estado aproveche todos los recursos a su alcance.
No dejan de ser las reglas con las que jugamos todos, a mi nadie me obliga a beber, fumar o jugar a la lotería, esa es decisión mía.

Más me preocupa el que se tengan que privatizar tantas empresas que gestiona el estado y que, no hay que olvidarlo, sus beneficios revierten en el país. Y da lo mismo quién las privatice, quien realmente termina pagando la mala gestión es la ciudadanía y no soluciona nada el "tuya, mía" entre PP y PSOE, ya debería ser hora para que estos dos nos dieran una lección de responsabilidad y unieran fuerzas pensando solo en el bien del país. Al menos hasta que esto mejore. ¿Soñar?... Soñar aún es gratis.

Víctor C. dijo...

Señor anónimo,

Es que no le queda más opción que estar de acuerdo con lo que digo, de lo contrario estaría incurriendo en la forma ad hominem.

Yo ya le he dicho que la astrología y las ciencias económicas me parecen ocupaciones incompatibles y que no me parece nada serio correlacionar ambos estudios, me parece si cabe irrisorio. Pero si nosotros queremos ser también serios, no podemos hacer uso de falacias lógicas e intentar con ello tratar de invalidar un estudio económico debido a que el economista que lo ha hecho, posteriormente correlacione sus estudios con estudios astrológicos hechos por una astróloga. Es decir,no podemos invalidar un estudio económico porque el economista que lo ha realizado vaya a una conferencia de astrología para que se vean ciertas coincidencias entre su estudio, basado en las ciencias económicas, y el estudio realizado por Inma Fernández, basado en la astrología.

Que Niño Becerra me parezca poco serio debido a estas cosas, sí. Que Niño Becerra base sus estudios en mancias por asistir a una conferencia de astrología y allí observar coincidencias entre lo que el dice y lo que dice una astróloga, NO.

Anónimo dijo...

Vale, Sr. Víctor: "Daremos al problema judío una solución final". Goebbels. Goebbles era un Doctor en sociología (o en historia, no recuerdo) que esbozó una teoría sobre un posible futuro del pueblo judío que tiene poco que ver con lo que pasó después, le malinterpretaron, y además esa malinterpretación no nos dice nada sobre su cualidad intelectual, aunque estaremos todos de acuerdo en que era mala gente, pero de ahí a acusarle de genocida... qué lecturas más bastas y malintencionadas se hacen por ahí, oiga. Ad hominem, como era mala gente van a por él...

Yo no creo que los mercados tengan que estar desregulados. De hecho, no lo están. Y además pienso, como muchos en la derecha, que deberían estarlo más.

Yo lo que digo es que si el estado tiene una lotería lo mismo podría tener una cadena de discotecas. Eso pasaba en los países comunistas. Y yo creo que eso no debe ser así, con independencia de que el estado siga cobrando impuestos a jugadores y discotequeros. Y en esto, obviamente, soy de derechas. Y creo que la mayoría de la población estará conmigo: antes que echar a maestros y a médicos a la calle es prioritario deshacerse de cosas como la lotería (o aramón, o el circuito de alcañiz, y otras empresas públicas que tal y como están gestionadas son deficitarias)

Espartaco dijo...

Que usted es de derechas nadie lo pone en duda, lo ha manifestado muchas veces diciendo que unas veces vota al PSOE y otras al PP.

Distinta es la opinión que (según encuestas) tiene la población sobre la venta de cosas públicas que dan recursos al Estado. En eso usted está en minoría ya que la gente tiene sentido común y sabe que para poder pagar maestros y médicos necesita recursos y esos recursos vienen, entre otros lugares, de las loterías. Si se las venden ahora para pagar la deuda luego no hay dinero para pagar médicos y maestros.

Un saludo

Víctor C. dijo...

Señor anónimo,

¿Qué es lo que quiere decir con eso? Es decir, ¿lo que dice en su último comentario hace que decir que Niño Becerra no es fiable en sus prediciones económicas por relacionarse con actividades astrológicas no es incurrir en la forma ad hominem?

Anónimo dijo...

Sr. Víctor: no leo más allá del segundo párrafo del artículo de Niño, que si no me da la risa:
"Entre 1928 y 2052 se da, pasando por diferentes fases, el sextil Neptuno-Plutón; un aspecto que representa, en sí mismo, un tiempo favorecedor para la supervivencia y para la evolución socioeconómica (Plutón) a través de los apoyos sociales (Neptuno) derivados del sextil y que se manifiesta en lo que coloquialmente es conocido como Estado de Bienestar"

Yo entiendo que dice lo siguiente: el sextil nosequántos favorece la evolución socioeconómica y los apoyos sociales al estado del bienestar.

Yo defino esto como: econosocioastrología. Y además lo defino como majadería.

Y en su libro "El crash de 2010" Niño no utilizó estos argumentos, utilizó otros, pero en la mayor parte de las cosas que dijo SE EQUIVOCÓ.

Y no considero un ataque ad hominem decir que Becerra es un majadero, porque lo es quien dice majaderías. Y no fiarme de las predicciones económicas de un majadero tampoco es una descalificación ad hominem de sus argumentaciones, es puro sentido común.

Víctor C. dijo...

Señor anónimo,

A mí también me produce risa el artículo, no lo he negado y por eso fui yo quien lo trajo aquí, es algo que no me parece serio. Sin embargo, ahora usted mismo dice que en su libro “El crash de 2010” no usó argumentos astrológicos, sino otros basados en estudios de las ciencias económicas, con lo que usted reconoce que esos estudios nada tienen que ver con la astrología. Y a pesar de que se equivocará en muchas cosas o en la mayor parte de ellas, sus estudios basados en ciencias económicas no pueden ser invalidados únicamente debido a que Becerra se dedica también a la astrología. Hacerlo es hacer uso de la forma Ad Hominem.

Usted ahora dice que no considera ad hominem decir que Becerra es un majadero, y ante eso ¿qué quiere que le diga? ¿Usted pretende abrir ahora otro debate, sobre si Becerra es un majadero o no? porque eso no era lo que usted discutía conmigo, discutíamos sobre lo que hablábamos anteriormente, en donde usted invalidaba haciendo uso de la forma ad hominem los estudios económicos de Becerra sólo porque dedica parte de su tiempo a otras actividades como la astrología. El que usted ahora diga que Becerra es un majadero, insisto, ¿qué quiere que le diga? Es como si yo le digo que mi vecino es un majadero, algo que obviamente no nos hace incurrir en la falacia ad hominem, simplemente nos hace estar descalificando directamente a una persona, lo que nos hace incurrir en esa falacia , en la que usted estaba incurriendo, es desacreditar a una persona por una actividad a la que se pueda dedicar.

Anónimo dijo...

