Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

jueves, 17 de marzo de 2011

Me encantan. Esta gente me encanta.

Si es que son lo que no hay.  Miren coherencia plena.  Hace poco, unos días tan sólo, celebramos el 8 de marzo.  Ese día en todas las ciudades de España, en la mía también, hubo concentraciones y manifestaciones reivindicativas en las que se oyeron discursos sobre la igualdad.  En la mía también.  En esos discursos participaron mujeres del PSOE, como en la mía, que pregonaban en voz alta lo majas que son haciendo toda una legislación que tan sólo pone la legislación a tono con los tiempos que nos toca vivir.  Es decir, que los cambios sociales no vienen impulsados por sus propuestas políticas en forma legislativa sino que recogen un sentir mayoritario (y por lo tanto conservador) de las demandas de igualdad entre hombres y mujeres.

Pero bueno, todos hemos aprendido a aceptar "pulpo" como animal de compañía y sabemos vivir con ello.

Sin embargo salta la noticia y nos informan que la gente seria y decente (demócratas todos ellos, buena gente por lo tanto) de la OCDE hay estudiado un poco las cosas que se hacen en España y han llegado a la conclusión que la buena gente que tienen aquí en representación suya (el PSOE, claro está) han hecho bien los deberes y han conseguido reducir las futuras pensiones en un 9%.

Bueno,  bueno, pensarán ustedes, ¿y qué tiene que ver esto con el tema de la igualdad y el feminismo?  Además esa noticia ya la sabíamos (bueno, algunos, lo cierto es que no todos, es más ni tan siquiera la mayor parte de la población la conoce pero eso se debe a la absoluta libertad de prensa que tenemos en este país y eso es harina de otro costal)

A lo que íbamos, si leen ustedes la noticia de El País verán que la reducción es consecuencia de la ampliación temporal del cálculo de la futura pensión, de los últimos 15 años a 25.  ¿Van entendiendo ustedes?  Mejor lo leemos con sus propias palabras:


Por ese mismo motivo, la relación empeora para los trabajadores que han interrumpido su carrera laboral durante 10 años. Al tener lagunas que a partir de ahora tienen más posibilidades de integrarse en la base de cálculo de la prestación, las rentas de esos empleados supondrán un 75% de sus últimos salarios, frente al 84,9% que sumarían sin reformas.
¿Y quién interrumpe su carrera laboral?  (Ahora lo llaman así, que le vamos a hacer, son unos pijos pero hay que aguantarse)  Pues fundamentalmente los que se quedan en paro y las mujeres cuando piden excedencia por maternidad.

¿Qué no debería ser así?  Pues no lo sé, pero lo cierto es que lo es y hasta que cambie esa costumbre la Ministra Pajín a votado a favor de la discriminación negativa en las futuras pensiones de las mujeres para que cobren menos que los hombres.

Y luego van por la calle gritando y diciendo tonterías.







23 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues que no la pidan. La igualdad es para todo.

Víctor C. dijo...

Sí, es lamentable en las contradicciones en las que incurre muchas veces este gobierno.

No obstante, ya que has tocado el tema de La Igualdad y aunque no sea políticamente correcto lo que voy a decir, La Igualdad debe ser en derechos, pero también en DEBERES. Por cada derecho existe un deber. Es decir, la consecución de la Igualdad de la mujer implica una igualdad en deberes. Cuando existía La Mili era muy común encontrarse con mujeres que demandaban igualdad pero no estaban dispuestas a ir a La Mili. A colación de esto, conozco un caso de un amigo que entró a trabajar en Metro junto con otras personas tras hacer las pruebas de selección. Pues bien, habiendo obtenido los mejores resultados mi amigo fue destinado a "túneles" por la noche (el trabajo más duro en Metro), mientras que la chica que entraba ese mismo día a trabajar junto a mi amigo, por ser chica y supuestamente más débil, y habiendo obtenido peores resultados en las pruebas de selección, fue destinada a oficinas.

Esto no es el concepto de igualdad que yo sepa, en todo caso es discriminación positiva (para la mujer), en cuyo caso, deja de ser igualdad.

Espartaco dijo...

