Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 19 de marzo de 2010

Merece la pena los 20 minutos que dura, en serio

Ahora que es viernes y alguien, o alguienes tendrán más tiempo para poder invertir 20 minutos dejo esta interesantisima entrevista a Paco Álvarez.

Seguramente muchos ya la conocerán o al menos habrán oído hablar de Paco Álvarez, no en vano es uno de esos blogs por los que me dejo caer de vez en cuando.

Paco Álvarez estuvo en Huesca hace unos meses y tuvimos, unos pocos, es cierto, la ocasión de escucharle y de hablar con él gracias a unas interesantes jornadas a propósito de la crisis que organizó Izquierda Unida (Lo cierto es que vino gente de nivel)

Quisiera invitar a los de IU que continúen con aquellas charlas tan interesantes porque, que yo sepa, la crisis no ha terminado y se puede seguir hablando mucho sobre ella.

Bueno, allí va.

23 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Espartaco. Si no te has cansado ya (o como dicen algunos animales por ahí, si tienes huevos). Puse un VERDADERO comentario MIO a algo TUYO. Prueba a hacerlo de esa manera después de LEER DE VERDAD mi 2ªPARTE del post, contestando TU a cosas que HAYA DICHO YO sin irte por las ramas. Te lo recuerdo por si lo has tirado: http://decarlosfernndez.blogspot.com/

Anónimo dijo...

¿Esdte quién es? ¿un arrepentido? ¿un reinsertado? ¿o un resentido? Porque para haber sido vicepresidente de la bolsa de París, las cosas que dice...¿qué pasa, que entonces no lo sabía pero ahora que, quizás, le echaron, ha visto la luz?

Espartaco dijo...

Estimado anónimo. ¿Qué quién es este? Supongo que te refieres al actual director general de la Bolsa de Valencia (que fue vicepresidente de la bolsa de París)

Pues ya lo ves, un don nadie, uno de esos economistas que no cuentan cuentos, que está en activo, que sabe de lo que habla, que tiene prestigio nacional e internacional... uno de esos que no gustan ni al PP, ni al PSOE, ni a la banca ni a la CEOE... Un economista al que no me atrevo a tildar de izquierdista (en el sentido de revolucionario) ya que cree en la Bolsa como un instrumento válido para la economía pero que asegura que se emplea para otros fines distintos que para los que se creó, (para especular) uno de esos que traduce los misterios de la sagrada ciencia económica a un lenguaje comprensivo para que podamos entender las mentiras que nos cuentan... En definitiva, uno de los muchos de similares características que hay por allí pero que el poder no se atreve a sacar (y eso que a este lo puedes escuchar a menudo en RNE)

Bueno, más allá de intentar una desacreditación, que como ves no puedes lograr, ¿por qué no opinas sobre lo que dice?

Espartaco dijo...

No suelo cansarme de leer, ni tampoco de presentar batallas, va con mi naturaleza, estimado Carlos. Lo que pasa en ocasiones es que cuando no se obtiene la respuesta esperada no se entiende lo que se dice, aunque la respuesta sea correcta. En psicología eso tiene un nombre aunque no lo recuerdo. En todo caso voy a tu blog y trato de responderte sobre esas cosas del despido libre y gratuito.

Espartaco dijo...

Estimado Carlos. He intentado responder a tu entrada y debes tener algún problema con los comentarios ya que no me deja así que lo hago aquí, y sin que sirva de precedente:
Es difícil responder a un escrito tan lleno de mitos y generalidades como el que propones, generalidades por cierto plagadas de, vamos a decirlo así, inexactitudes.

Comienzas tu exposición diciendo que otros, en concreto gobierno y sindicatos, no la patronal, no la CEOE, no el PP, no los especuladores financieros, no los especuladores del suelo, tú concretas en que son gobierno y sindicatos los que tienen y recalcas con mayúsculas una visión pervertida de la realidad.

Claro a partir de semejante afirmación que das por cierta, construyes un discurso del que se pueden destacar muchas contradicciones, con terribles conclusiones.

Sin embargo voy a negar la mayor, que es la afirmación en la que basas tu escrito. Cada cual tiene una visión de la realidad, tan pervertida como la tuya o la mía. Tienes en tu blog las siglas de un partido que se dice de centro y que se supone comprende, mejor que nadie, la diversidad ideológica y de opinión que existe en nuestra sociedad y sin embargo tu opinión no responde a esas siglas (en caso contrario me lo dices por encajar mejor en el arco ideológico a UPD)

Ves en los sindicatos al enemigo porque... la banca se lleva tu dinero. Curioso enfoque de la realidad. Ves al gobierno tu enemigo porque hay unas leyes sobre las empresas... que suelen concertar gobierno y empresas.