Haremos memoria: comenzó el tema porque yo dije que Becerra era un cantamañanas ya que la mayor parte de lo que predijo no se cumplió, ni de lejos. Entonces usted trajo a colación este artículo que yo desconocia y esta faceta de su saber. Yo entonces opino que razón de más para pensar que es un cantamañanas. Luego comienza el debate sobre si su faceta de astrólogo puede o no deslegitimarle como economista. para mí, sí, porque no me creo que una persona sea científíca en algunas facetas de su vida y en otras todo lo contrario, pero usted me acusa de ataques ad hominem. Yo traigo un simple párrafo en el que se ve que para Becerra astrología y economía se relacionan y por lo tanto no son facetas separadas de sus pensamiento, que es el de un majadero que dice majaderías, y concedo que aunque no empleó esos argumentos en su celebérrimo libro, lo cierto es que se equivocó. Y volvemos al principio: Becerra se equivocó, luego es un muy malo catedrático de economía, y además personalmente es un majadero y alguno de sus escritos son majaderías obvias. Y yo que no soy economista pienso que si es un majadero y algunos de sus escritos hasta yo veo que son estupideces, probablementes los escritos más técnicos que no tengo capacidad para juzgar (pero en los que se equivocó) también lo son.

Y me pregunto: ¿merece la pena perder tanto tiempo con un majadero? ¿hilar tan fino en las lecturas de una majadería? ¿leer toda la obra de un majadero manifiesto para evaluar lo poco o mucho que pueda tener de cuerdo un loco? A algunos puede que sí, a mí no, que tengo poco tiempo y una vida breve: majaderos, a un lado, y al otro personas con las credenciales suficientes para que sea probable que lo que dicen sea de provecho.

Por cierto, Espartaco no está entre estos últimos, pero es que es tan divertido y predecible....

Espartaco dijo...

Estimado Victor C. creo que tus intentos son en vano. El anónimo interlocutor, polemista de éxito, parte de un hecho básico: no hay crisis, eso es cosa de rojos y masones y como claro ejemplo de ello propone la lectura del libro de Santiago Niño Becerra que predijo una crisis en 2010 y evidentemente en 2010, como todo el mundo sabe no hubo crisis. Esa tesis sólo la mantenemos cuatro locos y algún infiltrado del KGB en las bolsas mundiales.

Sí, señor anónimo, es cierto, las predicciones sobre la crisis fueron un fiasco, nunca hubo ninguna crisis.

Víctor C. dijo...

Lo sé Espartaco, si se niega la crisis se está negando la realidad.

Señor anónimo,

Sí, yo traje esa faceta de “este Niño” porque me resulta chocante como a usted y creo que como a cualquiera. Pero lo traje únicamente a modo “chusco”, dado que es obvio que si se trata recurrir a ello para desacreditar a alguien, se incurre en la ya famosa falacia.

Usted cayó en ello, como quien cae en un cebo, y lo usó para desacreditar con más fuerza a Becerra. Pero usted ahora dice… “Yo entonces opino que razón de más para pensar que es un cantamañanas”. Y yo le pregunto ¿un cantamañanas es un mal economista? Porque ya ha comprobado que por dedicarse entre otras muchas cosas a la astrología no le invalida en el desarrollo de sus actividades o estudios economistas.

Usted dice: “no me creo que una persona sea científíca en algunas facetas de su vida y en otras todo lo contrario,” Y yo le digo que en realidad es una incongruencia como yo mismo he venido diciendo, son actividades incompatibles, pero que no hace que una invalide a la otra. En la historia ha habido científicos con parecidas incongruencias, como fue Severo Ochoa, un científico absolutamente creyente, lo que no hacía desacreditar sus estudios científicos. ¿Incoherencia? SÍ, ¿deslegitimación? NO.

Por otra parte, Becerra correlaciona sus estudios económicos con los estudios astrológicos de otra persona, al observar coincidencias en ambas predicciones, pero eso no indica, como usted quiere hacernos creer, que Becerra basa sus estudios económicos en la astrología, de hecho , usted sigue afirmando que Becerra no hace uso de la astrología en sus libros. Y el que se equivocara en algunas o muchas de sus predicciones, puede darnos pie para poner en tela de juicio su buena profesionalidad, pero lo que no podemos es usar su faceta como astrólogo para dar más fuerza a nuestra postura, lo que le hace incurrir en ad hominem.

El tema es bien sencillo Señor anónimo, no es tan difícil de ver. Estamos discutiendo sólo qué es y cuándo se incurre en la forma ad hominem, no el que Becerra sea o no un majadero, cosa en lo que podríamos o no estar de acuerdo. Pero el que fuera un majadero como economista no sería debido a que otra de sus facetas es la astrología, cosa con lo que usted falazmente ha querido dar más fuerza a su postura.

Anónimo dijo...

Yo creo que para cualquiera que sepa leer resulta obvio. Se lo vuelvo a contar: en Niño Becerra, la astrología y la economía no ("n", "o", o sea, "no", subrayado) no son actividades separadas. No lo son. Una cosa lleva a la otra. Como queda bien, bien claro en el párrafo que le cité, la correlación de no se qué planetas lleva a que la gente desee el estado del bienestar. Eso pone. Si quiere sigo leyendo el artículo párrafo a párrafo y le explico que en ningún sitio pone que todo sea una coincidencia casual entre la economía y las estrellas, pero no creo que sea necesario porque todos sabemos leer. No es un economista que se dedica en su tiempo libre a la astrología, es un "astroeconomista". Eso de que Becerra simplemente observa que hay coincidencias entre astrología y economía lo dice usted, Becerra lo que dice es que hay causas y consecuencias.

¿Que en su libro más famoso no emplea la astrología, sólo la economía? Sí, claro, mire cuando yo voy a un restaurante tampoco empleo mis estudios de derecho, ¡pero sigo siendo abogado! y Becerra sigue siendo astroeconomista. O sea, majadero.

¿Que el ser un majadero no quiere decir que lo sea siempre, y que puede que haya escrito un libro que no sea una majadería? Es posible, pero no en este caso. La realidad es que "El crash de 2010" fue una majadería, no astrólogica sino de otro tipo, pero majadería igualmente. Yo no descalifiqué los argumentos de ese libro porque Niño fuera astroeconomista, que eso no lo sabía, sino porque se equivocó enormemente e hizo unas predicciones ridículas, además de forrarse bien el riñón con ellas.

¿Si yo me niego a leer lo que escribe un majadero lo considera usted un ataque "ad hominem"? Yo lo considero de sentido común: no tengo tiempo. Intelectualmente tampoco tengo ningún reparo. Los argumentos nunca se sostienen por sí mismos, nunca, no existe la lógica pura. En última instancia dependen de la fiabilidad de la fuente de la información. Niño Becerra no es fiable,porque es un majadero. Eso no quiere decir que alguna vez no tenga razón y acierte. Pero como majadero que es, no es fiable y por eso sus análisis no lo son (incluso cuando acierta, porque podría acertar en sus predicciones por mera suerte, quizás). y como no es fiable rechazar de plano sus argumentaciones por el mero hecho de que vienen de él no es una descalificación ad hominem, es poner en cuestión la fuente de la información, que es la base de la argumentación.

Anónimo dijo...

Y para terminar: sí, usted podría usar el mismo argumento para calificar a Severo Ochoa como majadero por ser creyente, y con él a muchísimos de nuestros mejores científicos, desde Newton hasta Einstein. No seré yo quien considere que la religión es una majadería como la astrología, pero usted está en su derecho. Ése sería otro tema.

Anónimo dijo...