Estimado Víctor, la discriminación positiva es un concepto muy amplio, políticamente anglosajón que arranca del movimiento por las libertades civiles en los USA y tiene raíces en el movimiento feminista y en el movimiento antisegregacionista.

Por ejemplo, las elitistas universidades de Yale tienen un cupo de razas.

¿Eso es bueno? Imaginemos que tuvieran un cupo por extracción social o por capacidad adquisitiva, es decir, para pobres. Eso es discriminación positiva. ¿Lo verías bien?

Es obvio que no resuelve el problema de las desigualdad en origen pero trata de paliar sus efectos.

Víctor C. dijo...

Estimado Espartaco,

El concepto de igualdad social está muy claro. En el momento en el que existe discriminación, sea ésta positiva o negativa, no existe igualdad. Por tanto, si lo que se pretende es establecer una discriminación positiva, que lo llamen como tal y que no tergiversen el término "Igualdad". La igualdad social es una igualdad en derechos y en deberes, por la que yo abogo.

Cuando se habla del día de la Mujer yo ante todo ese día pienso en las mujeres de países islámicos que son las que verdaderamente sufren la desigualdad. En España afortunadamente el tema, aunque se ha de seguir trabajando, está bastante mejor. De hecho en mi empresa las mujeres tienen un sueldo en función de su categoría profesional con independencia de su sexo, como nos sucede a los hombres. El sueldo no atiende a sexo, en mi empresa. La única lacra aún existente en nuestro país es el terrorismo doméstico con el que hay que acabar, pero ésto no tiene nada que ver con la igualdad de derechos y deberes, esto es una cuestión de educación.

Yo defiendo La Igualdad de la mujer y lucho junto a ella porque eso sea así, pero insisto, lucho por la igualdad, no por discriminaciones, sean positivas o negativas.

Aquí resulta demagógico mezclar la pobreza con el tema de la igualdad de la mujer.

Anónimo dijo...

No se puede pedir que las mujeres tengan los mismos trabajos que los hombres (que es justo), que a igual trabajo cobren el mismo sueldo (igualmente justo) y luego quejarse porque si dejan de trabajar durante años (las excedencias sólo las tienen las funcionarias, creo) quejarse de que van a tener menos pensión que un varón que no lo ha hecho, y que tendría tanto derecho o ganas de no trabajar como una mujer.

dAv!d dijo...

¿Sabes algo de este otro tema: http://latigohuesca.blogspot.com/2011/03/granen-y-manuel-conte.html ? No tengo más información pero huele muy muy raro.

Víctor C. dijo...

Si bien estoy en parte de acuerdo con el anónimo, he de matizarle que la excedencia puede ser solicitada por cualquier trabajador sin alegar motivo alguno, sea funcionario o no, siempre que lleve al menos un año de antigüedad en la empresa, no llevando aún el año puede solicitarla alegando motivos de cuidado de hijos o cuidado de personas mayores o discapacitados a su cargo siempre que el grado de consanguinidad no supere el 2º grado. Pero insisto, se tiene derecho a excedencia tanto si se es funcionario como si se trabaja por cuenta ajena en empresa privada, y con independencia de si se es hombre o mujer. Por tanto, un hombre también podría solicitar una excedencia o permisos para el cuidado de su hijo, sin mencionar aquellos casos de matrimonios homosexuales (varones) que adopten un hijo y uno de los dos tenga que hacerse cargo del cuidado del hijo. Con lo que el tema de la entrada que nos escribe Espartaco no sólo afectaría a la mujer sino también al hombre que por paternidad quisiera solicitar un periodo de excedencia o los permisos correspondientes, a no ser que la visión que aún se tenga de la mujer es la de que ésta es la única que debe estar al cuidado de los hijos y del hogar por ser mujer.

Espartaco dijo...

Vamos, vamos, que todo eso está muy bien pero la realidad canta. ¿Quién se pide las bajas por maternidad? No seamos hipócritas, no voy a discutir casos personales o situaciones excepcionales pero las estadísticas dicen otra cosa. Dicen que el peso de las cargas familiares lo siguen soportando las mujeres, que en caso de excedencia para criar a los hijos lo hacen mayoritariamente las mujeres, que hay una diferencia sustancial en salarios entre hombres y mujeres por el mismo trabajo...

