Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

lunes, 26 de septiembre de 2011

Malas perspectivas

No son alentadoras las noticias de lo que ha pasado este fin de semana en las reuniones de los máximos órganos de dirección de IU y CHA.  Cierto es que de cara a la galería y en las noticias que han salido en los medios de comunicación lo oficial es que se alarga el plazo para llegar a un acuerdo entre ambas formaciones hasta el 4 de octubre, cierto es que se han pronunciado buenas palabras y cierto es que las posturas han sido favorables al acuerdo en porcentajes elevados (un 80% en CHA y casi unanimidad en IU) pero no es menos cierto que las posiciones de partida de los protagonistas están muy alejadas.

Desgraciadamente todo apunta que uno de los novios no quiere casarse.  Y es que el proceso de noviazgo ha sido corto y forzado, sin casi relación previa, ni tan siquiera un cursillo prematrimonial.  Es decir, todavía no han hablado de lo esencial: el programa de mínimos para actuar y las posibles relaciones durante los próximos 4 años.

Claro, nosotros vivimos en los pueblos, en las zonas rurales y nuestro punto de vista es muy diferente de las direcciones que viven en Zaragoza.  Nosotros sabemos que hay una imperiosa necesidad de buscar puntos de encuentro y unidad de acción para lograr una izquierda fuerte en el conjunto del territorio y eso sólo es posible con candidaturas unitarias para las próximas municipales, sabemos eso y que para llegar a ese punto es necesario comenzar a trabajar desde ya y que para eso es imprescindible dar un primer paso que bien podría tener como excusa el 20N.

Sin embargo hay otros que temen perder su identidad ante ese luminoso futuro, hay quienes no ven más allá de lo que alcanza su vista desde la ventana de su sede zaragozana.  Hay quienes entienden los partidos políticos como una meta, como un fin en sí mismo y no como una herramienta a disposición de la gente.  Y ese es el problema.

En la España actual, con una crisis que cada vez es más profunda y con unas previsibles consecuencias de recortes sociales aterradores, con un futuro de bajada de salarios y precariedad laboral, la sociedad debemos pedir a los partidos políticos un mínimo de perspectiva histórica.  Hace falta una izquierda fuerte, cohesionada, organizada y con una mínima capacidad de respuesta y movilización.  Una izquierda creíble capaz de ilusionar y plantar una semilla de un nuevo modelo, de un cambio verdadero.

Sin embargo nos tememos que eso no será así.  Vuelven a mirar a su pequeño corral.  Cierto que CHA obtuvo en las pasadas autonómicas un puñado de votos más que IU (56.000 frente a 42.000) pero ello no puede ser (ni debe ser) argumento válido para una operación de un calado mucho más profundo.

Resulta que el debate está, tanto en quien encabeza la lista (lo que era de prever, un debate de enanos mentales) como en dónde se integra el previsible diputado.  Si el primer escollo tiene fácil solución (dos años uno, dos años el otro) el segundo asunto es inimaginable.  ¿Dónde tiene que actuar un diputado de CHA-IU en el Congreso de los Diputados?  ¿Con quién?

La respuesta es obvia y todo el mundo la conoce.  Entonces ¿cual es el problema?  El miedo, el temor es que CHA teme una disolución de sus siglas durante 4 años.

Ese es el problema, una posible pérdida de identidad de uno de los dos protagonistas.  ¿Acaso no sería eso lo deseable para dentro de 4 años?  ¿Acaso no sería magnífico que en mi pueblo tuviésemos una candidatura municipal de IU y CHA, si es menester bajo un nuevo paraguas?  ¿No es eso lo que estamos demandando?

Vienen malos tiempos y ahora más que nunca se hace necesario un ejercicio de generosidad, de saber que los partidos son meros instrumentos que se usan y se desechan cuando ya no sirven.  Aferrarse a unas siglas para impedir un cambio en la economía, en la sociedad, en la ecología, y sobre todo en los valores es de una mediocridad apabullante.