Tres páginas de “El Crash de 2010”:

página 125. en 2010 se implantarán las cartillas de racionamiento para algunos productos básicos.
página 126: en 2010 tensiones entre la población autóctona y la inmigrante
página 126: en 2010 conversión de ciertos barrios en lugares vigilados en los que aislar personas no necesarias y calificadas como potencialmente conflictivas y donde llevarán una existencia marginal: campos de concentración urbanos.
Página 126: en 2010 aparición de guerrillas urbanas
página 128. Entre 2012 y 1015 “implantación de una economía de subsistencia, en la que los intercambios se reducirán a un nivel muy primario, y se recurrirá, en muchas ocasiones, al trueque.”
Página 128: en 2010 “es posible que se legalice la marihuana”

Postdata: a mí no me extraña que a muchos anti-sistema y rojillos en general estuvieran encantados con estas predicciones. ¡El final de “el sistema”!

Postdata 2: lo peor de estas predicciones no es que no se cumplieran, lo peor es que son de tal envegadura que sólo a un majadero muy, muy majadero se le puede ocurrir hacer una apuesta tan fuerte. Un auténtico iluminado, Niño Becerra. Espartaco también es muy capaz de esto.

Víctor C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor C. dijo...

El que en Niño Becerra la astrología y la economía no son actividades separadas, ¿quién lo dice? ¿usted? Cualquiera que lea ese texto , y que sepa leer, se percata de que Niño Becerra es quien da los datos económicos y que Inma Fernández es quien da los datos astrológicos, y que lo que se hace en esa conferencia es asistir a las coincidencias de las predicciones de Niño con las de Fernández. Eso es lo que se desprende de la lectura de ese texto para quien tenga un mínimo de comprensión lectora.

Podría, en un remoto caso darse el caso de que fuera como usted dice, es decir, de que Niño realmente no separara la astrología de lo económico, pero no tenemos constancia y por tanto, no nos podemos pronunciar al respecto, me resulta extraño que usted sin pruebas sí se pronuncie. Recuérdeme que usted ha estudiado derecho más veces, para que cuando tenga un caso que resolver no recurra a usted, pues no me gustaría perderlo.

Usted dice: ¿Que en su libro más famoso no emplea la astrología, sólo la economía? Sí, claro, mire cuando yo voy a un restaurante tampoco empleo mis estudios de derecho, ¡pero sigo siendo abogado! y Becerra sigue siendo astroeconomista. O sea, majadero.

Usted no hace más que incurrir en falacias lógicas, como la de decir que usted sigue siendo abogado cuando caga en el wáter. No mire, usted en ese momento es un cagador, porque no creo que esa actividad tenga nada que ver con el derecho. Pero admitamos por un momento lo que usted dice, es decir, que usted, y sólo según usted, sigue siendo abogado cuando está cagando en el wáter, entonces para usted cagar y ser abogado no son actividades separadas. O estar comiendo en un restaurante tampoco lo es.

NOTA.- Usted es abogado sólo cuando ejerce como tal, no cuando realiza otras actividades.

Continúa...

Víctor C. dijo...

Usted vuelve a insistir que Becerra escribió su libro fundamentado en bases económicas y no astrológicas, usted dice: “La realidad es que "El crash de 2010" fue una majadería, no astrólogica sino de otro tipo, pero majadería igualmente, Yo no descalifiqué los argumentos de ese libro porque Niño fuera astroeconomista, que eso no lo sabía, sino porque se equivocó enormemente e hizo unas predicciones ridículas, además de forrarse bien el riñón con ellas.
por lo que usted mismo se contradice con todo lo que anteriormente dice. Insisto, dígame quién es usted para no recurrir a usted como abogado. Porque yo no siendo abogado, hubiera ganado este caso de Niño Becerra frente a usted.

Usted ahora mea fuera del tiesto y me pregunta : “¿Si yo me niego a leer lo que escribe un majadero lo considera usted un ataque "ad hominem"?” y yo le respondo, NO, eso no lo considero un ataque ad hominem, lo que considero un ataque ad hominem porque lo es, es que alguien pueda ser desacreditado debido a una faceta que pueda realizarla cual consideramos irrisoria.

Y no, Severo Ochoa u otros grandes científicos no pueden ser considerados majaderos por esa razón, como usted sí hace debido a que usted incurre constantemente en la falacia Ad Hominem. Si existen varias facetas en una misma persona, en algunas de ellas se puede actuar como majadero, pero el que en una de esas facetas seamos un majadero no nos hace ser majaderos en el resto de facetas como usted falazmente lo cree.

Y finalmente usted dice “No existe la lógica pura”. Cómo se nota que usted no es de ciencias eh!

Sobre los datos que da al final en los que no acertó Becerra, le diré qué es ahí donde usted debería haber incidido para descalificar a Becerra y no en la ridiculez y falta de lógica, de intentar desacreditarlo debido a que otra de sus facetas es la astrología, o dar con ello más fuerza a esa desacreditación.

Anónimo dijo...

Niño Becerra, astroeconomista:
"En el 2012 entran Neptuno en Piscis y Saturno en Escorpio, iniciándose entre los dos el aspecto de trígono y comenzando ambos a hacer el sextil a Plutón en Capricornio, volviéndose, además, a dar el sextil Neptuno-Plutón. Esto representará el nacimiento de una economía de subsistencia en la que el intercambio a un nivel primario, incluso de trueque, será básico y dónde la capacidad de transformar recursos y en la que se llegue a utilizar objetos de uso cotidiano, será fundamental. Esta situación crítica aunque ya menos tensa que la sucedida en los dos años centrales de la crisis, no finalizará hasta el 2018 fecha en la que Urano, al entrar en Tauro, iniciará la fase del aspecto de trígono con Plutón en Capricornio."

Aquí pone: que cuando los planetas estén en una posición X "representará" que nace una economía de subsistencia (como sobre los planetas no tenemos ninguna influencia lo que se presume es que los planetas van a hacer que entremos en la economía de supervivencia) que durará hasta que Tauro haga nosequé con Plutón y Capricornio (de nuevo, para los que además de juntar letras saben leer, la relación es de causa-efecto, porque no puede haber otra)

Ejemplo: si un Goebbels dice "los judíos representan un peligro para el mundo" no dice que los judíos son una cosa, que además "existe un peligro en el mundo", que "judíos" y "peligro" simplemente coinciden en el espacio y en el tiempo pero no tienen nada que ver. No, Sr Víctor, no dice eso. Dice que los judíos son un peligro. Relación causa-efecto: judíos (causa) peligro (efecto). Pues lo mismo dice Niño: Planetas (causa) efecto (crisis)

Si encuentra usted el párrafo donde explica que todo esto son casualidades por favor cópielo y péguelo.

Igualmente si encuentra usted el párrafo donde dice una parte del artículo la escribe Inma Fernández y la otra Niño, y que ninguno suscribe lo que dice el otro, vamos, que simplemente han coincidido y que todo es pura casualidad, póngalo también.

Y

Víctor C. dijo...