Todo eso son realidades y si no se quieren ver me parece bien, que cada cual vea el mundo con el prisma de color que elija pero que no pretenda que además de que el pulpo sea un animal de compañía encima vuele.

Espartaco dijo...

Veo David que no lees los periódicos pero tanto ayer como hoy tienes un largo reportaje de lo que pasa en Grañen.

Lo más fantástico de todo es la explicación que ofreció Conte a los vecinos, es genial (Heraldo de ayer)

Viene a decir que al alcalde, al que efectivamente puso él, y al que responsabiliza en exclusiva, le ha pasado lo que le ha pasado por ser buena persona que a él no le hubiera pasado porque si el PP le pide un expediente a él no se lo entrega, lo que hace es que se lo pidan por escrito y como la ley marca un plazo de un mes para entregarlo en ese mes arregla el problema.

Ahora, además de esa declaración, que es de nota, lo más increible es que han certificado una obra (secretario, arquitecto, alcalde...) nada menos que de una pista de tenis en un pueblo como Grañen y no la han hecho. Y querían ocultarlo. Casi nada.

Anónimo dijo...

Con esos mismos argumentos de que "la realidad es la que es" y "no seamos hipócritas" y "quién es la que en realidad se encarga de esto y lo otro" las mujeres han estado discriminadas y encasilladas durante miles de años en todas las sociedades. Esos son los argumentos que se han estado desmontando en los últimos cien años. O lo uno, o lo otro. O somos iguales para todo, o las encasillamos como "mujeres" y "somos realistas".

Víctor C. dijo...

Espartaco, dices “¿Quién se pide las bajas por maternidad?” con esta pregunta quieres hacer significar que son las mujeres, pero no añades que se las piden porque ellas voluntariamente solicitan esas excedencias, a no ser que sean obligadas por los maridos o sean mujeres que forman junto a su bebé una familia monoparental. Después añades que “el peso de las cargas familiares lo siguen soportando las mujeres”, y yo insisto ¿Lo hacen de manera obligada porque el modelo de sociedad o sus maridos las obligan? ¿Es decisión del marido que su mujer sea quien se coja la excedencia o decisión de los dos? Lo de la diferencia sustancial en salarios entre hombres y mujeres , según mi experiencia no es así, aquí en mi empresa los salarios están ajustados a la categoría profesional independientemente del sexo del trabajador, salvo excepciones como la que se da en una chica que cobra más que yo, ambos tenemos la misma categoría profesional, y no cobra más que yo por los quinquenios, en cuyo caso estaría justificado, sino porque no se sabe muy bien por qué razón la dieron una “mejora voluntaria” hace años.

Es muy fácil defender lo políticamente correcto, pero cuando lo políticamente correcto no es justo hay que denunciarlo y no denunciarlo en detrimento de la mujer sino en beneficio de la Igualdad de hombre y mujer. Argumentar que la realidad es la que es, es estar volviendo a crear esas diferencias que precisamente no queremos que existan, pues acatando esa realidad fomentamos a que la Igualdad nunca se dé.

MENTA dijo...

Creo que la descripción que hace Victor es la correcta, igualdad en derechos y en obligaciones.
No creo en las políticas de discriminación positiva, prefiero políticas que ataquen el origen del problema.
El ejemplo que pone Victor con el Metro es común, cada vez hay menos trabajos físicos que no pueda hacer una mujer. Y lo que yo conozco de mi entorno se gana por categoría de puesto no por condición de género.
La lacra de la violencia de género es un escoyo machista que tenemos que erradicar. Está claro.

Espartaco dijo...