Soluciones tiene que haber, tienen que existir, es una obligación moral de quienes reciben nuestros votos.  Afrontar este proceso debe hacerse desde la grandeza de espíritu y generosidad de los grandes hombres.  La cortedad de miras puede suponer un rédito inmediato que, a medio y largo plazo sólo conducirá a la desaparición de quien ponga trabas en el camino.

¿Qué la cabeza de lista es un problema?  Ninguno, sea CHA quien tenga el protagonismo, sea una persona nombrada por los nacionalistas y ceda IU en sus pretensiones.  ¿Qué dónde se integra el diputado?  En el grupo de IU, con otros compañeros y compañeras de la izquierda española, sea CHA en este caso quien ceda.

La izquierda aragonesa no puede seguir enfrentada al 50%.  Ahora tiene más votos CHA, antes los tuvo IU, mañana... mañana debería ser distinto.

Sin embargo nos tememos que no será así.

12 comentarios:

hemithecomix dijo...

Como he comentado alguna que otra vez en mi Blog, los intereses de los políticos no chocan con los de los ciudadanos porque van la mayoría de veces en direcciones opuestas, pero como vemos muy a menudo los propios partidos luchan entre ellos por conseguirse mas terreno de poder perdiendo totalmente el horizonte de su trabajo que es velar por los intereses ciudadanos de quienes les votan. Si de una vez por todas sacasen un código deontológico donde la infracción se pagase con expulsiones y hasta cárcel ya veríamos como la cosa cambiaba.

Anónimo dijo...

A mí no me parece que los obstáculos sean menores. No es un asunto menor quién encabezará la lista porque es de eso de lo que se trata, esto es una mera alianza electoral para sacar un diputado que los dos partidos por sí solos no sacarían, luego quién (y de quién) va a ser el diputado es el asunto, nada más y nada menos. Tampoco es asunto menor en dónde se integra el diputado porque cha e iu están en grupos distintos de la izquierda española. Suponiendo, eso sí, que cha esté en la izquierda española (con Eusko Alkartasuna? con ERC?) Me parecen dos obstáculos muy importantes, uno electoral, e insisto en que esto es una alianza electoral y por eso el obstáculo es importante, y el otro ideológico, de fondo. Casi nada.

Espartaco dijo...

Tiene usted razón si se enfoca el asunto desde su punto de vista, es decir, un mero acuerdo electoral, con carácter puntual y sin más miras que salvar los restos de un naufragio que tan sólo dan para ir vivaqueando. Si por el contrario el punto de vista que se adopta no es táctico, como apunta usted, sino estratégico, es decir, ante la derrota de la izquierda en el campo ideológico, el triunfo del neloliberalismo, crisis económica que sirve de coartada para realizar todo tipo de recortes... trabar los pilares para dar una respuesta política y social entonces es un error.

Sí, CHA e IU tendrán como referencia a quien tengan, a nivel nacional a nivel europeo o a nivel internacional. Estarán o no en una internacional, serán socialdemócrata, comunistas o de la FAI, pero si en estos tiempos se anteponen las diferencias a los encuentros entonces es una batalla perdida.

Todo el mundo tiene claro que de una unión de la izquierda sobra el PSOE y faltan todos los demás, y que fruto de esa unión debería resultar una mayoría política y social tejida con paciencia y labrada con confianza.

Pero estamos de acuerdo con usted, señor anónimo, si el objetivo es tan sólo aparentar que no se están bajando votos... entonces no hace falta nada de todo esto.

Mire, ante dos fuerzas políticas de características similares que dicen buscar un acuerdo el tema de quien es diputado no es problema: dos años de CHA y dos años de IU. Es una solución ¿no cree?

Sobre donde se integra... bueno eso no me cabe ninguna duda, los dos años que le toque a CHA ser diputado en el grupo de IU y los dos años que le toque a IU el diputado en el grupo de CHA. Ah, es verdad, que eso no puede ser, ¿por qué será? Venga, seamos serios.

Espartaco dijo...

