Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

viernes, 23 de septiembre de 2011

Verano seco. Verano sin incendios

No deja de ser curioso que después de atravesar un verano como éste de 2011 que si por algo ha destacado ha sido por la ausencia de precipitaciones dejando al monte en situación de alto riesgo los incendios (forestales) no hayan sido noticia.  Y no sólo porque las noticias de incendios han sido en otros campos (la economía) sino porque realmente ha habido una baja significativa en el número de ellos y en su tamaño.

Cabe recordar como en años anteriores los incendios devastaban zonas completas de nuestra piel de toro y (o casualidades) se centraban en aquellos lugares con mayor presión urbanística.  Recuerden la Galicia negra de hace unos años o la costa mediterránea asolada por el fuego.

Tal fue así que, ante la posibilidad de posteriores reclasificaciones del suelo, el Gobierno de la Nación optó por sacar una ley que prohibía las mismas durante un largo periodo después de un incendio.

Un gran logro, un gran avance pensamos todos.  Una forma de poner coto a los movimientos especulativos.  Sin embargo constatamos que esa medida no era útil ya que los incendios provocados en verano en las zonas con presión urbanística continuaban año tras año.  ¿Con qué motivo?  El de defensa.

Sí, los pequeños propietarios que veían como las actuaciones urbanísticas podía llevar a hacer desaparecer los entornos naturales por sustanciales cantidades de hormigón se adaptaron rápidamente a la nueva legislación.  Si les amenazaban con incluirlos en una nueva zona de desarrollo bastaba con provocar un incendio en su huerto y aledaños para impedir la reclasificación del suelo.

Daños colaterales pero una cierta seguridad en el futuro pensaban.  En fin, los incendios no desaparecieron.

Este año se están en plena intensidad de la crisis (sin haber tocado fondo todavía) y ese ha sido el mejor cortafuegos.  Este año, año de sequía, año de riesgo, de elevadas temperaturas en el mes de agosto se han vivido algunos incendios, cierto, pero nada que ver con lo que pasaba antes de la crisis.

El freno al crecimiento sin coto y al desarrollismo urbanístico que ha supuesto la crisis ha sido el mejor de los bomberos

2 comentarios:

hemithecomix dijo...

Si, tienes razón, pero ¿y los piromanos? a esos tarados no les afecta ni crisis ni recalificaciones. Claro que con la subida de la gasofa igual les sale caro subir al monte a incendiar. Bueno sea lo que sea es una excelente noticia ya era hora de recibir buenas nuevas aunque no nos afecta donde interesa, en encontrar trabajo.

MENTA dijo...

Es lo que tiene vivir con un sistema de organización económica que se basa en la explotación del hombre por el hombre y de los recursos del planeta.
También han bajado las emisiones de CO2.
El Neoliberalismo cuida de nosotros, lo que pasa es que nos quejamos por todo… que nos estamos cargando el planeta,,,,una buena crisis mundial y solucionado.