En este enlace, de la UE, se pone de relieve una evidencia, una realidad: las mujeres cobran un 17% menos que los hombres por el mismo trabajo.

http://ec.europa.eu/social/main.jsp?catId=681&langId=es

Pero lo gracioso es que esta diferencia se ha aumentado en los últimos años pasando del 12% al 17% relación directa con la crisis

http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100305/53896662267/la-crisis-agranda-aun-mas-la-brecha-salarial-entre-hombres-y-mujeres-esade-marti.html

Hay muchos y variados motivos tal y como explica UGT

http://www.elpais.com/articulo/espana/UGT/denuncia/diferencia/salarial/hombres/mujeres/Comunidad/Madrid/elpepuesp/20100222elpepunac_29/Tes

Aunque en este asunto no somos los primeros de Europa, que encabeza Austria, somos los cuartos

http://www.zfinanzas.es/diferencias-salariales-hombres-mujeres/

Lo dicen estudios serios

http://www.madrimasd.org/cienciaysociedad/entrevistas/quien-es-quien/pdf/19.pdf

y eso que sólo hablo de la discriminación salarial.

No, no se puede argumentar que en mi empresa no pasa o no pasa en mi casa. Pasa, y mucho, y cada vez más, y no se soluciona. Es una realidad.

No creo necesario argumentar que lo mismo ocurre con las cargas familiares, entre otras razones porque en una familia deja de trabajar QUIEN MENOS COBRA, ¿lógico no?

De todas formas se nota que el foro está compuesto por hombres que no viven una discriminación real todos los días.

Víctor C. dijo...

De ser esos datos correspondientes a la realidad, realidad que efectivamente yo no vivo, más bien vivo lo contrario, pues yo cobro menos que una mujer de mi misma categoría profesional desempañando las mismas funciones, he de decir, que hay que igualar salarios cuando se realizan mismas funciones. Y eso quiere decir, IGUALAR, no favorecer a alguien por razón de sexo.

Cuando se hacen pruebas para bombero se produce la llamada discriminación positiva, es decir, en las pruebas físicas que han de pasar los candidatos, el esfuerzo pedido a un hombre es mayor que el pedido a una mujer. En dichas pruebas a un hombre se le exige realizar un mayor número de repeticiones de un ejercicio (por ejemplo, abdominales) mientras que la mujer con menos repeticiones es considerada apta para el puesto. Me gustaría saber, Espartaco, si en caso de sufrir un incendio en el que debido a la inhalación de humo has quedado tendido en el suelo o has podido salir al balcón pero las llaman se acercan a ti, te gustaría que fuera una mujer de 56 kilos quien fuera a tu rescate o si lo que te gustaría es que fuera un hombre que sin problemas pueda levantarte en volandas y sacarte de allí.

Espartaco la discriminación positiva no es buena y no ayuda a la igualada. Lo de igualar salarios es totalmente correcto y abogo por ello, pero también en mi caso, es decir, no tengo que porqué cobrar menos que alguien que hace mi mismo trabajo. Y por cierto, dame tiempo a leer esos enlaces, pero de antemano te pregunto ¿Esas diferencias salariales son como consecuencia de algún tipo de plus o se deben a que el empresario no le da la categoría correspondiente a la mujer? ¿Es decir, la mujer cobra en función de su categoría pero la diferencia salarial se debe a que por alguna razón al hombre el empresario le da un plus?

Víctor C. dijo...

Por cierto, en el ejemplo del incendio, he de decir, que según las pruebas realizadas para la selección de candidatos, la mujer de 56 kilos está de la misma forma capacitada que el hombre de 85 o 90 kilos, según la normativa de selección de personal para bombero, para poderte sacar a ti de esa situación de incendio.

Espartaco dijo...

Sólo un ejemplo de la discriminación positiva: 3% de reserva para minusválidos. Eso es discriminación positiva, o "reserva de aparcamientos para minusválidos" eso es discriminación positiva, o "integración en el aula" eso es discriminación positiva, o reserva de viviendas para familias monoparentales, eso es discriminación positiva, o descuentos para familias numerosas, eso es discriminación positiva...

y a lo que voy con el post es que la realidad (que no es la tuya pero es la mayoritaria) es la que conoce el PSOE y sin embargo hace leyes que castiga a los discriminados (negativos, en este caso a las mujeres)

Víctor C. dijo...