Y es que la realidad en Aragón respecto a la izquierda es CHA e IU pero siempre pueden caber soluciones imaginativas como que CHA se presente con EQUO e ICV y se integre en ese grupo o bien que lo haga IU y sea IU quien se integre en ICV o en EQUO, pero nos da en la nariz que las peticiones de los electores no pasan por allí, que si se consultara a los votantes (y no a los militantes) la respuesta sería clara, muy pero que muy clara, ¿no le parece?

Craso Longino dijo...

¿Noviazgo? ¿Boda?

De eso na de na, señor Espartaco.

Aquí a lo único que aspira la feliz pareja es a un polvete de sábado noche.

Anónimo dijo...

Vaya vaya espartaco. los del 15 m que os estan sacando los colores y vosotros ¡a juntaos con la chunta! ¡con la version progre del par!pero claro, que les vais a contar vosotros a la gente de izquierdas de aragon, lo unico que podeis hacer es cambiar de careta a ver si engañais a alguien. por cierto que no te vimos ayer en la manifestacion por la vivienda. hubiera sido cojonudo, para caerse muertos de risa.

Anónimo dijo...

¡oh, ha vuelto de vacaciones el de la extrema izquierda oscense!
Respondiendo a su última pregunta yo no he sido ni seré votante de IU ni de CHA así que no sé qué piensan los votantes respecto de su unión. Visto desde fuera, lo que parece es dos partidos que toda la vida han estado separados y que a cuatro días de las elecciones, en las que parece que muchos votantes del Psoe se van a quedar en casa, deciden juntarse deprisa y corriendo, lo que parece es electoralismo en estado puro. Que me parece muy bien, oiga, que aprovechen las oportunidades que les da el sistema, pero luego no vengan ustedes criticando la democracia parlamentaria, el sistema de representación, el "escañismo", porque ustedes son los primeros que para sacar un escaño son capaces de todo.

Espartaco dijo...

Pues eso nos tememos más de uno, que no pase de un polvete de fin de semana. Que triste señor Craso.

Señores anónimos. En fin, que decepción. Este blog esperaba algo más de ustedes, algo más incisivo, más mordaz, con un poquito de clase, incluso algo de fina ironía... pero se constata con cierto desasosiego que los meses estivales no han servido de mucho. Habrá que esperar la llegada de la caída de la hoja y la vuelta de la castañera, quizá así...

Anónimo dijo...

Si es que el bajo nivel del debate lo dan ustedes, Sr. Espartaco. La izquierda no levanta cabeza desde hace por lo menos cuarenta años, y ahora que la crisis les pone la ocasión a huevo, y ante el clamor de sus votantes que les gritan en las plazas que no les representan, a ustedes, la izquierda a la que no vota ni el pichi, lo único que se les ocurre es juntar los pocos votos que tienen en una candidatura única para ver si sacan un diputado. Pues bien por ustedes, oiga, igual lo sacan y todo, pero esto indica el bajo nivel de debate e ideas que ustedes mantienen: ninguna nueva propuesta, sólo una nueva marca y nuevas caras en las listas. Los del 15M eran unos niñatos con ideas bastante simples, pero por lo menos debatían y pensaban. Ustedes lo único que han hecho ha sido, con las mismas ideas y proyectos que nadie vota, armar una candidatura novedosa para ver si pescan algunos de los votos que va a dejar el Psoe. Y total, ¿para qué? Saquen el resultado que saquen harán coalición con el psoe como en Zaragoza, o mejor todavía, con el PP como en extremadura (vivir para ver). Lo que le digo: mediocridad, la de ustedes.

Craso Longino dijo...

Por esta vez, y sin que sirva de precedente, El Anónimo cansino anda sobrado de razón…

calborotador dijo...

Hombre Craso, sobrado de razón, lo que se dice sobrado de razón...igual sobrado.Anda, que no hay cosas para discutir en sus renglones.

Anónimo dijo...

Leo por ahí que Izquierda Unida en Cataluña ha firmado un acuerdo con los verdes para hacer un grupo distinto en el parlamento. Lo mismo que quieren hacer aquí en Aragón con la Chunta. Lo que se ve es que Izquierda Hundida en España termina de hundirse y cada uno busca refugio en su pueblo con quien puede...