Bueno, para empezar la denominación de “astroeconomista” se la atribuye usted y supongo que algún detractor más de Becerra. Niño Becerra estudió en la Universidad de Barcelona. En 1980 publica su tesis doctoral bajo el título La teoría general de sistemas. Es decir, de lo que tenemos constancia es de que es Economista. Usted en cambio, sin pruebas, le atribuye el calificativo de astroeconomista y además con ello intenta invalidar sus estudios en la universidad, toda una demagogia e incursión por la ya famosa falacia.
Después insiste de manera cansina en trascribir el mismo texto de ese artículo, del que no se desprende por ningún sitio que Becerra haya dado los datos astrológicos y de haberlos dado, eso no invalida sus estudios económicos en los que basa sus predicciones en sus libros.
Quien sepa leer sabe que arriba de ese texto existen unos asteriscos vinculados a Inma Fernández y a Becerra, abajo se nos da la información referida a ambos. Pero insisto, aunque Becerra fuera quien también da los datos astrológicos, eso no invalida sus trabajos económicos basados y realizados mediante su conocimiento adquirido mediante su experiencia y su paso por la universidad.
Con la comparación que hace de la frase “Los judíos representan un peligro para el mundo”, con la que quiere decirnos que en esa frase no se puede separar el sujeto de un complemento como no se puede separar en Becerra la astrología de la economía, usted se ha lucido, eso ya es para nota. Está ahora comparando la sintaxis de una frase con la dedicación que una misma persona le da a dos facetas, lo dicho, de nota. Espero que usted no haga estas cosas en un juicio ante un juez.

Consejo: Descalifique a Becerra como economista por sus errores y sus equivocaciones en sus predicciones hechas mediante su conocimiento economista, no insista en la rediculez de hacerlo por tener otra faceta que para muchos nos resulta irrisoria. No caiga en falacias.

Anónimo dijo...

"Después insiste de manera cansina en trascribir el mismo texto de ese artículo,"
No, no es el mismo texto, son dos párrafos distintos, y si quiere sigo con todos los demás.
"del que no se desprende por ningún sitio que Becerra haya dado los datos astrológicos"
Firma el artículo un tal Santiago Niño Becerra.
"aunque Becerra fuera quien también da los datos astrológicos, eso no invalida sus trabajos económicos basados y realizados mediante su conocimiento adquirido mediante su experiencia y su paso por la universidad."
Sus títulos y experiencia son un aval pero no lo son todo. Su majadería es evidente y eso me lleva a dudar de la calidad de la universidad que alberga y titula al Sr. becerra

"Con la comparación que hace de la frase “Los judíos representan un peligro para el mundo”, con la que quiere decirnos que en esa frase no se puede separar el sujeto de un complemento como no se puede separar en Becerra la astrología de la economía, usted se ha lucido, eso ya es para nota. Está ahora comparando la sintaxis de una frase con la dedicación que una misma persona le da a dos facetas, lo dicho, de nota. Espero que usted no haga estas cosas en un juicio ante un juez."

le voy a explicar el ejemplo. la frase "los judíos representan un problema" quiere decir "los judíos son la causa de un problema". La frase de Becerra, "En el 2012 entran Neptuno en Piscis y Saturno en Escorpio, iniciándose entre los dos el aspecto de trígono y comenzando ambos a hacer el sextil a Plutón en Capricornio, volviéndose, además, a dar el sextil Neptuno-Plutón. Esto representará el nacimiento de una economía de subsistencia en la que el intercambio a un nivel primario" quiere decir en lenguaje simple "En 2012 la conjunción de los planetas tal y tal causará el nacimiento de una economía de subsistencia tal y tal". Eso es mezclar la astrología con la economía en una relación de causa y efecto y eso lo firma Becerra.

Consejo: creo que ni entiende las cosas que escribe Becerra ni entiende lo que yo escribo, y no será por falta de entendederas sino por falta de voluntad, porque se empeña usted en defender lo indefendible. Claro, el problema que tiene la escritura y la lectura es que siempre es interpretable y ninguna interpretación tiene por qué ser la correcta. Por eso pienso también que convencerle a usted de que no haga lecturas muy, muy particulares de lo que dice o deja de escribir Becerra (cuando no le gusta lo que pone se imagina usted que lo ha escrito la otra persona y que Becerra no ha participado) es inútil.

Pero el debate me parece interesante por un motivo: hay que ver la influencia que se le dio a este hombre, y la credulidad con la que muchos le siguieron. Qué pena de sociedad, qué pena de cultura.

Víctor C. dijo...

Señor anónimo, yo no tengo ningún interés en defender a Niño Becerra, de hecho si hubiera sido así no hubiera sido yo quien hubiera traído aquí su faceta vinculada con la astrología, la cual me parece irrisoria. Para mí Niño Becerra no es ningún oráculo. El debate que aquí se ha generado ha sido debido a su incursión, la de usted, por la argumentación Ad Hominem, no en defensa de Niño. Usted cayó en el cebo de desacreditar a Niño debido a su faceta vinculada a la astrología, y eso es lo que yo le he refutado, me hubiera dado igual que fuera Niño o perico el de los palotes.

El que se den causas basadas en la astrología, que serían las que darían lugar (según los astrólogos) a unos efectos económicos en un congreso de astrología, y que uno de los firmantes sea Niño Becerra, eso no invalida sus estudios económicos basados en las ciencias económicas, usted mismo en reiteradas ocasiones ha dicho que Niño no usó la astrología en sus libros. Por lo tanto, lo que Niño dice en sus libros puede ser invalidado mediante otros razonamientos, pero nunca mediante la falacia que resulta de desacreditar a una persona porque además de realizar un estudio basado en ciencias económicas, lo haya también querido realizar basándose en los planetas. Presiento que no está aprendiendo aún qué es una argumentación ad hominem y por tanto no cesará usted de incurrir en esta falacia.


Si usted quiere criticamos a Becerra por sus pocos aciertos en sus predicciones, las cuales fueron basadas en las ciencias económicas, ya le he dicho que yo no tengo interés en defender a Niño, pero no pretenda hacer el ridículo haciendo uso de falacias lógicas para desacreditarlo, de ese modo no contará conmigo.

Usted vuelve a incurrir en otra falacia al considerar que yo simpatizo con Becerra, y le puedo asegurar que es prácticamente todo lo contrario, pero yo al no ser un sectario como usted, o al menos no tan sectario (todos en cierto modo lo somos), me he dedicado a refutarle su argumento ad hominem, importándome poco si contra quien usted atacaba ad hominem era a Becerra o a perico el de los palotes.

Voy a tenerle que desacreditar como abogado, caballero, pues atiendo a su argumentación, al atacar no con pruebas, sino con lo que usted cree o deja de creer. Insisto, no use estas cosas en un juicio ante un juez.

Nota.- Me gustará saber qué piensa de mi último párrafo, en función de lo que usted piense se podrán derivar determinadas argumentaciones por mi parte.

Anónimo dijo...

No pensaba contestar ya a nada, pero puesto que me pide que conteste al último párrafo, aprovecho también para contestar al primero:
- respecto a la acusación de que descalifico los argumentos (económicos) de Niño con ataques ad hominem le digo lo que ya le he contestado antes: puesto que Niño es un majadero no tiene ninguna credibilidad, los argumentos se basan en datos y los datos necesitan fuentes fiables y contrastadas, Niño-majadero no es una fuente fiable y contrastada por lo tanto sus argumentos no son para mí dignos de tener en consideración. ¿eso es un ataque ad hominem? Califíquelo usted como quiera. Para mí, su acusación contra mí de atacar "ad hominem" a Niño es una manera de desviar la atención de los datos incontrovertibles: Niño es un majadero y tanto como astrólogo, como economista y como combinación de ambas cosas se equivocó, que es lo que casi siempre les pasa a los majaderos.