He leído alguno de los enlaces, y en ninguno hablan de categorías profesionales sino de salarios sin más, no podemos pretender que alguien que sólo tiene estudios primarios y en consecuencia opta por puestos de trabajo determinados sin excesiva responsabilidad pretenda cobrar lo mismo que alguien con estudios superiores que ostenta cargos de responsabilidad y en consecuecnia su categoria profesional es mayor. Por tanto, la cuestión no es si se cobra más o menos mirándolo desde una manera global sin dar más datos que esos, la cuestión es que a igual categoría, igual salario, es aquí donde únicamente se puede dar la discriminación, no en si un Ingeniero cobra más que un técnico. Lo discriminatorio sería que un ingeniero cobrara lo mismo que un técnico, bajo las mismas condiciones de riesgo, de peligrosidad y de horas realizadas.

Por lo tanto, es muy posible pensar, dado que esos enlaces no nos lo facilitan, concluir que esas diferencias se deben a que las categorías a las que pueden optar las mujeres en la actualidad son inferiores, cosa que hay que evitar que sea así, es decir, hay que conseguir que la mujer tenga las mismas oportunidades que el hombre de alcanzar estudios superiores, cosa que en la actualidad se da, pues a día de hoy van saliendo de las universidades más mujeres que hombres. Pero lo que no se puede pretender es igualar salarios de categorías distintas, lo cual sería lo verdaderamente injusto y constitutivo de desigualdad.

Y sobre tu último comentario, decir que no me parece correcto igualar a las personas que mencionas sobre las que existen discriminaciones positivas, digamos justas, con la mujer. Con ello estás dando a entender que la mujer no se vale por sí misma o tiene más dificultades para valerse por sí misma. No puedes equiparar a un minusválido con una mujer. Las discrimanaciones positivas que se dan en minusválidos son necesarias porque éstos presentan dificultades físicas y/o psicológicas, la mujer no presenta ninguna de esas dificultades, salvo que sea minusválida, en cuyo caso pasará a ser discriminada positivamente pero por ser minusválida, no mujer. De la misma manera que no puedes comparar a la mujer con una familia monoparental o con una familia numerosa, donde el problema de éstas últimas reside en cuestiones de índole económica. Por lo tanto al hacerlo estás mezclando la “pobreza” con la mujer, lo cual es demagógico.

Anónimo dijo...

Yo creo que lo que se nota no es que en el foro de discusión sólo haya varones, sino que algunos tratamos a nuestras compañeras de trabajo (no es mi caso, yo soy autónomo) como a cualquier otro compañero y otros las quieren tratar como a "señoritas", lo que a más de una que conozco le molestaría bastante.
También las estadísticas dicen que la mayoría de las mujeres tiene menos capacidad física que un hombre y eso no significa que algunas no puedan ser bomberas, por ejemplo: si pasa las pruebas físicas, es una más. Y también las estadísticas dirán que los varones, en general, están menos interesados en el tema de la crianza de los niños pequeños que muchas mujeres, y eso no hace que se niegue el derecho de adopción a las parejas de hombres homosexuales porque son hombres. Ni tampoco tenemos a discapacitados físicos trabajando de bomberos por "discriminación positiva".

Anónimo dijo...

La brecha salarial no es pagar menos a una mujer con la misma categoría profesional. Eso, sencillamente sería ilegal, aunque hay diferencias por lo que dice Víctor C., por pluses. Pero la brecha salarial es otra cosa, creo recordar que aquí en Aragón ronda un 30%, es la diferencia de salarios entre hombres y mujeres y se sigue dando porque las mujeres ocupan mayoritariamente los puestos de trabajo peor remunerados. Ese es un hecho muy cierto, no hay más que entrar en un supermercado y ver quien es el encargado y quienes las cajeras, y seguramente tengan el mismo o parecido nivel formativo. Lo mismo en cualquier empresa, quienes son los jefes y quienes las subordinadas, quienes los directivos y quienes las administrativas, siendo que ya hace muchos años que las mujeres, de media, superan a los hombres en nivel académico. Por tanto la desigualdad sigue teniendo su poso cultural, por el que a la mujer no se la considera igual de capacitada que al hombre aún teniendo igual formación o aptitudes. Parte del problema es que siguen mayoritariamente decidiendo los hombres quien es o no idóneo para un trabajo, siguen escogiendo entre el perfil masculino para los trabajos tradicionalmente masculinos y el perfil femenino para los tradicionalmente femeninos. Particularmente celebro que las mujeres pidieran igualdad y no quisieran hacer la mili en esos años, no creo que ese sea el fin del viaje de la lucha por la igualdad. Más bien se trata desde mi punto de vista de incorporar lo femenino al funcionamiento del mundo, cambiándolo a mejor, porque en efecto somos distintas y podemos aportar otras cosas. El problema es que eso está siendo difícil porque, y creo que en este debate lo habéis dejado claro, los hombres entendéis por igualdad que las mujeres seamos iguales a vosotros. Nos concedéis los derechos a la igualdad para que seamos iguales a vosotros, y si no podemos, pues nada.
Por cierto, el término minusválido ya no se lleva, para articular politicas de integración no se habla de personas que "valen menos", sino de personas que tienen distintas capacidades funcionales, que a lo mejor no pueden hacer unas cosas igual que tú, pero otras sí o mejor, o que en cualquier caso sus funciones se desarrollan de otra manera distinta a la mayoría. Es algo parecido a lo de la mujer, personas diferentes a tí, nada más, pero con los mismos derechos.