Incluso afirmas que el 80% de la población es clase media, así, y te quedas tan ancho. Mira, por aclarar las cosas, es bueno que antes de usar determinadas palabras, como clase media, sepamos de qué estamos hablando. Me temo que confundes a un trabajador cualificado, con mejor o peor salario, con clase media. En todo caso el 80% de este país vive de su salario como trabajador.

Además pides diferente tipo de leyes según y como y para quién, para los bancos unas para los autónomos otras... en el tema del despido. Afortunadamente tenemos una Constitución y una trayectoria desde 1789 en el que la igualdad de todos ante la ley es un máximo.

En fin, para qué seguir, vuelvo al principio, niego que los demás tengan la visión de la realidad pervertida porque el negativo es que sólo tú tienes la razón y eso, ni tan siquiera yo.

dAv!d dijo...

Gracias Carlos por ofrecernos un sitio mś dónde seguir leyendo a Espartaco. Muy interesante vuestro debate en tu blog.

Anónimo dijo...

Escucho sólo al mitad, no tengo tiempo para más. Coincido con el anterior: probablemente, un resentido. Eso de pasar de París a Valencia no tiene que sentar bien. Y digo un resentido porque es una especie de pepito grillo que señala muy bien los fallos y puntos débiles del sistema pero no ofrece alternativas. Ninguna. Ni soluciones. Creo que además su postura, dejando su impostura de pepito grillo aparte, es la de mejorar el sistema, eliminar errores, etc. Alguien de la órbita del psoe que probablemente aspira ahora a algún puesto de gobierno en España. Si esto es lo que defiende "attac" (supongo que no), vaya decepción.

Anónimo dijo...

http://www.publico.es/espana/302252/psoe/debera/decidir/aliados

Carlos Fernández Ocón dijo...

Gracias a ti David. Te "pego" esto:

Para David y Espartaco: He pensado que merecía la pena escribiros "a vosotros" en mi blog. Espero que os guste y me digáis cosas. ¡Ánimo!


http://decarlosfernndez.blogspot.com/

Carlos Fernández Ocón dijo...

Espartaco: siento no haber visto tu réplica aquí del 19. Lo del blog y no poder comentar me ha pasado antes con el de David. No entiendo de esto, pero quizá es porque estabamos "haciendo cosas dentro del blog" en ese momento, no lo sé. Espero que no te vuelva a pasar. Yo te contestaré en el sitio y si quieres ahí me tienes. Gracias. Y tu David únete hombre! No encuentro "contrarios" con los que se pueda hablar sin leer insultos.

Espartaco dijo...

En los tiempos que nos toca vivir resulta especialmente patético ver como deambulan determinadas personas que, sin referencia absoluta, no quieren ver, o escuchar otras formas de acometer la realidad.

Seguramente una gran parte de culpa tiene la izquierda que ha asumido su papel de conciencia de occidente marcando los límites entre el bien y el mal, eso no lo podemos negar, papel que por cierto se contraponía al de la derecha ideológica que, con razón en el Gran Absoluto, es decir, Dios, también delimitaban su concepto del bien y del mal.

El caso de Paco Álvarez y las críticas que recibe es un ejemplo paradigmático de lo que afirmo. Ante una necesaria reflexión sobre la actual realidad (que hace aguas por todas partes) donde más que nunca es necesaria una visión poliédrica de la realidad, ante un personaje de primera fila que para nada necesita reconocimientos fatuos, los anónimos anteriores se fijan más en el mensajero que en el mensaje (por cierto sin conocer al mensajero se atreven a realizar un análisis moral sobre su trayectoria pasada y futura) y no comprenden que ATTAC, este blog, u otros muchos lugares, pretendan ser lugares de reflexión abierta sobre el futuro en general y de la izquierda en particular.

Lo que decía, como patos mareados por un garaje.

Anónimo dijo...