- Verá, si usted va a un abogado que tiene fama de chorizo lo probable será que le robe en la minuta. Si va a un médico alcohólico lo probable será que le atienda bebido. Y si contrata a un albañil con fama de chapucero será probable que le haga una chapuza. Claro, no siempre, no siempre el abogado roba, ni el médico bebe, etc. Ni el economista es un majadero todo el tiempo. Pero lo probable es que el chorizo robe y el tonto diga tontadas. Si descalificamos su trabajo "a priori" y no confiamos en ellos no estamos haciendo ataques "ad hominem", usamos el sentido común. Y si además después comprobamos que el sentido común no ha fallado y que el majadero ha dicho majaderías, no estamos haciendo ningún descubrimiento periodístico, simplemente ha pasado lo que muy probablemente tenía que pasar.


- Respecto a su último párrafo le diré que la opinión que tenga usted de mí o de lo que yo deba o no hacer en un juicio es suya y no pienso nada al respecto, no me atañe en nada. ¿por qué tendría que provocarme ningún pensamiento la opinión que tenga usted de mí? usted es un anónimo y yo soy otro, somos nadie, y las opiniones de nadie son nada. Para que yo tuviera en cuenta su opinión tendría que saber 1) cuánto sabe usted de abogados, jueces, procesos, de lo que un juez puede tener en cuenta o no y 2) cuánto sabe usted de mí (que es casi nada). En función de esa información valoraría si su consejo me merece la pena una reflexión o no.

Víctor C. dijo...

Usted dice: puesto que Niño es un majadero no tiene ninguna credibilidad, los argumentos se basan en datos y los datos necesitan fuentes fiables y contrastadas, Niño-majadero no es una fuente fiable y contrastada por lo tanto sus argumentos no son PARA MÍ dignos de tener en consideración. ¿eso es un ataque ad hominem?

Sí, eso es un argumento ad hominem cuando usted se basa en una de las facetas de Becerra para desacreditar sus conocimientos como economista, habiendo él realizado estudios universitarios sobre economía. La consideración que usted da a Niño como una persona majadera es creencia suya y consideración suya, no basada en nada más que en su propia consideración, por lo tanto nada a tener en cuenta y menos si para ello se está basando en argumentos ad hominem.

Y ahora pasemos a lo que usted pensaba de mi último párrafo que tiene mucho que ver con lo que acabo de decir.

Usted dice: - Respecto a su último párrafo le diré que la opinión que tenga usted de mí o de lo que yo deba o no hacer en un juicio es suya y no pienso nada al respecto, no me atañe en nada. ¿por qué tendría que provocarme ningún pensamiento la opinión que tenga usted de mí? usted es un anónimo y yo soy otro, somos nadie, y las opiniones de nadie son nada. Para que yo tuviera en cuenta su opinión tendría que saber 1) cuánto sabe usted de abogados, jueces, procesos, de lo que un juez puede tener en cuenta o no y 2) cuánto sabe usted de mí (que es casi nada). En función de esa información valoraría si su consejo me merece la pena una reflexión o no.

Esta es una de las posibles contestaciones que esperaba. Esperaba también otras que hubieran hecho más difícil mi posible réplica, pero la que usted ha dado me lo pone “a huevo”, es precisamente la que deseaba que diese, es como haber conseguido que usted caiga en la trampa. Veamos, usted es un anónimo, como usted mismo dice y en consecuencia es usted nadie, y las opiniones de nadie son nada. Éstas son palabras suyas. Para que alguien tuviera en cuenta su opinión sobre Becerra 1) tendríamos que saber cuánto sabe usted de economistas, sistemas económicos, y qué conocimiento tiene usted de economía y 2) Cuánto sabe usted de Becerra, que no sea lo que viene en Wikipedia. En función de esa información valoraría si su consideración sobre Becerra merece la pena tener la en cuenta. El punto 2) es del que más puede saber sobre Becerra pero el menos influyente para hacer consideraciones sobre sus conocimientos económicos., pero del punto 1) no sabemos nada sobre lo que usted sabe de economía. Por lo tanto, usted hace consideraciones sobre Becerra de manera subjetiva y sin rigor alguno. Usted puede opinar sobre Becerra pero lo que usted diga no lo podemos tener en cuenta, debido a que usted es un anónimo, y debido a todo lo demás que se ha expuesto.

Usted mismo se ha contradicho al intentar invalidarme a mí para hacer consideraciones sobre usted, o al menos, al restar importancia a lo que yo pueda pensar sobre su profesionalidad, dado que usted se invalida automáticamente para ser consideraciones sobre los estudios de Becerra, a pesar de que éste haya podido equivocarse en ciertas prediciones.

Gracias por tanto, por contestarse a sí mismo y facilitarme las cosas.

Víctor C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

"Sí, eso es un argumento ad hominem cuando usted se basa en una de las facetas de Becerra para desacreditar sus conocimientos como economista, habiendo él realizado estudios universitarios sobre economía."
Por tercera o cuarta vez, Sr. Víctor, el Sr. becerra no tiene dos facetas, tiene una,y él mismo las puesto en común. El NO PIENSA, NO PIENSA que la economía y la astrología no tienen nada que ver, y eso lo descalifica totalmente como economista (quizás como astrólogo no, vaya usted a saber) tenga los títulos que tenga. El único que pretende que ambas facetas están separadas en el pensamiento de Becerra es usted, y eso ya hemos quedado que no tiene defensa posible, a la vista de lo que ponen los textos de Niño Becerra.

Y no me hace falta saber nada de astrología ni de economía para descalificar a alguien que piense que los planetas tienen algo que ver con el desarrollo del estado del bienestar. No voy a entrar a discutir si sé o no sé de astrología, porque no me voy a poner a ese nivel. Como no discutiré con nadie si sé o no sé de vacas si alguien me dice que las vacas vuelan. A ese nivel la opinión de un anónimo no necesita ninguna cualificación.


En cuanto a la trampa que me quería tender, se veía venir. Y le contesto:
- mis opiniones, que son las de un anónimo, no tienen más valor que el que usted le quiera dar.
- yo no le descalifico a usted por lo que piense de mí. le aplico el mismo principio que tienen las mías, son opiniones cuyo valor ni siquiera entro a juzgar.

Pero mi caso, y el suyo, es distinto del de Becerra, por lo siguiente: Becerra es un alto funcionario público, catedrático de una universidad pública, licenciado en otra, que vive de nuestros impuestos. Y esos títulos, que no son de su posesión, sino que son licencias del Estado para practicar una profesión y, en su caso, la docencia al máximo nivel, le obligan. Le obligan a que, cuando publica como "catedrático de economía", como es el caso, sus publicaciones no sean majaderías. Le obligan porque su influencia, gracias a las facultades que le ha conferido el Estado, es muy grande. Cuando Becerra firma cualquier libro o artículo como catedrático de economía de una universidad pública está poniendo en juego sobre la mesa la garantía de nuestro sistema educativo al máximo nivel. Por eso yo tomo en consideración lo que dice Niño (y no lo que opina usted), porque Niño tiene autoridad y usted (o yo) no y por eso le critico duramente. Y además encontraría lógico que la universidad le retirara, al menos, de la docencia y de la condición de catedrático. Ésta es la diferencia entre usted, yo, y Niño: que sus opiniones y las mías son irrelevantes, pero las de Niño están avaladas indirectamente por el Estado y pagadas con fondos públicos.