Víctor C. dijo...

Señora anónima,

Lo que dice de Aragón puede que sea el 30% en diferencias salariales entre hombres y mujeres, lo cual no hay que porqué ponerlo en duda, sin embargo las conclusiones posteriores que usted extrae son subjetivas, no basadas en datos reales sino en lo que usted cree. No obstante, yo sí le puedo decir que en mi empresa es precisamente una mujer quien está encargada de mi departamento, lo cual tampoco vale para generalizar nada, simplemente es un dato de mi propia experiencia.

Usted dice “Particularmente celebro que las mujeres pidieran igualdad y no quisieran hacer la mili en esos años”, ¿qué bonito verdad? Pedir derechos pero no querer asumir deberes, - - la mili que la hagan los hombres!, que con ellos es suficiente!. Esto es de lo más justo e igualitario, ¿verdad señora?. Con esa frase usted ya lo dice todo. Con esa frase usted pervierte el término “igualdad”, para convertirlo en discriminación positiva, que es lo que vienen a hacer los políticamente correctos. Insisto, Igualdad social significa tener mismos derechos y mismos deberes. Usted añade que el problema está en que los hombres entendemos por igualdad que las mujeres sean iguales a nosotros. Y yo le contesto que lo que entendemos por igualdad es que las mujeres sean iguales a los hombres en derechos y en deberes, no necesariamente en ninguna otra cosa.¿Usted no lo entiende así? Si usted no lo entiende así usted no busca la igualdad, la cual yo si busco y defiendo. ¿Usted qué es lo que busca? ¿Tener privilegios?¿Eludir deberes? ¿A eso le llama usted igualdad? La igualdad entre otras cosas implica igualdad de oportunidades, y eso es lo que hay que defender y por lo que luchar, y la igualad de oportunidades no se da con la “paridad”, pues la paridad, que se crea para discriminar positivamente a la mujer, hace que queden fuera personas, ya sean éstas hombres o mujeres, que son más válidos que personas que quedan dentro. Le pondré un ejemplo sobre lo injusto de la paridad, y se lo pondré de tal manera que lo entienda desde su perspectiva de mujer. Imaginemos que se busca formar un equipo de 4 personas para la investigación del cáncer de páncreas. De esas 4 personas, 2 han de ser mujeres y otras 2 han de ser hombres. Como candidatos se presentan 4 mujeres y 4 hombres, todos ellos oncólogos, para realizar las pruebas de selección. Los resultados tras la prueba son los siguientes.

MujerA=7 MujerB=5 MujerC=9 MujerD=8

HombreA=4 HombreB=5 HombreC=6 HombreD=4

Se han de coger por tanto a las dos mujeres con mejores notas y a los dos hombres con mejores notas. Bien, el equipo de investigación lo formarían por tanto la MujerC, la MujerD, el HombreC y el HombreB. Queda, pues, fuera la mujerA cuya nota es superior a la mayor de las notas obtenida por los hombres, y por lo tanto hemos dejado fuera de la investigación del cáncer de páncreas a una persona con mayor capacidad para la investigación que dos de las personas seleccionadas. Pero la ley de discriminación positiva lo hizo posible. Sin paridad el equipo estaría formado de la siguiente manera: MujerC, MujerD, MujerA y HombreC, un equipo más capacitado que el anterior.

