Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 18 de marzo de 2011

Decrecimiento económico

En estos días de renovación de la crisis, de amenazas nucleares como consecuencia de un modelo de desarrollo irracional, de intervenciones militares según a quien y cómo y dado que nos acercamos al fin de semana, tiempo para la reflexión, proponemos el visionado de una entrevista con Carlos Taibo que reflexiona sobre el concepto de decrecimiento económico.

No es la mejor, ni por supuesto la única, pero me parece interesante para provocar debates




Decrecimiento - Carlos Taibo from ATTAC.TV on Vimeo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

la situación de la nuclear japonesa no es consecuencia de un desarrollo irracional, de la misma manera que la cantidad de estupideces que se escriben en internet hoy en día no son consecuencia del desarrollo de las nuevas tecnologías.

Espartaco dijo...

No el desarrollo de le energía nuclear es consecuencia de un proceso histórico y su implantación masiva (respaldada por el lobby nuclear) responde fundamentalmente a intereses económicos que prevalecen sobre los criterios de responsabilidad y seguridad.

Anónimo dijo...

El señor Taibo escribe de algo sobre lo que no sabe nada. Pero vale, desde la posición de otra persona que tampoco sabe nada, me pregunto por dónde ha de decrecer la economía y, en consecuencia, la industria. ¿por el desarrollo del coche eléctrico? ¿de hidrógeno? ¿de los trenes? ¿de los tranvías? ¿de las redes de comunicación?¿de las calefacciones eléctricas en vez de las de gas o carbón? Yo pienso que no, que la economía puede y debe desarrollarse en esos caminos, además de en muchos otros. Y para ello hará falta un aumento sustancial en la cantidad de electricidad que producimos. Muy, muy sustancial, tanto que no sólo será suficiente con ahorrar electricidad de otras cosas. Y si una parte, si es posible, de ese aumento, viene de energías renovables, la economía también crecerá por ahí. En conclusión: la solución no es decrecer. Nunca lo es. Cambiar, quizás, decrecer, no.

Espartaco dijo...

Usted apuesta por el crecimiento y eso lo deja claro y patente hasta el punto de afirmar que quien no quiere crecimiento no sabe de lo que habla. Bien.

Otros apostamos por el desarrollo. Y puede haber desarrollo sin crecimiento.

Y también puede existir el crecimiento sin desarrollo, de eso tenemos experiencias, y muchas.

MENTA dijo...

Se puede tratar de no despilfarrar. ¿Este modelo de crecimiento insostenible y cortoplacista al que hemos llegado es la única posibilidad?.
¿Donde un indicador económico es el nº de coches que se producen en un país?
La energía nuclear no es barata, no es segura y no es limpia.
Paren el tren que me bajo.

Anónimo dijo...

esto es una estupidez. Generaliza sin motivo y sin límites. Que si somos esclavos, que si el dinero no da la felicidad, etc. que hable por él si quiere y por los suyos y que se guarde la moralina para sí mismo, y a los demás que nos respete y respete la diferencia: a mí me gusta el dinero y, es más, necesito urgentemente dinero. Y en lo material me gusta la vida que llevo y me gustaría llevarla con más dinero y más lujos, si es que se pueden calificar de lujos, todavía.

Anónimo dijo...

La estupidez es la suya. Usted dice que le gusta mucho el dinero y los bienes materiales pero lo que no dice es que le gustan los de los demás porque el sistema que defiende sólo es posible mantenerlo a base de:

Seguir explotando a la gente más pobre del planeta a todos los niveles, tanto en el humano como en los recursos naturales

Comprometer el futuro de las generaciones venideras.

Mire, lo suyo se llama egoísmo, no tiene otro nombre

Anónimo dijo...

La estupidez es la suya. Usted dice que le gusta mucho el dinero y los bienes materiales pero lo que no dice es que le gustan los de los demás porque el sistema que defiende sólo es posible mantenerlo a base de:

Seguir explotando a la gente más pobre del planeta a todos los niveles, tanto en el humano como en los recursos naturales

Comprometer el futuro de las generaciones venideras.

Mire, lo suyo se llama egoísmo, no tiene otro nombre