Y, si además de decir majaderías con el marchamo de catedrático de la universidad pública las vende en libros o en apariciones en los medios, yo creo que podría considerarse un caso de estafa.

Por último, ya que se ha llegado a este punto en un debate tan tonto y para comprobar si realmente el sr. Becerra es un economista que merezca la pena leer cuando no escribe de astroeconomía me he documentado, tengo el libro "El Crash de 2010" aquí delante, yo fui uno de los tontos que lo compró (si hubiera sabido que era astroeconomista no lo hubiera comprado), esta mañana ya le he citado lo que pone entre las páginas 125 y 128, si quiere le doy más citas. Ya no me baso sólo en lo que pone en la Wikipedia. Para que vea que sí, que sí que sé de primera mano.

Por cierto, el libro está publicado en el último cuarto de 2009, un año después de la caída de Lehman Brothers, ya un año dentro de la recesión. Una buena parte del libro se dedica a analizar todo lo que había pasado en 2008 y 2009. Así que no predijo la crisis: sólo predijo lo que sucedería a partir de 2010. Y se equivocó.

Anónimo dijo...

Y, una pregunta: ¿qué es lo que se está discutiendo aquí?
- queda claro que Sr. Becerra es un majadero
- queda claro que sus análisis y predicciones se equivocó, eso lo ha demostrado la historia, ni admite argumentación.

Entonces, ¿qué es lo que me está discutiendo, Sr. Víctor? ¿En qué no está usted de acuerdo conmigo sobre el Sr. becerra, sus locuras y sus teorías?

Porque si lo que pretende demostrar es que mis opiniones no tienen ningún valor ya le digo: tienen el que usted quiera darle.

A mí lo que realmente me resulta interesante de esto es comprobar hasta dónde pueden llegar algunos para salvar lo insalvable, una parte desconocida de los análisis de un tipo que (dice Espartaco, no yo) puede que sea algo de izquierdas. Y lo callados que están otros, como Espartaco, que cuando ha leído el texto astroeconómico de Niño ha dicho "tierra trágame" y lo ha borrado de su lista de contactos.

Víctor C. dijo...

Usted ahora dice que Becerra tiene una única faceta y que no separa la astrología de la economía, ¿entonces por qué usted ha dicho en reiteradas ocasiones a lo largo de este debate que sus libros no están escritos con bases astrológicas?

Veamos lo que usted mismo ha dicho:

-
- ¿Que en su libro más famoso no emplea la astrología, sólo la economía? Sí

- Y en su libro "El crash de 2010" Niño no utilizó estos argumentos (los astrológicos), utilizó otros.

- y concedo que aunque no empleó esos argumentos (los astrológicos) en su celebérrimo libro, lo cierto es que se equivocó.



Usted dice: “Y no me hace falta saber nada de astrología ni de economía para descalificar a alguien que piense que los planetas tienen algo que ver con el desarrollo del estado del bienestar”. Claro usted podrá descalificar a alguien por esa razón, llamarle cantamañanas, pero no mal economista, pues usted carece de bases sólidas en su argumentación para afirmar tal cosa, de hacerlo incurriría en argumentación ad hominem, una falacia que aún usted no aprendió en qué consiste y por eso sigue incurriendo en ella. Usted puede considerar mal economista a Becerra debido a sus errores en las predicciones basadas en sus estudios económicos, pero no lo puede considerar mal economista debido a que a su vez una de sus facetas sea la astrología.

En cuanto a la trampa que le tendí, usted dice que se veía venir… curioso, la vio venir pero cayó en ella.

Usted dice: “mis opiniones, que son las de un anónimo, no tienen más valor que el que usted le quiera dar.” ¿Entonces por qué debate conmigo? según esa afirmación si yo digo que sus opiniones respecto a Becerra no tienen ningún valor, entonces estoy en lo cierto, porque atendiendo a lo que usted dice, sus opiniones no tienen más valor que las que yo las quiera dar.

continúa...

Víctor C. dijo...

Da igual lo que sea Becerra, si un alto cargo o su vecino, cualquiera puede entrar a valorar el trabajo de otros siempre fundamentándose en la lógica y en bases sólidas y nunca en falacias lógicas, con independencia de a quién se le va a criticar su trabajo. Por supuesto que usted, a pesar de ser anónimo puede ser criticado por mí, dado que usted se ha presentado como abogado y en consecuencia, y en función de su uso de la lógica yo puedo criticarle a usted y poner en tela de juicio su profesionalidad, de la misma manera que usted lo puede hacer de becerra o de su vecino, lo que usted ni yo podemos hacer es desacreditar la profesionalidad de alguien argumentado ad hominem. Yo no puedo decir que usted es un mal abogado porque yo supiera, por ejemplo, que una de sus facetas, además de la de abogado, es la de robar (hurtar) en supermercados, un hecho incompatible con las leyes, de desacreditarle por ese motivo yo estaría argumentando ad hominem, al igual que usted hace con Becerra. Pero usted sí puede ser enjuiciado por mí como abogado por haberle sorprendido en una reiterado mal uso de la lógica y de su reiterada incursión por falacias, por realizar comparaciones inconexas y por pronunciarse sin pruebas, cualidades necesarias para ejercer óptimamente su profesión, al igual que usted puede enjuiciar a Becerra por su equivocaciones o mala praxis si la hubiere, en sus estudios económicos para realizar sus predicciones. Y en realidad todo ello sin que usted necesite amplios conocimientos en economía ni yo en derecho. En el anterior comentario, usted fue sorprendido en una grave contradicción.

Usted me pregunta: Entonces, ¿qué es lo que me está discutiendo, Sr. Víctor? ¿En qué no está usted de acuerdo conmigo sobre el Sr. becerra, sus locuras y sus teorías?

Obviamente no estoy de acuerdo en que desacredite a una persona atacando ad hominem, qué es lo que usted ha hecho desde que yo traje aquí su otra faceta, la cual me parece irrisoria. Le he insistido en que ataque a Becerra por sus trabajos económicos, no por sus otras facetas.

Usted acusa a Becerra de que sus publicaciones son majaderías, y yo le he preguntado con insistencia que si tiene usted pruebas que demuestren esas majaderías. Usted se basa en decir que es un astroeconomista, y esa calificación se la da únicamente usted y algunos detractores más de Becerra. Yo insisto en que no me mueve ningún interés en defender a Becerra, sí me mueve el interés en demostrarle a usted que incurre en argumentos ad hominem. Si usted está tan seguro de lo que usted dice y ahora su queja se basa en que Becerra es un alto funcionario del Estado y que está cobrando dinero de fondos públicos, entonces su obligación es ir a un juzgado y denunciar el caso, no haga el tonto aquí escribiendo a un anónimo como yo. De lo que usted acusa a Becerra ahora, antes no, sino ahora, es de algo muy grave, de algo que usted mismo está ahora considerando estafa, ¡eso es un delito!, y eso usted debe denunciarlo ante un juzgado, de no hacerlo su credibilidad es nula. ¡Ánimo! denuncie el caso de Becerra. Si tan seguro está de que en sus libros expone majaderías no tendrá usted ningún problema y ganará el caso, y entonces Becerra dejará de nutrirse de fondos públicos. Por cierto, cuando ponga la denuncia y si se admite a trámite, cosa dubitable, ¿será usted quien lleve el propio caso? ¿Dirá en el juicio lo mismo que está diciendo aquí?

Ánimo!

Anónimo dijo...

"Usted acusa a Becerra de que sus publicaciones son majaderías, y yo le he preguntado con insistencia que si tiene usted pruebas que demuestren esas majaderías" Sr Víctor: yo cada vez que he dicho que Becerra era un majadero he citado párrafos y páginas de sus escritos. Esa es la demostración: estúpido es el que dice estupideces.

"Obviamente no estoy de acuerdo en que desacredite a una persona atacando ad hominem, qué es lo que usted ha hecho desde que yo traje aquí su otra faceta, la cual me parece irrisoria." Yo no he atacado a Becerra por su "otra" faceta, como usted dice. Yo le he atacado por su única faceta, la de una persona que cree que los astros influyen en la economía. Lea lo que ha escrito Becerra, que se ha analizado aquí ya dos o tres veces. Como persona, un majadero que cree en los astros. Como economista, un majadero que cree en la "astroeconomía".

"sí me mueve el interés en demostrarle a usted que incurre en argumentos ad hominem." usted está llevando lo del "ad hominem" hasta un extremo absurdo: cualquier argumento lo produce un humano y por lo tanto en última instancia cualquier crítica es "ad hominem". Pero yo no he criticado las ideas de Becerra porque el "homo" sea bajito, del Barça o le guste la paella: las critico porque el "homo" cree que los movimientos de los planetas mueven la economía del mundo. Y eso lo ha dejado él mismo escrito, como creo que se ha citado aquí ya hasta la saciedad.

Respecto de la acusación de estafador a Becerra: no es la justicia de España tan avanzada como la de EE.UU., donde este señor ya estaría fuera de la universidad y lleno de demandas. Allí se puede llevar a los bancos /y a sus empleados( a juicio por decir majaderías como que la vivienda siempre se revalora. Aquí no. Así nos va.

Víctor C. dijo...

No haga ahora trampas Señor anónimo, usted ha usado su faceta vinculada a la astrología para con ello intentar hacer más fuerza en su intento por desacreditar al economista, y lo peor de todo es que usted mismo lo sabe, lo cual constituye un claro ejemplo de argumentación ad hominem. Al igual que usa reiteradamente el calificativo de majadero para definir a Becerra por su vinculación con la astrología. Todo está escrito: “Como persona, un majadero que cree en los astros. Como economista, un majadero que cree en la "astroeconomía". Eso lo escribió usted precisamente en el mismo comentario que ha tratado de hacernos creer que usted le considera majadero por sus estudios como economista y no por su vinculación a la astrología. Siempre se ha dicho que antes se coge a un mentiroso que a un cojo, y veo que es verdad, sobre todo cuando todo queda escrito. Además, ¿cómo es posible que ahora diga que usted le ha atacado por su “única” faceta (astroeconomía) cuando ha dicho que en sus libros no usa la astrología? ¿Usó la faceta como astrólogo en sus libros o no? en qué quedamos, caballero.

¿Usted sabía que Kepler era astrólogo, astrónomo y matemático a la vez? Él creía en la astrología, pero a la vez sabía que la observación era la única manera de llegar al conocimiento, no obstante hizo trabajos de astrología y determinadas predicciones astrológicas. ¿Esto es motivo para desacreditar a Kepler y desdeñar las 3 leyes de Kepler? Para usted sí. Usted niega a Kepler y sus estudios astronómicos, y digo que lo hace por silogismo. Para usted Kepler debió ser un majadero, porque seguramente para usted su faceta como astrólogo no estaba separada de su faceta como astrónomo , físico y matemático. ¿Y por qué piensa usted así? Porque usted incurre en argumentaciones ad hominem. Para usted las leyes de Kepler no sólo están basadas en la física y la astronomía sino también en la astrología, dado que una de las facetas de Kepler era la astrología. Si bien es cierto que en aquella época la astrología todavía no estaba dada por invalidada, ésto no hace que Kepler no estuviera siendo incoherente, al tener como faceta una que nada tenía que ver con la ciencia y que además es antogónica respecto a la astronomía. Para usted Kepler es un majadero y sus 3 leyes por lo tanto son majaderías. Cueriosa conclusión la suya Señor anónimo. Y no me venga diciendo que ésto no lo ha dicho usted, porque por silogismo es lo mismo que está haciendo con Becerra. Lo que pasa que sí hay una diferencia, y esa diferencia es que usted sabe que Becerra es marxista pero no sabe qué ideología tenía Kepler, entre otras cosas porque en esa época no podemos hablar de izquierdas y derechas, sino de nobleza, burguesía, pueblo llano, etc. Hay obviamente muchas más diferencias y sustanciales, el grande de Kepler nada tiene que ver con este “Niño”, pero sí lo podemos usar para que usted vea que no se puede desacreditar a alguien por aquello a lo que se pueda dedicar en otras facetas.

Continúa...

Víctor C. dijo...

Usted dice: ." usted está llevando lo del "ad hominem" hasta un extremo absurdo: cualquier argumento lo produce un humano y por lo tanto en última instancia cualquier crítica es "ad hominem”

Se equivoca, vuelvo a insistir que se nota que usted es de letras, aunque siendo abogado debería manejar mejor las leyes de la lógica. Si usted desacredita a alguien como político porque es alguien dado a que sexualmente le den por el culo, usted está incurriendo en ad hominem, pero si usted cirtica a esa misma persona como político por su mal gestión política entonces no incurre en ad hominem. Si usted critica a Becerra como economista analizando sus trabajos como economista, entonces no incurre en ad hominem, pero si usted intenta dar fuerza a su argumentación usando una faceta a la que él también se dedica y que no usa en sus serios trabajos como economista, entonces incurre en ad hominem. No es tan difícil de entender caballero. Sus profesores debieron tener mucho aguante con usted.


Por último, ¿no me diga que no se atreve a poner una denuncia a un estafador? Vaya, su falta de credibilidad se escuda ahora en que la justicia en España no está demasiado avanzada. Inténtelo, hombre, no se traicione a sí mismo y nos haga ver que no tiene credibilidad alguna en lo que dice. Ánimo! Interponga demanda contra un estafador, es además su obligación, dado que usted ha detectado a uno. Si usted pone la demanda, es aceptada a trámite y usted gana el juicio con los argumentos que está dando aquí, yo entonces tendré que agachar las orejas, meter el rabo entre las piernas y enrojecerme, pero si no se atreve a interponer una demanda a una estafador del que usted tiene pruebas de que lo es, entonces es usted el que debe agachar las orejas, meter el rabo entre las piernas y sonrojarse.

Anónimo dijo...

Sr. Víctor: desacreditar los argumentos económicos de alguien por ser homosexual es un ataque ad hominem clásico. Desacreditar a un economista porque cree, como Becerra, que las conjunciones de los planetas han provocado el crash del 2010 (un crash que además no ha sucedido, fue en 2008) no lo es, porque yo no leo por ningún sitio ni me importa que Becerra utilice la astrología para, por ejemplo, predecir qué número ganará la lotería, lo que ha escrito Becerra es en qué año empezaría una crisis por la conjunción de no sé qué planetas.

Y no, no me sonrojo de nada ni me voy con el rabo entre las piernas ni nada de eso, porque no creo que de lo que se trate aquí sea de ganar o perder y además no me mido contra usted. Entre dos anónimos no cabe la vanidad. Lo que me parece interesante de todo este tema es hasta qué punto están algunos dispuestos a llegar para salvar lo insalvable (ya he leído por la red que Becerra despierta pasiones) y por qué. Pero ése es otro tema.

Víctor C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor C. dijo...

Entonces ¿también desacredita a Kepler o a Tycho Brahe? Por silogismo lo está haciendo. Como ve es a mí a quien no le importa defender o dejar de defender a Becerra, ya le dije que estoy demostrándole que usted está incurriendo en argumentación ad hominem y mi interés es ese con independencia de qué persona sea atacada por usted, ya sea Becerra, Tycho Brahe, Kepler, o perico el de los palotes. Por lo tanto, lo que le debería a usted parecer interesante de todo este tema es hasta qué punto algunos están dispuestos a llegar para desacreditar a quien consideran políticamente antagónico.

No me ha respondido a nada de lo que le he preguntado en el anterior comentario. Lo más significativo es que usted dice que no hay actividades separadas en Becerra, lo que contrasta con lo que usted en reiteradas ocasiones ha afirmado, diciendo que en sus libros no usa astrología, sino economía. ¿Por qué ahora dice que Becerra predijo una crisis mirando a los planetas? Usted dice una cosa y más tarde la contraria. ¿No le sorprende hasta dónde están dispuestos algunos a llegar, incurriendo en ad hominem constantemente, en contradicciones y en incongruencias para desacreditar a alguien debido a que políticamente no les gusta?

Claro, claro que no se trata de ganar o perder, se trata de ser consecuente con lo que se dice o no serlo. Usted acusa de estafador (delincuente) a una persona, dice que puede demostrar la estafa y dice tener pruebas, pero es incapaz de interponer una demanda. Teniendo todo lo que dice tener (pruebas, demostraciones…) ¿Por qué no interpone demanda? Se lo diré yo, porque sabe que lo que usted está diciendo es falaz y que con ello no puede ir a ningún sitio, dado que usted mismo sabe que no existe delito por ningún lado y que únicamente lo usa usted falazmente para desacreditar a quien no le gusta, y lo hace únicamente en este foro o en foros similares con una identidad anónima, fuera de este foro con su verdadera identidad usted es incapaz de mantener lo que aquí dice porque es consciente que usa argumentos falaces, y ha venido aquí creyendo que no nos daríamos cuenta de su mal uso de la lógica. Por tanto, lo único que le queda por hacer es agachar las orejas y sonrojarse.

Nota significativa: Usted es un detractor de Becerra, yo no soy ni detractor ni simpatizante de Becerra, soy detractor del juego sucio y falaz.

Anónimo dijo...

Alucino.
Yo ya he contestado a lo que usted me pregunta, varias veces, dónde y cómo Niño se desacredita como economista por su uso de la astrología para predecir la economía, y además le he explicado cuál es la diferencia entre un ataque "ad hominem" y otro que no lo es.

He seguido con este debate primero, lo reconozco, por intentar explicarle mis argumentos, luego ya sólo por ver hasta dónde iba usted a llegar y por qué, y ya lo he visto.

Yo tengo cosas mejores que hacer con mi tiempo así que no seguiré debatiendo con usted.

Le cedo la última palabra.

Víctor C. dijo...

Es normal que alucine caballero, yo en su caso también hubiera alucinado después de que me descubran como un demagogo que construye argumentos falaces para desacreditar a personajes que no me gustan. Usted ha explicado la diferencia entre un argumento ad hominem y otro que no lo es erróneamente puesto que parece ser que no sabe qué es un ataque ad hominem, como le he demostrado ya en reiteradas ocasiones.

Le voy a volver a demostrar el por qué usted incurre en argumento falaz para desacreditar a un personaje que no le gusta y que su finalidad, la de usted, es desacreditarlo a toda costa, sin tener en cuenta que usted puede ser descubierto como persona que construye argumentos falaces.

1) Las siguientes frases fueron escritas por usted, aquí, en este debate en las que se afirma que Becerra no usó argumentos astrológicos para sus libros:

“Y en su libro "El crash de 2010" Niño no utilizó estos argumentos, utilizó otros, pero en la mayor parte de las cosas que dijo SE EQUIVOCÓ.”

“… concedo que aunque no empleó esos argumentos en su celebérrimo libro, lo cierto es que se equivocó.”

“¿Que en su libro más famoso no emplea la astrología, sólo la economía? Sí


2) Luego trata de desacreditarlo, no por sus equivocaciones en sus trabajos de economía en cuyo caso no estaría incurriendo en ataque ad hominem, sino de la siguiente manera, a pesar de usted haber dicho las frases anteriores:

“… lo que ha escrito Becerra es en qué año empezaría una crisis por la conjunción de no sé qué planetas.” Puede que también Becerra haya predicho la crisis mirando a los planetas, pero las predicciones en sus libros de economía se fundamentan en trabajos exclusivamente económicos (dicho por usted), es decir, es posible que él haya podido llegar a la misma conclusión mediante dos vías, lo que no invalida la vía en la que usó sus trabajos como economista para concluir la llegada de una crisis. Por lo tanto, otras vías poco rigurosas por las que haya podido llegar a la misma conclusión, no desdeñan la conclusión a la que llegó por sus trabajos en economía, de la misma manera que las tres leyes de Kepler no son desdeñables por la física por el hecho de que Kepler fuera también astrólogo.

“Yo defino esto como: econosocioastrología”. En las frases del Boque “1)” usted dice que Becerra no usa astrología, por lo tanto usted mismo separa las facetas en Becerra, lo que contrasta con que en determinados momentos, contradictoriamente, usted nos quiere hacer ver que están unidas para desacreditarlo, falazmente como es obvio.

“… no son facetas separadas de sus pensamiento” (se refiere a la economía y la astrología en Becerra). Nótese que en las frases del bloque “1)” usted dice todo lo contrario, que no usa la astrología en sus libros.

Continúa...

Víctor C. dijo...

El motivo y la razón de este debate para usted ha sido intentar desacreditar a Becerra por dedicarse también a la astrología. Pero si usted mismo afirma que en sus trabajos como economista no usa la astrología, usted no puede desacreditarlo como economista por también dedicarse a la astrología, siendo su faceta de astrólogo la que le ha conducido a usted a intentar desacreditarlo como economista. Eso es un claro ataque ad hominem. Le ataca por su faceta como astrólogo para desacreditar sus trabajos como economista, con la paradoja de que usted mismo ha escrito que en sus trabajos como economista no usó la astrología.

Y todo esto sin mencionar su acusación de estafador (delincuente) en dónde usted nos asegura que puede demostrarlo pero sin atreverse a interponer denuncia, cuando la obligación, no sé si legal pero sí moral, de un ciudadano es la de denunciar un delito cuando tiene pruebas que lo demuestran.

Todo esto nos conduce a pensar que usted ha llevado su sectarismo a un grado extremo en un fracasado intento por desprestigiar a alguien del que se muestra detractor. Pero… LE HEMOS CAZADO!