Esto es a lo que usted llama igualdad.

Continúa en el siguiente comentario...

Víctor C. dijo...

Sobre el término de minúsválido y discapacitado supongo que se refiere usted a Espartaco, pues es quien introduce ese término y yo más tarde le replico usando ese mismo término dado que fue él quien lo usó. Si usted lee mis comentarios observará que la primera vez que yo me refiero a los discapacitados lo hago en mi tercer comentario y uso el término “discapacitado”. No obstante, los términos usados a lo largo del tiempo para definir a personas con distintas capacidades (como se dice ahora), no son más que eufemismos y con ello volvemos a lo políticamente correcto. Primero se usó el término “inválido”, después “minusválido” y ahora “discapacitado”, seguramente en el futuro se busque otro término cuando el término “discapacitado” nos resulte peyorativo. Y dígame una cosa, si discapacitado significa “persona con distintas capacidades funcionales”, ¿No seríamos todos discapacitados? Entonces ¿cualquier persona puede usar un aparcamiento para discapacitados? Es evidente que todos tenemos diferentes capacidades para realizar funciones, por tanto todos somos discapacitados, si atendemos a lo que usted dice. Observe que hablo con ironía y por tanto lo que le estoy haciendo ver es que ese término es un eufemismo, y que a mí particularmente me parece correcto, pero que no es más que un eufemismo, de la misma manera que en vez de llamar a una persona mendigo, lo llamamos indigente o lo que sucede con los términos “invidente” y “ciego”. ¿Recuerda esto de “invidente” y “ciego”? Fue precisamente el término “invidente” como eufemismo el que se creó para sustituir al término “ciego”, sin embargo con el paso del tiempo, los ciegos prefirieron descartar ese término pues se había convertido en peyorativo, para volver a usar el término “ciego”. No haga por tanto mucho caso a los eufemismos. ¿Cuando alguien se está quedando sin pelo en la cabeza que le hemos de decir que tiene alopecia o calvicie?, acláreme todo esto porque ya no sé cómo dirigirme a las personas en un mundo tan políticamente correcto.

Y por último usted dice : “Es algo parecido a lo de la mujer, personas diferentes a tí, nada más, pero con los mismos derechos.” Claro, tiene usted razón pero le faltó añadir “y mismas obligaciones”, que es lo que parece que no aceptan ustedes las feministas.

Anónimo dijo...

Te pedes, tanta verborrea y no distingue entre feminismo y hembrismo, todo ello para seguir justificando una sociedad claramente patriarcal y de actitudes machistas

Víctor C. dijo...

Supongo que el último Anómimo es la Señora Anónima, aunque no lo puede confirmar. Gracias , pues, a quien lo haya escrito por ese débil argumento que expone. Usted dice que no distingo entre feminismo y hembrismo, de lo que se deduce que quién escribe este último comentario considera hembrista la postura defendida por la Señora anónima, y no me extrañaría, efectivamente, pues ella no busca igualdad, sino privilegios, ya que está dispuesta a igualar derechos pero no obligaciones. Por lo tanto, tiene usted razón, ella es una hembrista y no una feminista. Doy las gracias a quien haya escrito este último comentario, atreviéndome a decir que su autor es la Señora Anónima aunque sin poder confirmarlo, por ser considerada la Señora anónima en dicho comentario como hembrista, pues es cierto que lo es.

Por otra parte, En ese último comentario se dice que el intento por defender la igualdad en derechos y deberes entre hombres y mujeres es una postura machista, habiendo yo siempre creído que el machismo era intentar imponer la voluntad del hombre sobre la mujer, no concediéndole los mismos derechos ni garantizándole la igualdad de oportunidades. Por tanto, soy un machista por defender la igualdad entre el hombre y la mujer, mostrándome contrario a la discriminación. Excepcional conclusión la del autor del comentario anterior.

Gracias por su débil argumento.