Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

jueves, 3 de mayo de 2012

Sensibilidad hacia los mendigos

La Federación de Barrios Osca XXI pide sensibilidad hacia los mendigos.  Y es que en Huesca hemos prohibido, mediante ordenanza, la mendicidad.  Eso está bien,  de una forma relativamente sencilla hemos solucionado una lacra que afea mucho nuestras calles.  No, no crean que hemos prohibido la pobreza (que también lo podrían haber hecho mediante ordenanza), tan sólo hemos prohibido que los pobres salgan a la calle a pedir.

Y es que los pobres, además de serlo, suelen ser feos, visten mal y algunos tienen el pésimo gusto de enseñar sus llagas y heridas con el ánimo de provocar compasión y obtener una monedas más.  La mendicidad, como tal, está prohibida y punto.  Y para que esta ordenanza se cumpla tenemos nada más y nada menos que a un ejército de unos 100 policías locales (de una plantilla de 500 trabajadores) que se encargarán de aplicarla.  Claro que los mendigos siempre pueden vulnerar la ley municipal con argucias propias de pillastres y sinvergüenzas tales como tocar un instrumento para camuflar su delito, o vender artesanía con productos reciclaros.  Para ello habrá que solicitar la licencia de su actividad, sus cotizaciones a la seguridad social, y los demás menesteres que garanticen que su actividad está reglada y al corriente de pago ya que en caso contrario... son mendigos camuflados y esos están prohibidos.

Los mendigos no podrán ser mendigos pero sí pobres.  Podrán seguir viviendo en la calle, durmiendo en un cajero de un banco o con el buen tiempo en un banco del parque o de una plaza pero no podrán pedir comida, ni dinero, ni trabajo.  No, eso está prohibido.

Cabe la posibilidad de que un mendigo (perdón) un pobre se siente en una acera sin cartel, sin aspecto lastimero y sin pedir nada, que sencillamente se siente a esperar (incluso en la puerta de una iglesia o de un supermercado).  ¿Será considerado mendigo?  Si no es mendicante es obvio que no.  Pero ¿cómo asegurarnos?  Nuestras fuerzas de la ley y el orden deberán hacer una revisión a fondo y hacerle vaciar todos sus bolsillos.  Si lleva un número indeterminado de monedas que a su juicio sea superior al normal será la prueba de su falta (o delito) y se le podrá aplicar la ordenanza.

Los mendigos son feos,  huelen mal y visten peor.  Los mendigos son mala gente porque ensucian con su presencia nuestras calles y plazas y eso no se puede permitir.

De momento hemos prohibido la mendicidad pero pronto nos daremos cuenta que eso no es suficiente, lo que hay que hacer es prohibir a los pobres (al menos su presencia en la calle)

Parece ser que la intención de nuestra alcaldesa es que Huesca se parezca a Duloc.

¿Que no saben que es Duloc?  Aquí una pista:



Francamente, preferimos la ciénaga






4 comentarios:

Víctor C. dijo...

Vivimos en un mundo de apariencias. Se valora más la apariencia que el fondo, más el continente que el contenido. En una ciudad o municipio al parecer sucede lo mismo, la ciudad debe parecer impoluta, aunque su inmaculada presencia sea sólo ficticia y la "suciedad" se encuentre escondida no sabemos dónde. Porque en los términos en los que estamos hablando, el objetivo es acabar NO con lo feo y pobre, sino que el propósito es acabar con la apariencia de lo feo y lo pobre.

En Madrid, la alcaldesa no elegida, tiene un "cacao mental" con este tema, porque ante el COI ha manifestado que el 15-M es un movimiento pacífico, pero cuando esta alcaldesa, no elegida por los ciudadanos, se dirige a los madrileños, se refiere al 15-M como un movimiento que ensucia la ciudad y que se muestran violentos rompiendo mobiliario urbano, a modo de kale borroka.

Espartaco dijo...

La alcaldesa no elegida de Madrid es una buena representación de las más elevada de las hipocresías, en eso y en otras muchas cosas

~~Esfera Comunista~~ dijo...

Hombre, es que no hacen bonito. En una ciudad pepera y señorial no hay sitio para esa chusmas que no lleva ropa de Carolina Herrera o Dolce & Gabanna.
Por cierto, que escondas un problema no quiere decir que no exista.

Hemithecomix dijo...

Si contamos que posiblemente y en loor a la crisis quiten el subsidio de desempleo, yo no tardaré demasiado en tener que vivir en la indigencia, si ademas el ayuntamiento elimina las barracas donde yo contaba con poder poner un poco de techo sobre mi cabeza y al menos no mojarme, me pregunto, ¿ que voy a hacer?.

Si no me dejan encontrar trabajo porque para camarero piden carnet de astronauta, ¿que me queda?, no puedo mendigar para comer, no puedo tener un trozo de uralita sobre la cabeza y no me dan trabajo.
Estoy asustado y mucho.