- el capitalismo lleva cientos de años haciendo aguas y sigue con su mala salud de hierro. El socialismo feneció. Esto me lleva a pensar que el capitalismo seguirá en el futuro haciendo aguas, pero seguirá.
- este blog, y otros como el del "gnomo", no es una reflexión sobre el futuro de la izquierda (wque no lo tiene) sino sobre su pasado y sobre los museos que lo conservan: cuba, venezuela, izquierda unida en España.
- cualquier visión, por poliédrica que sea, tiene un punto de vista (o es un caos). La del tal álvarez es gauche divine siglo XXI, pijoprogre, del ala derecha de la social democracia, vamos. Y la suya del ala izquierda de la socialdemocracia, con falsas ínfulas de antisistema.

Espartaco dijo...

Estimado anónimo, realiza usted una afirmación difícil de sostener: "el capitalismo lleva cientos de años haciendo aguas"
Mire usted, yo no lo creo y no creo haberlo afirmado en ninguna parte de mi blog. Siempre he negado que esta sea la última crisis del capitalismo, es otra más. Tampoco he dicho que sea la más grave, con todo lo grave que es. Claro que usted lee interesadamente lo que pretende leer para poder interpretar a su gusto y contra eso nada podemos hacer.

Sobre si la izquierda tiene o no futuro puede que usted tenga razón, y no la tenga y deba abandonar esas esperanzas de LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD, que le son propias e innatas, sus señas de identidad. Seguramente, tras la afirmación que ha realizado sobre el capitalismo su enfoque esté igual de desviado y piense que sin los anhelos y luchas de miles y miles de personas la sociedad presente hubiese llegado igual por obra y gracia de... la patronal. Otros pensamos que cada avance social que se ha producido es consecuencia de las luchas de la izquierda.

Por último veo que no comprende, Paco Álvarez tiene un punto de vista, yo otro, David otro, y otra mucha gente (dese una vuelta por ATTAC, tiene el enlace al lado) otros distintos. La diferencia entre la nueva izquierda y la derecha actual es que la derecha actual sólo tiene una única fuente: la escuela de Chicago, la nueva izquierda que se está forjando tiene otras muchas, y en ocasiones contradictorias, de allí su riqueza intelectual, algo de lo que no puede presumir la derecha.

Anónimo dijo...

¿Así que la revolución francesa fue de izquierdas? lo que usted diga, oiga

Espartaco dijo...

Como veo que su conocimiento de la historia es bastante pobretón le voy a ilustrar con lo que considerará fuente de luz y sabiduría: la Wiquipedia.

Dice textualmente:

Origen histórico de los términos [editar]
Los términos Derecha e Izquierda para referirse a la filiación política se originaron durante los albores de la Revolución francesa. En su origen aludían al lugar en el que se sentaban las facciones en diferentes cuerpos legislativos franceses. La aristocracia se sentaba a la derecha del presidente (tradicionalmente, el lugar de honor) y el tercer estado a la izquierda, de ahí los términos. Al principio, el punto que definía el espectro ideológico era el antiguo régimen, cuya defensa –la derecha- implicaba el apoyo a los intereses aristocráticos o reales, mientras que ser de la izquierda, implicaba oposición al mismo.


Le dejo el enlace para que lo confirme: http://es.wikipedia.org/wiki/Espectro_pol%C3%ADtico#Origen_hist.C3.B3rico_de_los_t.C3.A9rminos

Anónimo dijo...

No creo que lo que entonces se consideraba izquierda tenga nada que ver con lo que menos de cien años después se consideró izquierda. En esa izquierda que dio origen al término podrían encuadrarse hoy los partidos de la derecha liberal de toda Europa (mi admirado Sarkozy, por ejemplo) y, por supuesto. el partido republicano en los EE.UU. Allá usted.

dAv!d dijo...

Carlos, te contesto (y me uno, por supuesto, aunque ya había comentado) en tu blog.
Pero aquí (ya que aquí lo has nombrado) me gustaría preguntarte cómo ha sido exactamente lo que comentas de que no has podido escribir en mi blog. Me preocupa porque aunque no tengo censura establecida de ningún tipo ni mi hosting me ha avisado de ningún mantenimiento que impidiera comentar, no eres el primero que me dice que no ha podido escribir en mi blog. Y me gustaría llegar al porqué para poder solucionarlo (si es que está en mi mano).
Por favor coméntame cómo ha sido y te invito a que si te volviera a pasar (o a cualquier otra persona), que por favor me remitierais un e-mail (tenéis a la derecha de mi blog mi dirección) contándome el mensaje que haya aparecido y por supuesto enviándome vuestro comentario para que yo pueda incluirlo en cuanto sea posible si es que no os deja al volverlo a intentar.

Gracias por vuestra colaboración.

Espartaco dijo...

