Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

Abraham Lincoln

miércoles, 27 de marzo de 2013

Bla, bla, bla, democracia, bla, bla, bla

Nuestros "demócratas" de toda la vida, lo nuestros, los de Aragón, esos que se dividen en dos, los que han nacido en Aragón y esos que son Aragón, en una espectacular cabriola de doble salto mortal con tirabuzones, han dado muestra una vez más de lo importante que es esto de la democracia, la transparencia y la participación del pueblo soberano en la toma de decisiones.  Si ayer eran nuestros demócratas nacionales los que acusaban de ser ETA a los desahuciados, hoy (por ayer), siguiendo tan gloriosa estela que surca los anales de la historia reciente, el PP y el PAR pretenden una reforma reglamentaria para facilitar un mayor y mejor funcionamiento de nuestro sistema parlamentario impidiendo que las sesiones sean públicas (algunas de ellas, sólo cuando no tengan clá o la opinión del respetable sea manifiestamente contraria a sus sesudos argumentos)

Sí, estos próceres aragoneses pretenden cerrar las Cortes cuando les pase por la entrepierna, sin mayor motivación que su santa voluntad.

Y es que las políticas preventivas son mejores y más baratas que las curativas, como todo el mundo sabe en el mundo sanitario.  Es mejor prevenir (no sea que vengan unos batasunos de mierda a reventarnos la fiesta) que curar (y que tengan que ir los conserjes de la Institución a desalojar la sala, con lo desagradable que es eso)

No hay comentarios: