Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 17 de octubre de 2011

¡Qué vienen los rojos!

¿Cinismo?  Es posible.  El fin de semana ha sido tremendo.  Mientras cientos de miles de personas tomaban las calles en un gesto de rabia y protesta invertebrada y desnortada Rubalcaba nos ofrecía la secular hipocresía del PSOE en uno de esos actos que tanto gustan en precampaña y trataba de vender como moto nueva una VESPA con más años que Matusalén.

Sí, Rubalcaba se descolgaba con propuestas que harían sonrojar al más caradura de los directivos de Gran Scala por ser demasiado evidentes.  Pero nos vamos a centrar en una de ellas, una que es la estrella: la dación en pago.

Sí, sí, tal y como suena, sin ningún rubor y con amplio eco mediático recoge una demanda ciudadana que se identifica casi casi con el comunismo soviético más radical.

Claro que tan apenas hace unos meses el PSOE en bloque (con el PP, como no puede ser de otra forma) y con Rubalcaba entre sus filas, votaba en contra de la dación en pago.  ¿Es posible?  Sí, lo es.

Es más, no quieran ver el ímpetu con el que defendieron entonces lo imposible de realizar tal modificación legal (hace menos de 6 meses) para tratar de que sirva de carnaza para que los peces piquen del anzuelo.

Bueno, no es nuevo, el PSOE siempre se ponen el disfraz rojo en la cercanía de las elecciones.  Debe ser un buen disfraz porque a la gente le convence (año tras años, elección tras elección) y vota confiada pensando "esta vez sí".

Bueno, esta vez será como las otras.  En eso no se puede culpar al PSOE.  Ya sabemos como es.  Siempre hace lo mismo: dice una cosa y hace la contraria.

La dación en pago, ah, la dación en pago.  Esa propuesta de rojos, comunistas peligrosos que dice Ansar, esa propuesta que viene de las filas revolucionarias del 15 M, de los INDIGNADOS, esa especie de faro de la revolución española que propone... que propone que a la gente se la eche de su casa.

Sí, porque estos rojos peligrosos no salen a la calle y dicen: NINGÚN DESAHUCIO MÁS, TODO EL MUNDO TIENE DERECHO A LA VIVIENDA, NADIE PUEDE SER EXPULSADO SE SU CASA, o cosas así, no, la propuesta de la dación en pago propone que sí, que el BBVA, por poner un ejemplo, pueda expulsar a uno de su casa con toda tranquilidad y las de la ley.  Lo que pide es que no le sigan cobrando más pero un desahucio... claro que sí.

Cuidado derecha, que vienen los rojos con propuestas revolucionarias.  Y vienen con estas propuestas tanto los rojos de salón y fin de semana como lo que acampan en las calles.

Sí, la derecha está asustada porque cada día es más difícil encontrar marisco en buenas condiciones.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En cualquier caso, la dación no podrá tener efectos retroactivos. Y los que firmaron una hipoteca y ahora no la pueden pagar que se hubieran enterado de lo que firmaban.

Anónimo dijo...

pues cuando vinieron los rojos al ayuntamiento de huesca no hubo propuestas revolucionarias lo que hubo fueron muchos pelotazos de los de siempre y el precio de la vivienda que subio como la espuma y jodio a los de siempre manda cojones espartaco

hemithecomix dijo...

Primero se niegan cogiditos de la mano el PSOE y el PPfacha a la dación en pago y ahora que hay elecciones dicen que si pero creando una ley en la que se favorecerá el acuerdo "equilibrado" entre el deudor y el acreedor hipotecario antes de proceder a la ejecución hipotecaria. Que nadie se altere que con estas mierdas de "si, pero regulando" ya encontraran la manera de que siempre tengamos que devolver pasta los pobres que pierden sus casas.

PETADO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MENTA dijo...

Dicen que los niños son los más indefensos de una sociedad, es cierto, pero añadiría a los trabajadores que no son conscientes de su propia explotación ni del peligro de su endeudamiento.
Rubalcaba es un mentiroso demostrado……ha estado en todos los gobiernos del PSOE en democracia y es copartícipe, junto, entre otros, con Felipe Gonzalez del abandono de la izquierda y el rumbo neoliberal del PSOE.
Para mi es más peligroso que Rajoy…..
Saludos.

Un@ de la plaza. dijo...

Quizá si pasaras más por la plaza o por las calles cuando rugen, te darías cuenta de que sí se está pidiendo el final de los desahucios.

Igual es que okupar un hotel en las dos principales ciudades del país para dar respuesta a la gente que ya ha perdido su casa mientras se siguen haciendo llamamientos a frenar desahucios no te parece suficiente. Pero yo creo que es un gran avance.

Claro, seguramente era todo más fácil antes del 15M cuando la Izquierda transformadora no transformaba nada porque muy pocos salíamos a la calle a apoyarla y se preocupaba principalmente de obtener tal o cual cargo. Era más cómodo ir cumpliendo expedientes que realmente cambiar nada. Era más cómodo el despacho que la calle. Era más cómodo echarle la culpa al populacho dormido que aguantar ver cómo se rebela y muestra que sí quiere estar en la lucha, a tu lado, pero no bajo tu bandera.

Justificar que la gente esté en la lucha por su cuenta tras tantos años de intentar dirigirla (en el buen sentido de la palabra) debe ser muy difícil, verdaderamente.

Pero quizá sea esa la clave. Darle la importancia que se merece a las luchas y propuestas en sí y restarsela a las siglas que aparentemente la ciudadanía percibe que sólo sirven para que tal o cual grupo político pueda tener una secretaria o dos para los próximos cuatro años.

La izquierda transformadora es más necesaria que nunca, pero su ego propio la lastra.

Y mola mucho estar en la calle gritando junto a dos mil personas. Mucho más que estar preparando esa misma manifestación en asamblea con el culo en el asfalto. Y mucho menos que criticar desde el despacho sin haber realizado una sola aportación a quienes luego se critica.

Y no digo que sea tu caso, que no te conozco, pero hay bastantes ejemplos.

Espartaco dijo...

Hola un@ de la plaza. Coincido en buena parte de tus argumentaciones sobre la izquierda y su autocomplacencia y la inefectividad de la izquierda transformadora que no transformaba nada, pero en eso no veo diferencia con lo que pasa hoy en día, tampoco veo cambios. Sí que veo gente en las manifestaciones, de forma puntual y con carácter más emocional que racional, como dice el enlace que hay al artículo de EL PAIS, pero no deja de ser nada más que otra forma de protesta, una más.

Cierto que muchos partidos han pretendido (y pretenden) ser referencia del 15 M, comenzando por el propio RUBALCABA, casi nada pero también es cierto que en tu intervención se masca una inquina hacia las siglas de los partidos que tiene resonancias atávicas. En las manifestaciones, en las movilizaciones, en las organizaciones hay gente de EQUO, de IU, de CHA, de partidos comunistas minoritarios... y además hay gente de algunos sindicatos. ¿Todas esas siglas deben quedar invalidadas? No creo que deba ser así.

Es cierto que ha habido una respuesta espontanea de un importante número de personas a la cual se han sumado estas siglas y otras (CNT, CGT, CCOO...) pero esa situación no es nueva en el proceso histórico. La concepción leninista de vanguardia es errónea, tanto como pensar que puede haber cambio político sin organizaciones. Nunca en ningún proceso histórico ha pasado. Ni tan siquiera en los procesos revolucionarios anarquistas en España, detrás estaba la CNT y la FAI, es decir, organizaciones, siglas, y lo que hacen es sumarse a un proceso iniciado, provocado pero que no desencadenan ellos.

Cuando no hay proyecto político detrás de una gran movilización no hay cambio ya que se evapora, se convierte en un acto de rebeldía. Digamos que es un acto de protesta pre-moderno.

Como ves complemento tus argumentos con otros nuevos y además sumo. Pero incluso te dejas el gran error de la izquierda: la autocrítica. No existe, no se admite. Le ha pasado a la izquierda organizada y veo que también le pasa al movimiento 15 M que cuando se plantea una crítica como la de este post se reacciona a la defensiva.

Con repecto a la dación en pago no dudo que algunas personas planteen la paralización de los desahucios pero no es eso lo que figura en los manifiestos ni lo que defiende la izquierda "oficial".

Anónimo dijo...

vaya repasito que te ha dado el de la calle, espartaco.