Efectivamente, y afortunadamente, todo cambia y evoluciona y ahora la derecha asume como propios los valores que la izquierda tenía como propios e insignias hace muchos años. Por decirlo de manera suave, las propuestas sociales de la izquierda tienen muchos años de ventaja sobre la mentalidad de la derecha: voto femenino, derecho de huelga, libertad sindical, el voto a los negros en los USA, vacaciones pagadas, edad mínima para trabajar, número máximo de horas de trabajo semanal, sanidad pública, educación pública, separación Iglesia-Estado... Si volvemos la mirada atrás (y en algunos casos el PP todavía hoy en algunos temas) nos encontramos con una derecha que no quería ninguno de estos temas que hoy damos por sentados.

Eso quiere decir dos cosas: que el progreso está en manos de la izquierda (y que cuesta mucho trabajo arrancarlo al poder, que siempre es la derecha) y que cuando a la derecha se le imponen las reformas las asumen como propias.

Lo que desde luego está claro es que la derecha hunde su nombre (y raíces) en los privilegios de la aristocracia y la izquierda en lo que se llamó Tercer Estado (el pueblo)

Anónimo dijo...

Mire, en algo sí es usted de izquierdas (de izquierda moderada): cree usted en el sentido teleológico de la historia y en el progreso. Yo, ciertamente, no.
Señala usted bien los éxitos de la izquierda (que los tiene) y olvida sus fracasos. No importa. Es todo el pasado. Qué más da.
Por lo demás le veo a usted con capacicades para dar lecciones de historia, lo que me lleva una vez más a pensar que su sitio, como izquierdista, progresista historicista, está en los museos, con el resto de los izquierdistas, y no en la actualidad, mucho menos en el futuro de la política.

Espartaco dijo...

Como dice un amigo, en buena parte mi presente actual era la utopía (de izquierdas) de mis abuelos: seguridad social, derecho al paro, educación gratuita... espero que mi utopía actual (la izquierda) sea el presente de mis nietos (y no sea lo que quiere la derecha que es más de lo mismo)

Anónimo dijo...

Pues yo me alegro de que otras utopías de la izquierda (la dictadura del proletariado, la economía socialista centralizada, la imposición de derechos colectivos sobre derechos individuales, el realismo socialista en el arte, el pensamiento único, etc.) hayan fracasado, y espero que el futuro de mis hijos se parezca poco al que tienen hoy en día muchos en Venezuela.

Espartaco dijo...

Mire usted, de eso nos alegramos todos, no sólo usted. Me temo que tiene una visión un tanto desviada de lo que es la izquierda. Bueno, no sólo de la izquierda, también de Venezuela, pero que le vamos a hacer.

dAv!d dijo...

Hombre, Señor anónimo, no creo que sea razonable mencionar cosas como el pensamiento único dentro de las utopías de la Izquierda. No soy quien para juzgar si quizá una parte de la izquierda lo tenga como meta (yo no conozco a nadie todavía de ese palo) pero decir que es una "utopía de la Izquierda", así, en general, me parece un poco fuera de lugar.

Por otro lado no creo tampoco que sea extensible a toda la izquierda el concepto de "dictadura del proletariado", más bien sí lo sería la abolición de las clases.

A una economía de estado planificada no entiendo qué pegas se le pueden poner (más allá de entrar a analizar quién debe organizar la planificación), pero quizás usted fuera tan amable de ayudarme a verlas.

Lo de imposición de derechos colectivos sobre derechos individuales, si significa que tod@s tengamos el derecho a comer y a una vivienda digna al igual que a un trabajo por encima del derecho de Botín a enriquecerse no sé porqué lo entiende usted como algo indeseable. Quizás usted prefiera que haya 2.600 millones de personas (40% de la humanidad) que vive con menos de dos dólares diarios para que otros (como quizás usted mismo) puedan vivir cómodamente con el último modelo de televisión en el salón y una casa con alguna habitación exclusivamente dedicada a almacenar la gran cantidad de objetos en propiedad que tienen una frecuencia de uso menor de una vez al mes, por no hablar de los verdaderos ladrones de la sociedad.

Para mí algunas de estas cosas que cita (matizables, por supuesto) son cosas dignas de defender por la humanidad, más allá de izquierdas o derechas. Otras, me parecen símplemente basura atribuida a la izquierda (o ganada a pulso por una parte de la misma desgraciadamente) desde el sistema que vivimos y que constantemente se autoprotege. Me gusta soñar que somos capaces de construir algo mejor.